50 años de campañas: Las mujeres que fundaron Greenpeace

Bobbi Hunter en el océano Pacífico, cerca de Hawai © Greenpeace / Rex Weyler

“Mucha gente está esperando que Martin Luther King Jr. o Mahatma Gandhi regresen, pero ya no están. Estamos nosotras” 

– Marian Wright Edelman

Cuando se piensa en los orígenes de Greenpeace y en las personas que fundaron la organización, a la mayoría se nos vienen a la cabeza imágenes de hombres con atuendo de los años 70, sonrientes y haciendo gestos de victoria a bordo de un pequeño barco. Eran Bob Hunter, Ben Metcalfe o Jim Bohlen, foto inequívoca de los inicios de la organización, que navegaron a bordo de un viejo pesquero, el Phyllis Cormack, hasta la isla de Amchitka, en Alaska, para oponerse a las pruebas nucleares de Estados Unidos

1973 Mary Lornie, Ann-Marie Horne, David McTaggart y Nigel Ingram.

Sin embargo, en aquel grupo de personas con ideas pioneras también había muchas mujeres. Mujeres valientes y visionarias, cuyo papel fue fundamental en la creación de Greenpeace tal y como la conocemos hoy en día. 

Este año se celebra el 50 aniversario de la fundación de Greenpeace y nos parece oportuno visibilizar a las mujeres sin cuyo trabajo, seguramente, Greenpeace no sería la misma organización que hoy conocemos. 

¿Las conoces? Hoy queremos rendirles un homenaje a través de alguna de sus historias y aportaciones.

Marie Bohlen

Marie Bohlen

Marie fue ilustradora de la naturaleza, miembro del Sierra Club y pacifista. Emigró con su familia a Vancouver, Canadá en 1967, donde conocieron a Dorothy e Irving y cofundaron el Comité Don’t Make A Wave, que más tarde se convertiría en Greenpeace.

En febrero de 1970, mientras discutía cómo detener las pruebas de bombas nucleares estadounidenses en Alaska, Marie propuso la idea de navegar en un barco hasta el lugar de prueba y enfrentarse a la bomba. Esta, por supuesto, se convirtió en la primera campaña de Greenpeace.

También fue la creadora del primer logo de la organización. Falleció en 2014 y es recordada por los que más la conocieron por su pacifismo, sencillez y activismo social.

Dorothy Stowe

Dorothy Stowe

Fundadora de Don’t Make a Wave Committee, ayudó junto a Marie a lanzar la primera campaña de Greenpeace, y organizó las primeras reuniones de Greenpeace en su casa. Dorothy dedicó su vida a defender el medio ambiente, fue una férrea opositora del uso de la energía nuclear y de la guerra de Vietnam.

Dorothy habría cumplido 100 años en diciembre pasado. Falleció pacíficamente hace diez años en Vancouver, Canadá, donde cofundó Greenpeace con su esposo Irving y otros pacifistas y ecologistas.

Dorothy tenía un gran corazón y sabía cómo trabajar duro para organizar el cambio social. Durante los primeros años de Greenpeace, Dorothy sirvió como una influencia estabilizadora e inclusiva, que inspiró a las personas a ayudar e hizo que todos se sintieran valorados y esenciales para el movimiento.

Dorothy Metcalfe

Dorothy Metcalfe junto a Dorothy Stowe y Rex Weyler

Dorothy Metcalfe era reportera del Winnipeg Tribune en Canadá cuando conoció al periodista Ben Metcalfe. Durante la primera campaña de Greenpeace, convirtió su casa en una sala de radio, transmitiendo informes de Ben, que estaba en Phyllis Cormack, a los medios de comunicación del mundo.

Cuando EE. UU. Retrasó la prueba y la tripulación consideró un puerto seguro en Kodiak, Alaska, Dorothy los alentó a avanzar hacia las Islas Aleutianas. “El impulso está creciendo”, aconsejó. Dorothy presionó a los miembros del Parlamento canadiense, lo que resultó en tres mociones que instaban a Estados Unidos a cancelar la prueba.

Zoe Hunter

Zoe Hunter

Zoe era miembro de la Campaña del Reino Unido para el Desarme Nuclear cuando conoció a Bob Hunter en Londres en 1962. Ella fue quien le presentó el trabajo pacifista de Bertrand Russell y lo llevó a la marcha por la paz de 1963 a la instalación nuclear de Aldermaston. Primera protesta política de Hunter. Zoe también trabajó con Dorothy Stowe y Dorothy Metcalfe para aprovisionar los dos primeros barcos de Greenpeace. Hasta este año no teníamos imágenes de Zoe públicas y disponibles hasta que una voluntaria de Greenpeace España logró contactar a su hija Justine y hoy Zoe tiene visibilidad en la historia de la organización


Linda Spong y Glenn Jonathans pintan posters para un evento de Greenpeace © Greenpeace / Rex Weyler

Debemos reconocer a las mujeres que formaron parte del movimiento que inició Greenpeace en 1970, cuyas historias a menudo se pasan por alto. Aunque, al final, el viaje de Amchitka solo llevó a hombres, el esfuerzo no habría sucedido sin la influencia de las mujeres y el apoyo en el terreno. Bob Hunter, otro de los fundadores de Greenpeace, comentó más tarde que esto había sido un error y que la mitad de la tripulación debería haber sido mujeres.

John Cormack, Walrus, Carlie Trueman y Al Hewitt a bordo del barco Phyllis Cormack. © Greenpeace / Rex Weyler

Esta nota sólo recoge una pequeña muestra de tantas mujeres que han formado y formamos parte de la historia de Greenpeace, que han dedicado buena parte de su vida a la defensa del medio ambiente. Algunas decidieron ponerse entre el arpón y la ballena, otras permanecen horas cubriendo una noticia, se movilizan para frenar las injusticias medioambientales, pasan horas investigando hasta llegar al origen de las prácticas más sucias de las empresas, o acuden a reuniones internacionales donde se decide el futuro de nuestro planeta.

Taeko Miwa con el timón del barco Phyllis Cormack © Greenpeace / Rex Weyler

En este 50 aniversario queremos rendir homenaje a todas ellas, a todas nosotras, que dedicamos la vida y luchamos cada día por un mundo más justo ambiental y social. Queremos visibilizar y reconocer el papel fundamental y siempre apasionado de quienes en ocasiones no han tenido el reconocimiento que les correspondía.

Go to Source
Author: Lau Colombo

Yo estuve ahí: los primeros años de Greenpeace

Por Rex Weyler, cofundador de Greenpeace Internacional.

De 1974 a 1982, me desempeñé como fotógrafo en campañas de Greenpeace. A continuación, comparto una decena de fotografías de esos años y algunos recuerdos. 

1975La primera oficina pública de Greenpeace se inauguró en 4th Avenue, Vancouver, Canadá.

© Greenpeace / Rex Weyler

La primera oficina de Greenpeace estaba en la casa de Dorothy e Irving Stowe, en Vancouver (dos de los cofundadores de Greenpeace). 

Solíamos reunirnos en la Iglesia Unitaria, en nuestras cocinas, en cafeterías y en pubs. En 1975, antes de la primera campaña de ballenas, compartimos este pequeño espacio de oficina con la única otra organización ecológica en Vancouver, la Sociedad para la Prevención del Colapso Ambiental – Society for the Prevention of Environmental Collapse (SPEC).

Nuestra pequeña oficina contigua, dirigida por Bobbi Hunter, constaba de un teléfono, un tablero de anuncios y una larga losa de madera a modo de escritorio. A menudo nos encontrábamos en el pub al otro lado de la calle, arriba junto a una ventana abierta, y cuando recibíamos llamadas en la oficina, Bobbi gritaba al otro lado de la calle y la persona solicitada iba hacia el teléfono. 

En la foto se lo ve a Bob Hunter, presidente de Greenpeace, en la cabecera de la mesa, en la sala de reuniones compartida, con papeles en la mano. Bree Drummond, que se había subido a los álamos para protegerlos de los leñadores, se apoya contra la pared. Leigh Wilks, enfermera del Hospital de Vancouver, está tomando notas, sentada junto a Rod Marining, uno de los visionarios de la ecología de Vancouver y conexión con los medios durante las campañas de ballenas. No hubo sueldos. Todos fueron voluntarios.

1975. Un cachalote agoniza bajo la proa de un barco ruso con arpón.

© Greenpeace / Rex Weyler

Una versión en blanco y negro de esta imagen icónica de la campaña de ballenas de 1975 apareció en periódicos de todo el mundo

Cuando planificamos la campaña de ballenas, uno de nuestros objetivos era reemplazar la vieja imagen de la caza de ballenas de Moby Dick ( hombres pequeños y valientes en botes diminutos que persiguen a un leviatán feroz) con la realidad de la caza de ballenas moderna: barcos de acero gigantes con arpones explosivos que diezman a familias vulnerables de cetáceos. Esta imagen ayudó a cambiar esa percepción, ya que podemos ver visualmente y sentir visceralmente el desequilibrio mortal del poder. 

Esta fotografía fue tomada el primer día que nos encontramos con los balleneros rusos, el 27 de junio de 1975, sobre los montes marinos de Mendocino Ridge, a 50 millas de la costa de California. Trabajamos tan febrilmente ese día que no me di cuenta hasta más tarde esa noche de lo desconsolado y traumatizado que me sentía después de presenciar la carnicería.

1975. Taeko Miwa y Mel Gregory en la timonera del Phyllis Cormack , el primer barco de Greenpeace.

© Greenpeace / Rex Weyler

Taeko, de Japón, fue posiblemente la activista medioambiental más experimentada de la tripulación de la campaña de ballenas de 1975

Ella había trabajado con víctimas de envenenamiento por mercurio en Minamata, Japón, donde más de 2.000 personas habían muerto y miles más sufrieron aflicciones de por vida causadas por aguas residuales industriales de la planta química de Chisso Corporation. También, había dirigido una campaña de aire limpio en Tokio y una protesta contra un nuevo aeropuerto en la misma ciudad, que devastó una comunidad rural. 

Mel era un músico de Vancouver que tenía una profunda afinidad con los animales. Protegería a las arañas de ser asesinadas por otros, incluso por extraños, y tenía una iguana como mascota llamada Fido. Durante este viaje experimentó tocando música a las ballenas a través de altavoces bajo el agua, mientras grababa su respuesta. 

Mel trajo un “Libro de sueños” al barco para que la tripulación escribiera los suyos. El poeta Lawrence Ferlinghetti incluyó un sueño/poema histórico en el volumen dos del libro en 1977.

1976. Bobbi Hunter y el arpón ruso.

© Rex Weyler

Entre 1974 y 1978, Bobbi fue jefa de recaudación de fondos y gerente de oficina de la Fundación Greenpeace. 

En 1976, sirvió en la tripulación de la campaña de ballenas. Esta fue la primera vez que detuvimos un barco arponero, muerto en el agua, terminando su caza. 

Durante la década de 1970, los equipos de oficina y de campaña eran intercambiables. Creíamos que los activistas debían hacer una variedad de trabajos: en la oficina, con el público y en campañas. Hicimos todo lo posible para asegurarnos de que el personal de la oficina dispuesto tuviera la oportunidad de estar en la primera línea de las campañas. Bobbi estaba en la radio marina casi todos los días, con el personal en Vancouver, hacía un seguimiento de los presupuestos y la logística de la campaña. 

1975. Tripulación ballenera rusa a bordo del Dalnyi Vostok.

© Greenpeace / Rex Weyler

Desarrollamos relaciones amistosas con la mayoría de las tripulaciones balleneras (no necesariamente con los oficiales). La primera vez que nos acercamos lo suficiente en un pequeño bote inflable para hablar con ellos, alguien nos preguntó en inglés: “¿Tienen LSD?” No pudimos satisfacer esta solicitud, pero regresamos a nuestro barco y les dimos botellas de ron y pins de ballenas, que les complació recibir. 

Durante varias campañas de ecología, me di cuenta de que cada problema ecológico que abordamos tenía un impacto en el trabajo o el sustento de alguien. Claramente, parte de la transición ecológica de la sociedad requeriría esfuerzos para apoyar a aquellos empleados en procesos industriales o militares dañinos. Este desafío permanece con nosotros hasta el día de hoy. Resolver nuestra crisis ecológica probablemente signifique una revisión sustancial de todo nuestro sistema económico. 

1976. Los fotógrafos Matt Herron y Kazumi Tanaka capturan el proceso de transferencia de ballenas muertas desde los barcos arponeros al barco factoría Dalnyi Vostok , en el océano Pacífico.

© Greenpeace / Rex Weyler

Las ballenas fueron descuartizadas en la cubierta del barco factoría, y una tubería que sobresalía del casco corría continuamente con sangre. Los tiburones siguieron al barco factoría, y el hedor del matadero flotante nos dio náuseas a todos. 

Tomar una fotografía desde un pequeño bote inflable en movimiento, incluso en un mar algo agitado, es extremadamente difícil, y al principio luchamos con esto. Aprendimos en 1975 que el método más eficaz era pararse en la proa, con una cuerda de la proa alrededor de la cintura. Con este método, el fotógrafo podría inclinarse hacia atrás, con las piernas y la cuerda creando un trípode, y permanecer estable con las dos manos libres. 

1976. Bob Hunter escribiendo un comunicado de prensa en el escritorio de su sala de máquinas.

© Greenpeace / Rex Weyler

Esta fotografía fue tomada en el James Bay, el barco detector de minas canadiense utilizado para las campañas de ballenas de 1976 y 1977. No había Internet y no teníamos medios para distribuir noticias y fotografías de las embarcaciones durante ese tiempo, excepto por radio marina. 

Hunter y yo llamábamos a nuestros respectivos periódicos por radio. Les leíamos las historias a nuestros editores, quienes las grabarían y transcribirían. Para enviar fotografías tuvimos que llegar a tierra, procesar la película y mandar las fotos por los servicios de cable. 

Hunter fue un escritor espléndido y un prodigio de los medios. Fue alumno del analista de medios Marshall McLuhan, quien predijo Internet en la década de 1960, y mostró cómo las tecnologías de la comunicación afectan la cognición humana y, por lo tanto, influyen en la organización social. 

La ahora famosa teoría del cambio social de la “bomba mental” de Hunter, sugería que la forma más rápida de cambiar la sociedad implicaba lanzar imágenes e historias, “bombas mentales”, que “explotarían en la cabeza de las personas en todo el planeta”. Greenpeace, sugirió, debería dejar que otros resolvieran los detalles. Nuestro objetivo era contagiar a toda la familia humana con una idea: somos parientes de todos los seres vivos, somos hijos de nuestra Madre Tierra, y tenemos la responsabilidad de cuidarla.  

1976. Bree Drummond (más tarde Marining), en la sala de máquinas del barco James Bay.

© Greenpeace / Rex Weyler

Bree era una activista experimentada, había salvado un grupo de álamos en Vancouver, ayudó a organizar la campaña de focas arpa de 1976 y coordinó el programa de vigilancia de la sala de máquinas durante la campaña de ballenas de 1976. 

La vigilancia de la sala de máquinas es un trabajo serio en cualquier barco. Tomó aproximadamente una hora, dos veces al día, revisar todas las válvulas de presión de aceite, bombas de combustible, refrigerante y medidores de temperatura, verificar deterioro o grietas, operar la bomba de achique y mantener limpia la sala de máquinas. Una de las mayores amenazas en una embarcación es un incendio en la sala de máquinas. Puede encenderse por chispas del motor que llegan a charcos de aceite o combustible que no fueron atendidos.

Las imágenes populares de los medios de comunicación sobre las campañas de Greenpeace destacan a los activistas comprometidos en una confrontación visible con la oposición. Sin embargo, por cada activista que sube a una torre o bloquea un barco ballenero, cientos de voluntarios realizan los trabajos menos visibles y glamorosos que son esenciales para cualquier campaña exitosa. 

12 de agosto de 1977Jerry García y sus amigos dan un concierto benéfico en el barco James Bay, en el muelle 31 de San Francisco.

© Greenpeace / Rex Weyler

Seis días antes, Mel Gregory, Caroline Keddy y yo habíamos viajado a través de la bahía hasta el Keystone Club en Berkeley, California, y hablamos hasta llegar al área del backstage, donde nos reunimos con García, quien accedió a hacer el beneficio. 

En los siguientes cinco días obtuvimos los permisos, manejamos 50 millas al norte de San Francisco para reunirnos con un productor de conciertos, creamos un perímetro alrededor del muelle, construimos el escenario y las plataformas de los parlantes, hicimos una cabaña para técnicos de sonido, decoramos el barco como un área de backstage, pusimos a la venta las entradas, visitamos radios para promocionar el espectáculo, y se agotaron todos los tickets. 

Siempre estábamos arruinados en esos días, recolectando dinero mientras viajábamos en campañas. Con el espectáculo recaudamos $20,000, lo suficiente para aprovisionar, cargar combustible en el barco y poder regresar tras las flotas balleneras. 

A García se unieron John Kahn en el bajo, Ron Tutt en la batería, Keith Godchaux en los teclados y Donna Jean Godchaux y Maria Muldaur cantando. Los miembros de la banda Jefferson Airplane se pueden ver al fondo, en el barco.

1975. Bob Hunter y John Cormack.

© Greenpeace / Rex Weyler

Sin el Capitán John Cormack, probablemente Greenpeace hoy no existiría. Aceptó llevar a la tripulación original de 1971 al sitio de pruebas nucleares de las Islas Aleutianas en su bote de pesca de 66 pies, y en 1975 y 1976 aceptó usar su bote en las campañas de ballenas. 

Cormack era un ex luchador, pescador de 40 años, fuerte y seguro de sí mismo, pero de porte modesto. No bebía alcohol, nunca usaba lenguaje soez y comandaba su barco con experimentada autoridad. Si alguno de los miembros de la tripulación violaba el protocolo de la nave – pararse en una puerta, abrir una lata al revés, sentarse en el lugar del patrón en la mesa de la cocina – la enseñanza a menudo no venía con palabras, sino con un codazo afilado. Aquí, Hunter se defiende juguetonamente. 

Cormack y su esposa Phyllis nunca tuvieron hijos. Bob perdió a su propio padre a los seis años. Los dos hombres se unieron durante las campañas de Greenpeace, y Cormack se convirtió en una especie de padre sustituto de Hunter, quien siempre trató al Capitán con el mayor respeto. Cormack era un maestro del amor duro, y mantenía a la tripulación con altos estándares de trabajo y comportamiento. Todos aprendimos de él y lo amamos profundamente. 

1975. Mi abuela se encuentra con el barco en San Francisco.

© Greenpeace

Esta foto fue tomada con mi cámara, por un amigo local. 

Tres años antes, yo había dejado Estados Unidos en resistencia al reclutamiento militar, así que cuando entramos a San Francisco, después de enfrentarnos a la flota ballenera, me preocupaba que me arrestaran. Para mi sorpresa, en lugar de ser recibido por agentes federales, me recibió mi abuela materna, Elizabeth Goodwin, quien había sido una gran inspiración en mi vida, animándome siempre a seguir mi propio corazón y mis valores.  

La guerra de Vietnam había terminado, y dado que acabábamos de confrontar y avergonzar a los rusos, que estaban matando ilegalmente ballenas de tamaño pequeño en aguas territoriales de Estados Unidos, las autoridades de inmigración ignoraron mi estatus legal de resistencia al reclutamiento y nos trataron como héroes. Detrás de mí en el barco está el camarógrafo Fred Easton.

Noviembre de 1979. ´La primera reunión de Greenpeace Internacional, en Ámsterdam.

© Greenpeace / Rex Weyler

Los participantes en esta imagen, de izquierda a derecha: Susi Newborn, Art Van Remundt, Hans Guyt, Jon Castle, Tim Mark, Martini Gotje, John Frizell, David McTaggart, Rémi Parmentier, David Moodie del Fri, apoyado en un poste en la parte de atrás (David, a bordo del yate Fri, participó en protestas contra las pruebas nucleares francesas en el atolón de Mururoa en 1973), Nancy Foote, Peter Balvers, Peter Woof, Louise Trussel, Bill Gannon, Alan Thornton, Glen Jonathans y Naomi Petersen. 

En esta reunión, pero ausentes en esta imagen: Bob Hunter, Geert Drieman, Kay Treakle, Pete Wilkinson y Campbell Plowden. 

El edificio es 98 Damrak, la primera oficina de Greenpeace en Holanda, en el centro de Ámsterdam. En este día, la Fundación Greenpeace original confió todos los derechos sobre el nombre y la organización a un consejo internacional que incluía representantes de Canadá, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca y Nueva Zelanda. Australia y Alemania se unieron poco después. Hoy: 26 organizaciones nacionales / regionales en más de 55 países de todo el mundo. 

Go to Source
Author: Editor

Celebra un 18 de septiembre entretenido y sustentable

Por Luz María Le Dantec

El 18 de septiembre se conmemora la primera Junta Nacional de Gobierno, hito que marcó un precedente para que nuestro país iniciara el camino a la independencia. 

En Greenpeace sabemos muy bien lo que significa la independencia, pues está en nuestro corazón. Jamás aceptamos aportes de empresas, gobiernos ni partidos políticos, y eso es lo que nos permite actuar libremente.

Mostrar amor y respeto por la tierra en la que habitamos, más allá de las fronteras, es una de las formas más significativas de celebrar y honrar su historia y cultura de la que todas y todos somos parte activa.

En Greenpeace sabemos que vivir estas fiestas de manera consciente con el medio ambiente es posible. Por eso, preparamos contenido interesante para que puedas revisar, descargar y compartir. Tenemos la certeza de que la mejor celebración es la más amigable con el planeta. 

En este e-book encontrarás recetas sustentables típicas chilenas, un molde para crear tu propia decoración, actividades entretenidas y hasta las indicaciones para que hagas tu propio volantín.

Descarga tu e-book

Esperamos que te guste y lo disfrutes junto a quienes más quieres.

Este tipo de material, abierto a toda la comunidad, es posible gracias al apoyo de nuestros socios y socias. Gracias a ellas y ellos somos Greenpeace.

Go to Source
Author: Editor

50 años de historia. Un día como hoy nació el activismo ambiental de Greenpeace

La organización ambientalista celebra este 15 de septiembre medio siglo de historia llevando adelante campañas ambientales en el mundo. A través de una galería de imágenes, la organización revisó las mejores fotos de su historia en distintas partes del mundo, así como en Chile. 

Galería de fotos históricas: LINK

Santiago, 15 de septiembre de 2021 – Los comienzos de Greenpeace datan de 1971, cuando un pequeño equipo de personas defensoras del medio ambiente zarpó desde Vancouver, Canadá, en un viejo barco pesquero hacia Amchitka, una pequeña isla volcánica frente al oeste de Alaska, para protestar contra las pruebas nucleares subterráneas que el ejército estadounidense realizaba alí. Originalmente, el barco se llamó Phyllis Cormack, pero luego lo rebautizaron como Greenpeace ya que unía dos grandes temas, la supervivencia de nuestro medio ambiente y la paz del mundo. 

Durante 50 años, la organización ha realizado incontables campañas junto a aliados, destacando entre ellas el fin a las pruebas nucleares y vertido de residuos tóxicos en el mar, la protección de la Antártida estableciendo una base en ese continente, la denuncia e intervención a la industria ballenera, la investigación a grandes empresas contaminantes y la compañía a nivel global, de distintas comunidades, pueblos indígenas, sindicatos y aliados de todo el mundo en la lucha por garantizar un futuro justo, ecológico y pacífico. 

La directora ejecutiva de Greenpeace Internacional, Jennifer Morgan, sostuvo: “Mientras cumplimos 50 años de historia, la pérdida de biodiversidad se acelera, la crisis climática se profundiza y la inequidad aumenta. Ahora, más que nunca, necesitamos una acción colectiva real y unida mientras estamos en esta encrucijada. En las últimas décadas, han habido muchas campañas y victorias para preservar un futuro verde, pacífico y justo. Tanto en sus inicios como en la actualidad, Greenpeace quiere transformar, junto a aliados, nuestro sistema actual, en el que las ganancias y la contaminación son priorizadas sobre la gente y el planeta”.

Rainbow Warrior crew holding banner “Save the Whales”. Possibly taken in Orkney Islands on way to Iceland.

(known names: Susi Newborn; Denise Bell; David McTaggart, Chris Robinson; John Castle; Alan Thornton)

Por su parte, Matías Asun, director nacional en Greenpeace Chile, afirmó que “en este medio siglo como organización, se hace más evidente que nunca la hipocresía, en medio de la grave crisis climática y ecológica que estamos viviendo. Es fundamental que los líderes pongan la vida en el centro y que se escuchen nuestras voces, que juntas han logrado más veces de las pensadas lo imposible. Nuestra organización ha visto la relevancia que ha tomado la agenda ambiental en el mundo y en nuestro país específicamente, vivimos tiempos en que acercar esta realidad es crucial para el futuro inmediato. Como parte de una organización que ha basado sus 50 años en la absoluta independencia política y económica gracias al soporte de nuestros socios y socias en el mundo y en Chile, reafirmamos este compromiso por poner la vida, el cuidado de la naturaleza y el buen vivir en el centro.“

Chile abrió por primera vez sus actividades el 2 de octubre del año 1993, constituyéndose el año 1995. En sus 28 años de historia, Greenpeace logró prohibir la instalación de incineradores industriales en las ciudades de Casablanca y San Antonio, en la Región de Valparaíso; presionó para que el gobierno chileno publique el primer reporte de Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes (RETC); consiguió que el gobierno  firmase el Convenio de Estocolmo. Logró detener la tala ilegal de milenarios alerces en el Parque Nacional Alerce Andino, en la Región de Los Lagos y lideró la campaña para que el gobierno nacional apoye una ley para declarar a la zona económica exclusiva del país como zona libre de caza de ballenas. 

En 2011, la organización fue parte de la coalición que logró la detención legal del proyecto HidroAysén. También, la oficina realizó la fundación de la República Glaciar para lograr que los glaciares puedan estar legalmente protegidos. En 2018, impulsó un movimiento que ha conseguido la prohibición de bolsas plásticas y la prohibición de los plásticos de uso único y que hoy clama por alternativas. En la actualidad, Greenpeace también es parte del movimiento que hoy está protegiendo los mares del sur trabajando con comunidades en la zona e integra parte de los movimientos que siguen denunciando a las llamadas zonas de sacrificio, en un paso hacia el fin del carbón en Chile.

Durante este año, en el marco de la construcción de una nueva Constitución para el país, Greenpeace le propuso a la ciudadanía solicitar a los constituyentes que redactarían la nueva Carta Magna su compromiso hacia la campaña Suelta El Agua, garantizando el derecho humano al agua y consagrarla como un elemento vital para los ecosistemas y la naturaleza. Más de 600 candidaturas se comprometieron, resultando electas 81 quienes firmaron el compromiso de incorporar esta visión sobre el agua. 

Actualmente, Greenpeace a nivel global tiene presencia en 54 países y cuenta con miles de trabajadoras y trabajadores, decenas de miles de voluntarios, millones de seguidores y activistas en redes sociales y 3 millones de socios en todo el mundo. La organización, desde sus inicios, es política y económicamente independiente, lo que le ha permitido liderar campañas en todo el mundo y denunciar a gobiernos y corporaciones que dañan el ambiente. 

Go to Source
Author: rholzman

El día que empezó Greenpeace

Greenpeace se posicionó a lo largo de los años como una de las principales organizaciones a nivel mundial que trabaja en la protección del medio ambiente.

Hoy queremos contarte cómo el sueño de un planeta más sano y justo logró llegar hasta aquí.

La historia comenzó el 15 de septiembre de 1971, cuando un pequeño equipo de personas defensoras del medio ambiente zarpó de la ciudad de Vancouver, Canadá, en una embarcación pesquera llamada Phyllis Cormack.

Su misión era protestar contra las pruebas nucleares subterráneas que el ejército estadounidense realizaba en Amchitka, una pequeña isla volcánica frente al oeste de Alaska. El grupo creía que la acción individual y no violenta podía ser un importante agente de cambio.

La tripulación del Phyllis Cormack (también llamado “Greenpeace”) a bordo del barco.

Amchitka era propensa a los terremotos, por lo que las y los activistas temían que una tercera prueba nuclear, que consistía en una explosión subterránea, desencadenara devastadores terremotos y tsunamis en la isla. El lugar era el último refugio para 3 mil nutrias marinas en peligro de extinción y hogar de águilas calvas, halcones peregrinos y otros animales salvajes.

De camino a Amchitka, a bordo del barco Phyllis Cormack, uno de los miembros fundadores de la organización, Bob Metcalfe, llamó a la radio CBC e hizo una declaración. “Llamamos a nuestro barco Greenpeace porque es el mejor nombre que se nos ocurre para unir los dos grandes temas de nuestro tiempo, la supervivencia de nuestro medio ambiente y la paz del mundo (…) No nos consideramos radicales. Somos conservadores. Insistimos en conservar el medio ambiente para nuestros hijos y las generaciones futuras”.

© Greenpeace / Rex Weyler

Antes de que Greenpeace llegara a Amchitka, el barco fue interceptado por una nave de la armada estadounidense y se vio obligado a retroceder. Cuando los activistas regresaron a Vancouver se enteraron de que su acción inaugural había provocado una oleada de interés público y generado una empatía colectiva por su causa.

Ciudadanos de Vancouver esperan en el puerto el regreso del la tripulación a bordo del Phyllis Cormack.

Aun así, Estados Unidos detonó la bomba. Sin embargo, se escuchó la voz del grupo que viajó en el viejo barco.

Las pruebas nucleares en Amchitka finalizaron ese mismo año y la isla fue declarada más tarde un santuario de aves.

“Greenpeace es la mayoría, apoyada por la mayoría, actuando para todos”. Bill Darnell, integrante de la tripulación del Phyllis Cormack.

Go to Source
Author: Editor

A %d blogueros les gusta esto: