Archive for Ecologistas

Colbún una comuna más ecológica

hf5d1f609562e6d541c0eEn un recorrido por distintos locales comerciales del centro de Colbún, el Alcalde de la comuna Dr. Hernán Sepúlveda, dio inicio de manera oficial a la entrega de bolsas ecológicas de papel, creadas desde el Municipio, motivados por el cuidado del Medio Ambiente y en reemplazo de las bolsas plásticas que son altamente contaminantes.

“Estamos hoy dando inicio a esta campaña de medio ambiente, para la cual desde el municipio aprobamos más de 30 mil bolsas, para comenzar a olvidarnos del plástico que es muy dañino para el planeta, entregándolas en el comercio local para comenzar a formar una cultura de cuidado del medios ambiente. Estas bolsas además tienen información turística y dibujos de niños y niñas de la comuna que participaron en un concurso ambiental. Este es el primer paso de una campaña que queremos seguir trabajando junto a los comerciantes para cuidar nuestra comuna y el medio ambiente”, indicó el Alcalde, Dr. Hernán Sepúlveda.

Esta iniciativa de entregar bolsas ecológicas fue muy bien acogida por los comerciantes de la comuna, los que las recibieron muy contentos, e incluso le manifestaron lo importante que sería organizarse y lograr eliminar en un 100% las bolsas plásticas de la comuna, todos muy comprometidos con el cuidado del medio ambiente.

Olga Infante, Propietaria de Amasandería Santiago, señaló respecto a esta iniciativa que, “yo en realidad esto lo encuentro maravilloso, algo que el planeta necesita, tenemos que tener conciencia del daño que causa el plástico, yo acá le enseño a mis clientes que no usen bolsas plásticas, pero aún no está esa conciencia, pero con esta idea de la municipalidad y del Alcalde, vamos a llegar muy bien a los clientes enseñándoles la partes ecológica”.

Las bolsas ecológicas de papel entregadas en los locales comerciales de Colbún, tienen un diseño muy especial, ya que tienen estampados dibujos y poemas de pequeños de la comuna, que participaron en un concurso de Medio Ambiente, realizado por el Municipio, para darle vida a esta bolsas, las que además de estos diseños incluyen información turística de la comuna.

Fuente: Diario El Heraldo

Ramón Navarro: “El mar en Chile es un basurero o una fuente de provecho económico”

Micro_Plastico-2El máximo exponente del surf nacional y protagonista del documental El hijo del pescador convirtió un pasatiempo en su profesión. Hoy es, además, un activista de la conservación y el medioambiente que pide respeto por el océano. Sus más recientes peleas son contra el plástico en las playas y por la conservación del mirador de Punta de Lobos, en Pichilemu.

Son las 10 de la mañana del sábado. Unos 25 surfistas aficionados llegan al mirador de Punta de Lobos, en Pichilemu, para participar en una actividad de limpieza del lugar, que tiene la mejor vista de los alrededores y al que mucha gente va para tomarse fotos y ver a los surfistas en acción. Con una caja de cartón bajo el brazo y guantes de plástico por si encuentran alguna sorpresa desagradable, los voluntarios se dispersan entre los turistas por los caminos y las rocas recogiendo colillas de cigarros, botellas y mucho desperdicio de plástico, como bolsas y envoltorios de dulces. El primero que desaparece por los acantilados es Ramón Navarro.

El plástico que llega al mar es uno de los temas que le quitan el sueño al máximo exponente del surf nacional, de 38 años. Anualmente, ocho millones de toneladas de este material llegan al océano afectando a las especies de los ecosistemas marinos. “Cuando salgo del agua veo que está lleno de plástico, camino por el borde costero y es un vertedero, y los principales responsables son las personas”, dice Navarro, para quien el problema es reflejo de la falta de cultura: “La gente tiene que entender que si dejas plástico en la playa se lo puede comer un pez o una tortuga, que lo confunden con medusas, y al final ese ciclo termina en uno mismo”, asegura.

Este tipo de contaminación no sólo afecta a las especies más chicas. Recuerda una vez que los pescadores le avisaron que cerca de su bote había una ballena enredada en mallas de pesca. Trataron de ayudarla pero temían que el cetáceo les diera vuelta el bote. Navarro partió con un cuchillo en la mano. Como sabe bucear desde niño y lo hizo varias veces al lado de ballenas, no tuvouna pizca de miedo. Cuando estaba a metros de la soga sacó el cuchillo para cortarla, pero la ballena dio un coletazo y se hundió. Descolocado por esa reacción, lo intentó otra vez, pero el animal no se dejó ayudar. Frustrado, desistió. Cuando llegó a su casa buscó videos de rescate de ballenas en la misma situación. “Tienes que tener un palo largo con un cuchillo en la punta, y cuando cortas dos sogas ella entiende que la quieres ayudar”, dice como un niño emocionado por aprender algo nuevo. Esa vez, su aventura contra el plástico no tuvo el éxito que esperaba, pero la vida da revanchas.

En octubre pasado, el ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, lo llamó para contarle que la ceremonia en que la Presidenta Bachelet firmaría el proyecto de ley que prohíbe las bolsas plásticas en las 102 comunas costeras sería en el mirador de Punta de Lobos como una forma de reconocer el trabajo que él ha liderado ahí. “Quedé para adentro”, dice. “Que eligieran Punta de Lobos sin haber hecho ningún lobby es un orgullo gigante y habla muy bien de lo que estamos haciendo”. Esa día, Navarro dio un discurso y fue el anfitrión.

“Fue un sueño hecho realidad por lo que significa Punta de Lobos para mí. Aparte del surf, de las olas y del lugar mismo, acá están mis raíces”. Su papá y su abuelo se instalaron como pescadores en ese lugar en los años 60 y mucho antes que eso, la familia de su mamá ya trabajaba en el convento de monjes que se construyó en ese lugar por 1920. “Los primeros recuerdos que tengo son de Punta de Lobos”, dice, y por eso está empeñado en protegerlo.

En esa tarea ha trabajado en los últimos años y en noviembre pasado, la Fundación Punta de Lobos, de la cual es uno de los directores, celebró la compra a privados de más de dos hectáreas en el mirador para evitar que se instalen proyectos inmobiliarios y preservar el borde costero del acantilado. Navarro asegura que la construcción de seis cabañas con estacionamientos subterráneos en ese lugar era inminente. Después de buscar apoyo por todos lados sin tener respuesta, un ministro le dio un consejo: “No hay una figura legal que te sirva porque es privado. Si quieres protegerlo, cómpralo”.

Él mismo contactó a Yvon Chouinard, el empresario ambientalista dueño de la marca Patagonia –de la cual se convirtió en embajador tiempo después-, para pedirle que se involucrara. El documental El hijo del pescador, que relata su vida, fue parte de la estrategia para dar a conocer el problema y recaudar fondos. Patagonia aportó casi la mitad de los 600 millones de pesos que costó el terreno y el resto de los fondos vinieron de donaciones. Entre los invitados a esa ceremonia estuvo el cantautor y surfista hawaiano Jack Johnson, a quien conoció surfeando y hoy es su amigo.

Ver reportaje completo en  La tercera


Fuente: La tercera
Autor: José Miguel Jaque

Por los animales, la ecología y las personas

Micro_Plastico-2La  agrupación ¿quieres ayudar?, se enfoca en  tres ámbitos o grupos de interés:  animales, ecología y personas. Puedes encontrar detalles en la página yiya.cl o su grupo en facebook.

Para todos quienes deseen aportar pueden contactar a Yiya Ortega a su correo quieresayudar@gmail.com (Donar libros o Disfraces).


Quienes son padres saben que a la hora de buscar un libro todo tiempo y dinero es importante, así que para ellos va este dato. En la biblioteca de YiYa podrás pedir en préstamo  los libros o los disfraces que buscas.

En su página podrás encontrar talleres gratuitos y como aportar como voluntario.

Fuente: Chile Ecológico

Reino Unido prohíbe los microplásticos en los cosméticos

Micro_PlasticoLas partículas suelen acabar en los océanos, donde causan daños a la fauna y flora, y en última instancia pueden ser ingeridas por humanos.

Reino Unido ha dado un importante paso en la lucha contra la contaminación de los ecosistemas marinos, al prohibir el uso de los altamente tóxicos microplásticos en la producción de cosméticos y productos de aseo personal. La medida, que entró en vigor el pasado martes, será completada con una prohibición de la comercialización de estos productos a partir del próximo mes de julio.

Estas minúsculas partículas de plástico, de menos de cinco milímetros de diámetro, se utilizan en la elaboración de productos como cremas exfoliantes, geles de ducha y pastas dentífricas. Toneladas de ellas acaban en los mares, donde causan daños a la fauna y flora, y llegan incluso, en última instancia, a ser ingeridos por seres humanos.

Estudios recientes han revelado que 269.000 toneladas de residuos de plástico flotan en la actualidad en los océanos. Las piezas grandes pueden asfixiar a animales como las focas, y las pequeñas son ingeridas por los peces y escalan por toda la cadena alimenticia hasta los humanos. Esto es peligroso, debido a los elementos químicos que contienen los plásticos, así como a las sustancias contaminantes que atraen cuando se encuentran ya flotando en el ecosistema marino. Los microplásticos constituyen una pequeña, aunque significativa, parte del problema global, y los activistas sostienen que son los residuos más fáciles de prevenir.

La preocupación generalizada sobre el impacto de los microplásticos en el medio ambiente ha llevado al Gobierno británico a actuar. Prometió por primera vez prohibirlos en septiembre de 2016, después de una medida semejante que entró en vigor en Estados Unidos en 2015, pero la norma no ha visto la luz hasta este martes.

“Los mares y océanos del mundo están entre nuestros activos naturales más valiosos y estoy decidida a actuar ahora para combatir el plástico que devasta nuestra preciada vida marina”, ha dicho la secretario de Estado de Medio Ambiente, Thérèse Coffey. “Los microplásticos son totalmente innecesarios, cuando existen tantas alternativas naturales disponibles, y estoy encantada de que, desde hoy, los fabricantes de cosméticos no podrán añadir estos plásticos dañinos a sus productos”.

“Confiamos en que esta medida marque el amanecer de una nueva era en la lucha por unos océanos más limpios y sanos, con Reino Unido liderando el camino y apoyando a otros países para asegurar que el plástico deja de llegar a nuestros océanos”, ha declarado Dilyana Mihaylova, de la ONG Fauna & Flora Internacional.

El Gobierno británico ya promovió en 2015, con mucho éxito, una norma que obliga a cobrar cinco peniques por las bolsas de plástico en los supermercados, que logró reducir su uso en Inglaterra en más de un 80% el primer año. La prohibición de los microplásticos constituye el inicio de un ambicioso plan gubernamental a largo plazo para el medio ambiente, que los más escépticos ven como una maniobra electoralista para atraer un voto joven que se le escapa al Partido Conservador. Otros problemas ambientales más graves, como las botellas de plástico o el sistemático incumplimiento de los niveles de polución en las principales ciudades del país, siguen sin visos de resolverse.

“En 2015 introdujimos la tasa de cinco peniques a las bolsas de plástico, ahora se utilizan 9.000 millones de bolsas menos. Eso marca una diferencia real. Queremos hacer lo mismo con todos los plásticos de un solo uso”, tuiteó el domingo la primera ministra, Theresa May, que planea pronunciar un discurso sobre medio ambiente a finales de esta semana.

Fuente: El país

El impacto de TriCiclos en el reciclaje

TriCiclos es una Empresa B líder que se ha dedicado por años al reciclaje, resolviendo el problema desde otra perspectiva. Con puntos limpios ejemplares, asesorías, investigaciones y educación, están logrando generar cambios de mentalidad y nuevas políticas públicas.

En TriCiclos están con la basura hasta el cuello, pero no les molesta, de hecho mientras así sea y eso aumente cada vez, mejor. Están enamorados de ella incluso, porque entendieron que solo así es posible crear soluciones realmente innovadoras para combatir la indiferencia que tenemos por la producción y el destino de nuestros propios desechos.

Han sido reconocidos por el Ministerio del Medioambiente, por la Asociación de industriales Plásticos y, a nivel internacional, por destacar entre todas las Empresas B existentes, además de otras cosas. TriCiclos se ha convertido en un referente del reciclaje efectivo y en la impulsora de políticas públicas que hoy podemos ver hechas realidad, como la Ley de Fomento al Reciclaje y de Responsabilidad Extendida al Productor (REP).

La idea surgió hace 7 años, cuando Gonzalo Muñoz, junto a Joaquín Arnolds y Manuel Díaz pensaron en crear una empresa que realmente aportara a la sociedad. No participaban de una cruzada por el medioambiente, ni se les vino a la mente el reciclaje, primero pensaron en juegos, energía, alimentación, vivienda, entre otras ideas.

“Todo venía de una creencia y una frustración de que las empresas están abordando solo una pequeña fracción de aquello que pueden lograr, nuestro cuestionamiento tenía que ver con el rol de la empresa”, nos cuenta Gonzalo.

Combinando experiencias previas, encontraron finalmente un punto en común para poder aportar con el triple resultado de una empresa (social, ambiental y económico) y así nació TriCiclos para dedicarse al proceso de reciclaje en todas sus dimensiones, desde la concepción de un producto, pasando por su producción, consumo y descarte.

Hoy cuentan con 64 Puntos Limpios de Arica a Chiloé y a través de ellos reciclan 12 tipos de materiales que vuelven a separar minuciosamente hasta en 25 categorías. Desde la apertura de su primer punto limpio, han sumado más de 8.000 toneladas de material reciclado, es decir, más de 8 millones de kilos de basura. 

¿Cómo actúa TriCiclos?

Con sus múltiples colores, TriCiclos recicla, enseña a reciclar y promueve una cultura medioambiental en los consumidores, en empresas y políticas públicas, generando capacidades, espacios y procedimientos para poder hacernos cargo de la basura. Se trata, como dice Gonzalo, de mostrar ciclos virtuosos y generar un gran cambio cultural.

“Nuestra lógica es, y quizás alguno de los elementos más disruptivos de nuestra solución, el atrevernos a proponer que la solución tiene que pasar a través de cambios de hábitos de consumidor. Normalmente las soluciones siempre se basan en no molestar a la gente. No pero ¿cómo vas a molestar al consumidor? Al consumidor hay que hacerle la vida fácil, hay que maximizarle su confort. Y nosotros dijimos que no. Que vamos a tratar de hacerle este proceso lo más agradable posible, pero no existe ninguna posibilidad de generar un gran cambio si no pasamos por el consumidor”, comenta Gonzalo.

Fuente: El Desafío