“New York Times” critica represas en la Patagonia

Mientras el periódico norteamericano insta a Endesa a reconsiderar el plan y critica al Gobierno por seguir un modelo de Pinochet, el presidente de la eléctrica, Mario Valcarce, dijo que “le parece curioso que muchas críticas vengan de países como Estados Unidos, que consumen siete veces lo que Chile.

No sólo la visita del abogado ambientalista Robert Kennedy Jr. “internacionalizó” el debate por la construcción de cinco represas en la Patagonia que conforman el proyecto de la sociedad HidroAysén. Ayer, un editorial aparecido en The New York Times titulado igual que la campaña de las organizaciones ambientalistas que se oponen al plan (“Patagonia sin represas”) hizo una nueva contribución.

El artículo argumenta que las centrales hidroeléctricas sobre los ríos Baker y Pascua “podrían dañar irreversiblemente uno de los lugares más salvajes y hermosos del planeta”. Agrega que la construcción de las líneas de transmisión hacia Santiago dejaría una “cicatriz” en algunos de los más fascinantes paisajes chilenos. “La mayoría de la electricidad generada por el proyecto podría no ser usada para uso residencial sino para la minería y la industria”.

El editorial también cuestiona las políticas energéticas locales. Dice que las represas “son un legado del gobierno de Pinochet, que privatizó los derechos de agua en Chile. La filial chilena de una compañía española, Endesa, ahora tiene los derechos y está presionando por el proyecto. El Gobierno democráticamente elegido de Chile le está permitiendo avanzar”. Luego, insta a las autoridades a reconsiderar estos planes de corto plazo, “como lo deberían hacer también las empresas internacionales que tienen los derechos de agua de esos ríos”.

The New York Times argumenta que Chile necesita “desesperadamente” nuevas fuentes de energía, pero plantea que “destruir esos ríos y la vida que depende de ellos no es la solución”. Agrega que resolver la crisis con responsabilidad también debe incluir otras alternativas renovables, como la solar, la eólica y la geotérmica.

Esta no es la primera vez que el proyecto de Endesa y Colbún tiene repercusiones en el extranjero. En enero pasado, el diario El País de España criticó la construcción de las represas en un artículo titulado “Los embalses y los cables amenazan la Patagonia”, donde se califica al proyecto de Endesa como “faraónico”. El gobierno no se pronunció por el artículo. La ministra de Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte, señaló que no resulta conveniente referirse a una iniciativa sobre la cual todavía no se conocen sus características y que tampoco ha ingresado al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.

Endesa defiende el proyecto

Donde sí hubo pronunciamientos sobre las represas en la Patagonia, fue en la junta de accionistas de Endesa. Las intervenciones de la defensora de los bosques, Malú Sierra, como voz de la ONG International Rivers, y del empresario Douglas Tompkins, miembro del Consejo de Defensa de la Patagonia, abrieron el debate.

El presidente de la Endesa, Mario Valcarce, defendió el proyecto hidroeléctrico. “Chile tiene un natural derecho al crecimiento con cuidado de su medio ambiente. Lo que me parece curioso es que muchas críticas vengan de países como Estados Unidos, que consume siete veces lo que Chile”, dijo.

Valcarce explicó que el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) se presentará en junio, lo que no retrasa las obras, sino que busca que éste sea objeto del mínimo de críticas y observaciones. Según sus estimaciones, la generación de los 2.750 MW costarán entre 2.700 y 2.800 millones de dólares.

VERDES VAN A TRIBUNALES

Los parlamentarios de la bancada verde, Guido Girardi (PPD), Alejandro Navarro (PS), Enrique Accorsi (PPD), Fulvio Rossi (PS), Marcelo Díaz (PS) y Alejandro García Huidobro (UDI), anunciaron acciones legales para frenar la construcción del proyecto Hydroaysén. “Si entra al Sistema de Evaluación, se aprueba. Esa es la orden que tienen todos los seremis”, dijo Accorsi. “No puede ser que el Gobierno imponga este fast track ambiental”, siguió Díaz. “Le vamos a dar la guerra al proyecto (…) aquí se está violando la soberanía nacional”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *