Archive for Conaf

Declaracion Publica por Proyecto Hidroelectrico Alto Maipo

DECLARACION PÚBLICA POR PRESENTACION DE DIRECTORA EJECUTIVA DE CONAF FRENTE A LA COMISION INVESTIGADORA DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS por PROYECTO HIDROELECTRICO ALTO MAIPO.

Un profundo y extendido malestar se ha cernido sobre los trabajadores de nuestra institución, malestar que es transversal a todos los escalafones y que se ha arraigado abarcando desde los funcionarios más antiguos hasta los que se han incorporado recientemente al quehacer de CONAF, por las declaraciones realizadas por Sra. Catalina Bau ante la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados:

En dicha oportunidad, ante las consultas formuladas por los integrantes de esa Comisión, en relación al Proyecto hidroeléctrico Alto Maipo y la participación de CONAF en la evaluación ambiental del mismo, la Sra. Bau Aedo, justificó su intervención directa a favor de la aprobación del mencionado proyecto, recurriendo a la descalificación de los profesionales de la Región Metropolitana de nuestra Corporación, que sostenían una opinión técnica en contrario. Para ello la autoridad política de CONAF profirió comentarios como los siguientes:

“Esto pasa porque no tenemos el personal capacitado para esto…”

“….considerando estas situaciones empezamos a trabajar con la Región Metropolitana, colaborando, ayudándoles a ellos para que puedan resolver estos problemas que tenían por capacidad técnica y profesional de la región, que es extremadamente pobre en profesionales”

“CONAF Metropolitana tenía una funcionaria que tiene grado 14 en la Corporación, …….haciendo la evaluación de este estudio de impacto ambiental tan complejo”

“evidentemente la presión sobre esa funcionaria es mucha porque no tiene capacidad técnica o de antecedentes para hacer todo el análisis”

Tales declaraciones son de falsedad absoluta, a la vez que contienen expresiones injuriosas en contra del equipo de profesionales partiendo por su Directora de la Región Metropolitana, y haciendo especial presa de su mezquindad a “una funcionaria grado 14”, expresión que usó para referirse a la trabajadora que le correspondió evaluar el aludido estudio. Es increíble los niveles a los que ha llegado Catalina Bau en su afán por destruir a la CONAF, e ir creando todos los argumentos posibles que puedan avalar y sustentar la destrucción y desmembramiento de la institución, no le basta con destruir la imagen institucional, sino que también las emprende en contra y de manera frontal hacia sus trabajadores. Denostando a toda una oficina regional.

A mayor abundamiento, en un comunicado dado a conocer a los trabajadores de la Corporación, la Directora Ejecutiva, lejos de aprovechar la ocasión para disculparse por sus dichos agraviantes, insiste en su postura descalificatoria, emitiendo frases como: “Y ello ocurre porque hay profesionales con una capacitación insuficiente en una materia altamente especializada como lo exigen los pronunciamientos del Sistema de Evaluación”.

Los profesionales aludidos por la Sra. Directora quienes supuestamente tienen una capacidad insuficiente en esta materia, altamente compleja, son todos Ingenieros Forestales que se desempeñan hace más de 15 años en CONAF, que han trabajado a lo menos los últimos 9 años en temas medio ambientales. Ello les otorga seguridad en sus posturas y una alta capacidad para soportar presiones y cualquiera de otros intentos por influir en las decisiones técnicas Precisamente, esta resistencia de los profesionales, llevó a la Sra. Bau a tomar un protagonismo en esta evaluación.

En cuanto a la profesional aludida por la Sra. Directora de CONAF, esta falta a la verdad cuando la califica como inexperta, dicha profesional se desempeña desde hace 13 años como evaluadora por parte de CONAF en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental en la Región Metropolitana, habiendo analizado más de 750 proyectos, de los cuales más de 90 corresponden a Estudios de Impacto Ambiental y sobre 650 Declaraciones de Impacto Ambiental, y efectuado además, capacitaciones en esta materia al interior de CONAF. Claramente, no se trata de una persona recién llegada a la Corporación, como se la quiere hacer aparecer para restarle valor a sus opiniones técnicas, ni tampoco ostenta el último grado del escalafón profesional, ya que ella detenta el grado 12, y aunque es un grado que no se condice con su antigüedad, experiencia y responsabilidad, eso refleja la mala condición remuneracional en que se encuentran la gran mayoría de los funcionarios de CONAF, situación que es de cargo de la Dirección Ejecutiva de turno hacer las gestiones para corregir esta inequidad.

A lo largo de todo Chile, distintos funcionarios de la Corporación, han recibido el apoyo y sentimientos de solidaridad de parte de trabajadores de otras instituciones del Estado, y es que escapa al entendimiento del normal de las personas que sea precisamente una jefe máximo de un servicio la que intente destruir la credibilidad y valoración profesional de trabajadores y trabajadoras de la que siempre ha sido una institución muy respetada por la ciudadanía, institución que por lo demás debiera ser dicha jefatura la que pusiera su esfuerzos en enaltecer, al menos es lo que se esperaría. Este lamentable episodio, se suma a los continuos desaciertos de la gestión directiva de la Sra. Bau.

A la luz de las declaraciones realizadas por Catalina Bau ante la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, es de opinión de las Organizaciones Sindicales Unidas de CONAF, que ella no puede, bajo ningún concepto, continuar ejerciendo la Dirección Ejecutiva de un Servicio que se ha dedicado a enlodar, por lo cual hacemos un llamado a la Sra. Ministra de Agricultura para que aplique las medidas correctivas inmediatas, solicitando a la Presidenta de la República la destitución de su cargo como Directora Ejecutiva de CONAF, en aras de recuperar para nuestra institución un ambiente de respeto, confianza, transparencia, los que se han visto severamente deteriorados durante su administración.

Manifestamos nuestra solidaridad y todo el apoyo para con nuestras compañeras(os) de trabajo de CONAF Región Metropolitana. No podemos, y no lo haremos, dejar que una persona cuya única valía es haber sido designada políticamente para llevar el destino temporal de nuestra institución, continúe gratuitamente maltratando y denostando a los trabajadores y trabajadoras de nuestra institución y su único norte parece ser la destrucción de CONAF.

Hacemos un llamado a todos los trabajadores de CONAF a solidarizar con los compañeros trabajadores de la CONAF Región Metropolitana, paralizándolas actividades por medio día el martes16 de junio, en una señal de protesta por estos hechos.
Organizaciones Sindicales Unidas de CONAF
Sindicato Nacional de Profesionales de CONAF– SINAPROF
Federación Nacional de Sindicatos Regionales de CONAF – FENASIC

Flora y árboles autóctonos en peligro

Veinticuatro árboles -entre ellos el ulmo, el alerce, la araucaria, el espino y el copihue- al borde de la desaparición y 179 grupos vegetales con serios problemas de preservación dan cuenta de un preocupante escenario gatillado por incendios forestales, podas mal realizadas, proyectos de inversión y el descuido e ignorancia de la comunidad.

alerceLa instalación de grandes proyectos de inversión, así como pequeñas faenas productivas -extracción irracional y desinformada de leña, tierra de hoja y plantas medicinales- son responsables de que más de un centenar de árboles y plantas autóctonas chilenas estén bajo amenaza o en peligro de extinción.

Eso sin contar, por cierto, con la expansión urbana y sobre todo con la incultura, descuido y hasta mala intención del cuidadano común y corriente, responsable de más del 99% de los incendios forestales que arrasan cada año con plantaciones de bosque nativo. Así lo afirmó ayer el director de Conaf de la Región de O’Higgins, Francisco Mendoza, junto al director de la Escuela de Gobierno de la Universidad Iberoamericana (Unicit), Marco Rodríguez, quienes llamaron a la población a proteger nuestro patrimonio natural.

“Los ecosistemas siempre salen perdiendo frente a proyectos de desarrollo económico”, sostiene Mendoza y lanza un claro ejemplo en su región. “Muchas viñas están produciendo sus mejores vinos sobre cierta cota. O sea, están subiendo por los cerros y eso está afectando el bosque nativo esclerófilo”, comenta.

Sin embargo, afirma, también hay actos irracionales a menor escala que hacen lo suyo: “La gente que extrae boldo por sus características medicinales lo hace sin ningún tipo de manejo, el que tira la colilla sin contemplación y provoca un incendio o municipios que tienen en algunas de sus plazas especies autóctonas y que mandan a podar en forma lacerante y sin conocimiento, provocando su muerte en la mayoría de los casos”.

Aunque -aseguran- en la actualidad, el número total de especies con problemas de conservación no está claro, debido a la aparición de nuevas variedades o de la inmigración de algunas de éstas a otras zonas, el “Libro rojo de la flora” -elaborado por Conaf- clasifica 179 grupos vegetales (del Chile continental e insular) en las categorías Peligro de Extinción, Vulnerable, Rara y Amenaza Indeterminada.

araucariaEl problema, dice Mendoza, es que varias de ellas están sin ningún tipo de protección especial. “Sólo en la Región de O’Higgins hay 20 sitios que debieran ser prioritarios desde el punto de vista de la protección y conservación, sin embargo, sólo tenemos una reserva, lo que hace que la tarea de preservación de nuestra naturaleza se vuelva titánica”, dice.

Planes a nivel local

¿Qué hacer? El director de Conaf pone sus fichas en la educación de la población, más que en leyes y megapolíticas, donde siente ya hay avances importantes con la Ley de Bosque Nativo y la de Bases del Medio Ambiente. Pese a ello, considera que la fiscalización es crucial, especialmente para evitar la tala de especies protegidas.

“Junto a la universidad (Unicit) estamos formando monitores ambientales para que logren en la población acciones conductuales positivas tendientes a terminar con prácticas que dañan nuestro ecosistema. Porque creemos que esto no se soluciona con acuerdos internacionales de alto nivel, sino con acciones a nivel local. Estoy convencido que una sumatoria de pequeñas acciones pueden proteger nuestro patrimonio natural”, dijo Mendoza, que ya cuenta con dos proyectos regionales para educar a la comunidad: “Adopta un árbol” y “Ciudad Bosque”.

En todo Chile

Once especies de plantas distribuidas en Chile continental que están en Peligro de Extinción y 31 especies de flora continental en estado Vulnerable, cuya distribución geográfica se concentra desde la Región de Arica y Parinacota hasta la Región de los Lagos.

Treinta y dos especies (como el coralito del norte) se encuentran hoy en la categoría rara, es decir, cuya población aparentemente siempre ha sido escasa o son variedades con distribución muy restringida. Estas se ubican a lo largo de Chile continental.

En la parte de Chile insular, en tanto, hay 63 especies de plantas en Peligro de Extinción, siendo el archipiélago de Juan Fernández el más afectado, y dos especies con Amenaza Indeterminada, esto quiere decir que son plantas que se suponen incluidas en la categorías en Peligro de Extinción o Vulnerables, pero cuya situación definitiva se determinará de acuerdo a futuras investigaciones. Estas especies son la Agrostis masafuerana y la Carex berteroniana, ambas crecen en la isla Alejandro Selkirk.

Los árboles amenazados

Alerce cahuén
Algarrobo
Araucaria
Avellano
Belloto del Norte
Boldo
Bollén
alafate
Canelo
Ciprés de la cordillera
Ciprés enano
Coigüe
Colihuay
Colihue
Copihue
Chagual
Chilco
Espino
Guayacán
Guindilla
Guindo
Santo Olivillo
Roble
Ulmo

Acusan a minera Quiborax de poner en peligro a flamencos de monumento natural

Pese a que Corporación rechazó que minera Quiborax ampliara sus faenas en el Salar de Surire, la firma inició igual los trabajos, amparándose en un decreto supremo de 1978 que no garantiza los mínimos resguardos ambientales. Seremi de Minería encargó estudio jurídico para zanjar controversia.

Una delicada y anómala situación se vive en el monumento natural Salar de Surire, en la Región de Arica y Parinacota, hace una semana. Maquinaria de la minera Quiborax comenzó una exploración minera en su interior sin la autorización de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) poniendo en peligro uno de los cuatro sitios de nidificación de flamencos más importantes de Chile.

La información fue confirmada a La Nación por el director regional del organismo forestal, Jorge Torres, quien explicó que la firma utilizó el decreto supremo (DS) 116 de 1978 para realizar las faenas en pleno corazón del salar, pese a que el 28 de julio la Conaf les informó que dicho documento carecía de validez.

Quiborax hace décadas extrae material en la zona protegida gracias al citado decreto y a otro de 1989.

Sin embargo, para la Conaf la nueva exploración minera “es un proyecto totalmente nuevo” que no puede ampararse en las citada autorizaciones, una de los cuales se emitió antes de la subdivisión del Parque Nacional Lauca, que permitió la creación de la reserva Las Vicuñas y el monumento natural Salar de Surire.

Nidos en peligro

“Nuestra posición es que ese decreto es ineficaz hoy en día (el de 1978), por lo tanto, la empresa debería obtener -por un lado- un nuevo decreto presidencial para cumplir con la ley de minería, además de someterse al sistema de evaluación de impacto ambiental, por tratarse de un área silvestre protegida”, dijo el funcionario.

Torres explicó que en una primera instancia se negó la autorización para la extracción de ulexita (mineral que se utiliza para la elaboración de ácido bórico) porque el decreto de 1989 establecía que las explotaciones no podían estar a menos de 700 metros de los cursos de agua ni a menos de 3 mil metros de las zonas de nidificación. “Cuando nos presentan el polígono de explotación, éste se encontraba aledaño a los sitios de nidificiación. Les dijimos, en consecuencia, que no podían hacerla bajo ese decreto la explotación”, indicó el director regional, cuyos temores se confirmaron con los últimos reportes de los guardaparques que informaron que la maquinaria está hoy a mil metros de los nidos.

Sin embargo, la empresa arremetió y le señaló a la corporación que no se amparaban en el DS de 1989, sino que en el de 1978, que para Conaf es débil en términos ambientales, porque no establece restricciones, sólo plantea que la empresa deberá tomar las precauciones para no afectar la flora y fauna del lugar.

Como la firma no acató la resolución de la Conaf, Torres reportó la situación a las seremi de Agricultura (superior jerárquico del organismo) y a la de Minería para que tomarán cartas en el asunto, ya que Surire también es área de interés científico para la minería, condición que obliga a contar con una autorización presidencial para la extracción de minerales.

Evaluación legal

El seremi de Minería se reunió ayer con Quiborax para conocer su plan de manejo y recabar mayores antecedentes. En la Región de Arica y Parinacota reconocen que la situación a la que están enfrentados no es habitual, razón por la que ayer despacharon una serie de antecedentes para que se realice una evaluación jurídica del conflicto.

La empresa guarda silencio

En tanto, Quiborax, de capitales nacionales, fue contactada por este medio para obtener una declaración, pero hasta el cierre de esta edición no se pronunciaba sobre el tema. En su sitio web (www.quiborax.com) la minera destaca su preocupación por el medio ambiente del salar y da cuenta de un convenio con la Conaf para evaluar el impacto de sus operaciones en la zona. La información fue confirmada por el director regional de la corporación, Jorge Torres, quien señaló que existe “un estricto seguimiento de las variables ambientales en las explotaciones amparadas en el decreto de 1989, que establece que no se pueden realizar explotaciones cerca de los cursos de agua y de los sitios de nidificación”.

El funcionario aclaró que este protocolo no rige para las nuevas faenas, pero que de igual modo los guardaparques están siguiendo todos los movimientos de las maquinarias para evitar daño ambiental.

UACh desacreditará tesis que exculpa a Celco con nuevo estudio

UACh desacreditará tesis que exculpa a Celco con nuevo estudio
Que Conaf le quitara el piso a la hipótesis de la U. de Chile -que libra a Celulosa Arauco de la responsabilidad por la crisis ambiental en el río Cruces- no fue suficiente. El investigador que culpó originalmente a la planta Valdivia prepara un nuevo golpe y acusa al profesor Víctor Marín de no tener fundamentos científicos.

Un mes. Ese es el plazo que se pone el científico de la Universidad Austral, Eduardo Jaramillo, para tener listos los resultados de un estudio que rebatirá la hipótesis del informe de la Universidad de Chile que exculpa a la planta Valdivia, de Celulosa Arauco, del daño ambiental que vive hace casi cuatro años el humedal del río Cruces.

Jaramillo fue el jefe del equipo que realizó, por encargo de la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama), la investigación que determinó que los cambios ambientales en el santuario de la naturaleza Carlos Anwandter se originaron por deterioro en la calidad del agua, hecho que coincidió con la puesta en marcha de la planta de celulosa.

Sin embargo, para el profesor de la U. de Chile Víctor Marín y su equipo (entre los cuales se encuentra la destacada experta en ecosistemas acuáticos, Irma Vila) la disminución del luchecillo, principal alimento de los cisnes de cuello negro, tuvo su origen en tres factores: baja en el caudal, ausencia de lluvia y tres episodios de temperaturas bajo cero en mayo de 2004.

“Una hipótesis es la mejor explicación que tienes para un fenómeno, lo que no significa que mañana no pueda haber una mejor. Por eso he sostenido que los cambios ambientales ocurridos en el humedal del río Cruces relacionados con la alteración en la calidad del agua siguen siendo la mejor explicación de lo que ocurrió”, explicó Jaramillo.

Hipótesis sin fundamento

Son dos hipótesis que se confrontan, pero Jaramillo asegura que la planteada por la Universidad Austral tiene fundamentos, mientras que la desarrollada por Marín en el informe “Modelo conceptual del ecosistema del humedal del río Cruces” no tiene base.

“Cualquier científico tiene el derecho de ‘volarse’, de ir más allá del estudio que le encargaron y, con lo que analizó, proponer otras explicaciones. Pero si presento una hipótesis tengo el deber de fundamentarla bien y ése es el problema con esta hipótesis: no ha sido fundamentada. Eso es lo que molesta”, dijo Jaramillo.

“Estoy seguro que en la Universidad de Chile hay muchos científicos que no habrían cometido el error que cometió Víctor Marín al proponer una hipótesis sin fundamento”, agregó.

Para el científico, la situación derivada del estudio de la U. de Chile es compleja y por eso realizarán una nueva investigación. En concreto, Jaramillo y su equipo encargaron equipos al extranjero para medir la temperatura sobre y bajo las aguas del humedal, información que luego será complementada con el análisis de estadísticas históricas, ya que la hipótesis de Marín plantea que las temperaturas bajo cero afectaron al luchecillo y para esto sólo se consideraron datos del aeropuerto de Pichoy. “En los últimos 12 años me recuerdo de muchas heladas, pero antes de 2004 nunca le pasó nada al luchecillo”, comentó el académico de la UACh.

Consultado del porqué no se realizó un estudio de este tipo en el informe de la Conama, explicó que sólo analizaron datos pluviométricos y de temperatura. “Teníamos cinco meses para llegar a una respuesta, teníamos que terminar… Podríamos haber analizados miles de cosas (aire temperatura, radiación ultravioleta), pero tuvimos que decidir y apuntamos a lo más razonable. Por experiencia empírica, por lo que uno ha vivido en el área, más el conocimiento teórico, uno puede decidir a qué variables ambientales dedicarles más atención y a cuáles no”.

Un ejemplo: si bien la radiación ultravioleta no fue parte de sus primeros estudios -pese a que se levantó como una de las posibles causas de la crisis en el santuario- el fenómeno se estudió posteriormente y hace un mes terminaron un informe sobre este tema que refuta esta teoría y que hoy es revisado por una revista científica norteamericana.

El profesor Marín fue contactado por La Nación para tener su opinión, pero declinó referirse al tema debido a que el contrato con Conaf aún no termina.

CONAF REITERA RECHAZO A ESTUDIO DE U. DE CHILE

En una declaración pública, la Conaf reiteró los dichos de su directora Catalina Bau en Valdivia: la nueva hipótesis sobre lo ocurrido en el humedal del río Cruces contenida en el Informe Final de la Universidad de Chile es una tarea que no encomendó esa corporación y lo que se pedía era valorar las hipótesis existentes.

Por esa razón la dirección ejecutiva de Conaf rechazó el informe y así se lo comunicó a las autoridades de esa universidad.

Conaf aclaró que el estudio, patrocinado en conjunto por la Convención Ramsar y cuya licitación se adjudicó el equipo del profesor Víctor Marín, correspondía a un ejercicio de modelamiento de lo ocurrido en el conflicto ambiental de río Cruces que condujera a acuerdos básicos sobre la recuperación posible del humedal.

Lo anterior se realizó en el contexto del inicio de la implementación del Plan Integral de Gestión de Río Cruces elaborado por Conaf por encargo del Gobierno Regional de los Lagos.

MINISTRA URIARTE ESPERA INFORME

En el Ministerio de Medio Ambiente están a la espera del informe técnico sobre las conclusiones del estudio de la Universidad de Chile que contradicen la tesis con la que ha trabajado el Gobierno. Este no es el primer episodio en que Conaf contradice a Medio Ambiente. El año pasado la institución organizó el seminario “Planificación para la conservacion de la biodiversidad en Chile” que sería inaugurado por Ana Lya Uriarte, pero todo quedó en nada porque la Conama y la ministra no sabían que uno de los auspiciadores era Celco. Un hecho que indignó a Uriarte y que terminó con la cancelación del evento.

CORMA APOYA A CELCO Y CRITICA A LA ADMINISTRACION LAGOS

El informe de la Universidad de Chile caló hondo en el sector forestal. Tan hondo, que ayer la Corporación Chilena de la Madera (Corma) organizó un almuerzo de apoyo a Celulosa Arauco donde participó la directiva de la firma -el presidente del holding Empresas Copec, Roberto Angelini, y el presidente del directorio de la celulosa, José Tomás Guzmán- junto al presidente de Empresas CMPC, Eliodoro Matte, y el gerente de Masisa Chile, Gastón Urmeneta.

Tras el almuerzo, el presidente de Corma, Fernando Léniz, criticó el comportamiento del gobierno de turno -la administración Lagos- tras el episodio en el río Cruces porque, dijo, resta confianza al sistema institucional y desprestigia al país y al sistema en su conjunto. “La autoridad se dejó llevar por presiones ecologistas, que son muy explicables, para que no se perjudique el medio ambiente, pero no debieron tomarse decisiones apresuradas sin tener estudios serios al respecto”, dijo Léniz. “No puede ser que una institución diga una cosa y después aparezca diciendo otra cosa distinta. Se pierde confianza y esa es una de las gracias que tiene Chile”. El empresario pidió al Gobierno reconocer sus errores y no insistir en ellos.

Angelini y Guzmán, por su parte, agradecieron el apoyo.

Conaf y Río Cruces: “No es tiempo de nuevas hipótesis”

<P>Conaf y Río Cruces: “No es tiempo de nuevas hipótesis”</P>Directora del organismo se refirió así al informe de la Universidad de Chile que señala que procesos naturales y no la contaminación de Celco, como lo concluyó la UACh- habrían provocado desaparición del luchecillo, alimento principal de los cisnes que habitaban el humedal. Catalina Bau aclaró que nuevo estudio fue encargado en el marco del proceso de recuperación del Santuario de la Naturaleza “Carlos Andwanter”.
 
 
La directora de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Catalina Bau, aclaró este miércoles que el estudio encargado a la Universidad de Chile sobre el río Cruces no tenía la finalidad de revisar ni levantar nuevas tesis sobre el desastre ambiental, sino como parte del plan de recuperación del ecosistema.

“Creemos que ya pasó la etapa de las hipótesis. No hemos contratado un estudio para hacer nuevas hipótesis”, indicó la titular de Conaf, quien agregó que el organismo aún “no ha dado la aprobación a dicho informe, y prontamente le vamos a dar nuestros comentarios técnicos. Pero lo que se ha publicado no es para el objetivo para el cual fue contratado”, insistió.

En esa misma línea Bau indicó que si el informe “está más allá de los términos de referencias por los cuales fue contratada la Universidad de Chile, vamos a tomar las medidas que nos corresponden como corporación”.

El polémico estudio denominado “Modelo Conceptual del Ecosistema del Humedal del Río Cruces”, elaborado por un equipo de la Universidad de Chile dirigido por el profesor Víctor Marín, cuyas conclusiones que salieron a la luz a fines de mayo señalaban que el desastre ecológico producido en el humedal del río Cruces fue producto de factores naturales. Una tesis opuesta a la  Universidad Austral de Chile, cuyo informe encargado por la Conama, atribuyó los cambios en el santuario “Carlos Andwanter” a los residuos industriales líquidos provenientes de la Planta Valdivia de Arauco.

“Lo que vale acá es lo que determinó la resolución de la Corema, donde está claramente establecido qué pasó y cuáles eran las medidas que tomar, y en base a esa resolución, a la Conaf se le encargaron una serie de tareas. Y entre ellas, el Plan Integral para el Río Cruces, donde está claramente establecido qué fue lo que le causó el daño al humedal”, aseguró Catalina Bau.