Archive for April 30, 2007

ONG estadounidense se opone a construcción de represas en Aisén


La ONG Sierra Club, la más antigua de EE.UU.envió una carta a Michelle Bachelet pidiendo que no se emplacen centrales hidroeléctricas en la Patagonia.

La organización ciudadana ambiental más antigua y grande de Estados Unidos, la ONG Sierra Club, se sumó a la campaña para evitar la construcción de represas en la región de Aisén, proyecto que tiene la eléctrica Endesa y Colbún. El vicepresidente de la agrupación Barry Wulf envió una carta a la Presidenta Michelle Bachelet solicitando “considerar otras alternativas antes de aprobar la construcción de gigantescas represas hidroeléctricas en los ríos Baker, Pascua y Cuervo, en la Patagonia chilena, como proponen las empresas privadas de energía Endesa, Colbún y Xstrata”.

El ejecutivo explica que “en el oeste de los Estados Unidos, Sierra Club ha sido testigo de cómo desastrosas mega represas han dejado extraordinarios parajes naturales bajo el agua, como el Valle Hetch Hetchy en el Parque Nacional Yosemite y Glen Canyon en el Río Colorado. Hoy, éstas y otras represas son vistas en nuestro país como reliquias del pasado. Hoy, la visión que prevalece en nuestro país es no construir más estas ambientalmente destructivas represas sino desmantelarlas y recuperar el patrimonio natural que hemos perdido. En vez de generación hidroeléctrica, estamos considerando alternativas ambientalmente sustentable como la energía solar y eólica”.

Sobre las riquezas de la zona para nuestra nación y el mundo señala que “la Patagonia chilena es una tierra de un extraordinario valor ecológico y belleza natural prístina que es única en nuestro planeta común. Las futuras generaciones de chilenos y ciudadanos de todo el mundo le agradecerán cuando establezca políticas de desarrollo energético sustentable. Estas políticas podrían salvar la Patagonia de proyectos de represas ambientalmente destructivos”.

La organización, la más antigua (fue fundada en 1892) y grande de Estados Unidos, cuenta con más de 800 mil miembros en todo el planeta, y mediante activismo, educación al público y medios legales trabaja en la protección del medioambiente y los sitios silvestres que aún quedan. Sierra Club se agrega a Natural Resources Defense Council (ONG ambiental estadounidense ligada a Robert Kennedy Jr.) en su llamado a proteger la riqueza patagónica, y que significara hace poco más de un mes que esa organización enviara a Michelle Bachelet decenas de miles de cartas despachadas por sus activistas virtuales repartidos en todo el mundo.

“Nos interesa lo que piensa la gente”

Carlos Urenda, gerente de Colbún S.A., titular del proyecto Central Hidroeléctrica San Pedro
El pasado 11 de abril la Conama de la Décima Región acogió a trámite el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto Central Hidroeléctrica San Pedro, de Colbún, que involucra a las comunas de Panguipulli y Los Lagos.

De inmediato, parlamentarios y empresarios turísticos vinculados al río comenzaron a alertar sobre los riesgos que podría traer esta iniciativa. Y es que yendo al propio EIA, elaborado por el Centro Eula de la Universidad de Concepción, se reconocen impactos como la transformación de un tramo del río en un ambiente lacustre, efectos en la fauna íctica e intervención del paisaje. La alerta igual se encendió respecto a lo que pueda ocurrir en Valdivia, considerando que el San Pedro es afluente del Calle-Calle.

Así las cosas, la discusión sobre la conveniencia o no de esta central, con tecnología de pasada, pero con una represa de 38 metros de altura, se prevé cada vez más acalorada. Lo anterior, sin embargo, no sorprende a Carlos Urenda, gerente de Asuntos Corporativos de Colbún. “Es normal en este tipo de proyectos. Pero a medida que la gente va conociendo los detalles, se va dando cuenta que una central hidroeléctrica como ésta no perjudica su calidad de vida ni la estética del entorno”, asegura el ejecutivo, refiriéndose por primera vez a este proyecto.

¿Qué harán para revertir la percepción negativa?

– No creo que haya una percepción negativa. Es verdad que mucha gente ha manifestado preocupación, pero esto no significa que todos tengan una opinión negativa. Diría que muchos han adoptado una actitud más bien expectante, en el sentido de que el efecto puede ser positivo o negativo, según se haga bien o mal. Y tienen toda la razón. Por otro lado, sabemos que mucha gente de la zona apoya el proyecto, pero no lo ha dicho públicamente. En todo caso, la tramitación ambiental recién está empezando. No ahorraremos esfuerzos en difundir los detalles del proyecto. Nos interesa lo que piensa la gente y veremos cómo podemos incorporar su visión al proyecto. Después de todo, seremos vecinos.

¿Qué particularidades motivaron la elección del río San Pedro?

– Se pensó en él porque es de régimen pluvial. Los otros ríos donde Colbún tenía centrales eran de régimen nival. De esta forma, la empresa busca tener una generación eléctrica más equilibrada durante todo el año, de modo de prestar un mejor servicio a sus clientes. En cuanto a la zona específica dentro del río, se eligió el sector porque resulta especialmente apto para la generación eléctrica y geológicamente constituye el área con el mayor grado de seguridad. En cuanto al componente ambiental, algo muy destacable es que no obliga a desplazar a ninguna persona, y por ser un lugar de difícil acceso, el impacto paisajístico es menor. Por último, la profunda caja que tiene el río en esa zona permite que la central opere sin inundar terrenos aledaños.

¿Qué expectativas tiene del proceso de evaluación?

– Que el proyecto sea aprobado después de un sólido proceso de participación ciudadana, un riguroso análisis técnico y dentro de los plazos legales. Sabemos que es una meta posible. Los habitantes de la zona tienen un importante grado de sofisticación en temas medioambientales. Por nuestra parte, el EIA que se ha elaborado es muy serio y riguroso, y tenemos la mejor disposición a hacer las cosas bien.

Empleos

¿Qué beneficios traerá esta central para la gente de los sectores vecinos al San Pedro?

– Primero, durante la construcción se emplearán en promedio 500 trabajadores, alcanzando un máximo de 900 en el peak. Segundo, posibilidades de capacitación. Obviamente no todos los trabajadores de la zona estarán capacitados para desarrollar los empleos que se requieren. Por esto, será necesario que Colbún invierta en capacitarlos. La empresa ha desarrollado una gran experiencia de coordinación con los municipios locales, de tal forma de optimizar la contratación y la capacitación de mano de obra local. Otro beneficio es el incremento de la actividad económica. Aumentará la cantidad demandada de servicios de alimentación, aseo, recreación, seguridad, etc., actividades que a su vez incrementarán indirectamente el empleo. Esto, sin contar el beneficio que la región se está dando a sí misma y al país, al contribuir a la seguridad energética, que está tan amenazada en estos días.

¿De qué tipo de mano de obra se trata?

– Se requerirán carpinteros, albañiles, soldadores, electricistas, mecánicos, pintores, administrativos, técnicos, ingenieros, arquitectos, etc. Como en todos nuestros proyectos anteriores, privilegiaremos a la gente de la zona. Esta prioridad se expresará en las bases de licitación que se entreguen a las empresas contratistas. Queremos coordinar todo esto con las municipalidades respectivas, garantizando la transparencia del proceso.

Respecto a la evaluación y mitigación de efectos, Urenda destaca que desde noviembre de 2005 Colbún mantiene una estación ecológica operada por el Eula en el área aledaña al proyecto. “Esta tiene por finalidad estudiar los patrones de desplazamiento y uso del hábitat de los peces presentes en la zona. Esta iniciativa es pionera en el país, y en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) estamos comprometiéndonos a mantenerla por 10 años más”, subraya el ejecutivo.

Central Hidroeléctrica de Colbún en Valdivia incluye represa que interrupe el río San Pedro

represa

Vladimir Riesco reveló importantes argumentos legales y expresó su inquietud por los efectos ambientales que pueda generar para la cuenca del Río Valdivia, la ejecución del proyecto hidroeléctrico de Colbún.

El abogado valdiviano especialista en Derechos Ambientales y docente de la Universidad Austral, Vladimir Riesco, manifestó su preocupación por los efectos ambientales que podría generar para la cuenca del Río Valdivia, la ejecución del proyecto hidroeléctrico en el Río San Pedro de la empresa Colbún S.A, controlada por el Grupo Matte…Según una carta enviada a este medio, el profesional explicó que el anuncio de Colbún acerca de la construcción de una central hidroeléctrica con una capacidad de generación anual de 960 GW. que entraría en operaciones para el año 2.010, se trata de una central de pasada, categoría que en general no debiera presentar grandes impactos ambientales.

”Sin embargo en la especie, la empresa responsable señaló que esta contempla la construcción de una represa de 38 metros de altura que interrumpirán el flujo natural del Río San Pedro”, aseguró Riesco.

El abogado enumeró una serie de variables que deberán ser necesariamente consideradas en el proceso de evaluación ambiental de este proyecto, “a fin que este signifique un verdadero aporte al desarrollo regional y no sea fuente de un nuevo desastre ambiental, opción que la ciudadanía de la nueva Región de los Ríos no aceptará”.

VARIABLES A CONSIDERAR

A juicio del abogado, resulta preocupante porque la interrupción del flujo natural del río San pedro claramente alterará el desarrollo de actividades deportivas, según han denunciado miembros del Club de Kayakistas “Lobos del Río”, por cuanto se formará un lago en la caja del Río, desapareciendo los rápidos que actualmente le caracterizan.

”La señalada represa además impedirá la natural migración de la fauna acuática especialmente de especies salmonideas que no sóolo presentan un importante valor ambiental, sino que además sustentan actividades de pesca deportivas tan relevantes en comunas como Los Lagos o Panguipulli”, agregó.

Riesco añade que los efectos generados por la interrupción en las migraciones de la fauna fluvial, redundarán inevitablemente en un creciente deterioro genético y por tanto disminución de pesos, tallas de individuos y desaparición de especies.

“La situación descrita se presentó con la construcción de la central Pullinque, central de pasada, dotada de una represa, que impide en tráfico de especies salmonídeas desde y hacia el lago Calafquén y que ha aislado el referido cuerpo lacustre de la cuenca de los siete lagos, cuenca del Río Valdivia.

Otra situación preocupante consiste en la eventual alteración del flujo de aguas curso abajo, lo que podría traducirse en una disminución del caudal del río San Pedro y Valdivia, en épocas de sequía, aumentando así la contaminación relativa de sus aguas, ya afectadas por diversas fuentes contaminantes, que actualmente impiden, por ejemplo, el desarrollo actividades otrora rentables, como la crianza de Mitílidos (choritos), en el segmento estuarino de nuestro sistema fluvial.

LO QUE DICE LA LEGISLACION

En la misiva, el abogado aseguró que “las amenazas recién expuestas han sido consideradas por nuestro ordenamiento jurídico, es así como el artículo 168 de la Ley General de Pesca y Acuicultura que señala ‘Cuando se construyan represas en cursos de agua fluviales que implican la migración natural de los peces que en dichos cursos habitan con anterioridad a su construcción, será obligación de los propietarios de dichas obras civiles el efectuar un programa de siembra de dichas especies a objeto de mantener el nivel original de sus poblaciones, en ambos lados de la represa, o alternativamente construir las obras civiles que permitan dichas migraciones”.

”Por su parte el artículo 129 bis1 del Código de Aguas señala que ‘Al constituir los derechos de aprovechamiento de aguas, la Dirección General de Aguas velará por la preservación de la naturaleza y la protección del medio ambiente, debiendo para ello establecer un caudal ecológico mínimo, el cual sólo afectara a los nuevos derechos que se constituyan, para lo cual deberá considerar también las condiciones naturales pertinentes para cada fuente superficial. El caudal ecológico mínimo no podrá ser superior al veinte por ciento del caudal medio anual de la respectiva fuente superficial…’, medida que con anterioridad a la entrada en vigencia de la reforma al código del año 2005 era contemplada administrativamente por la DGA al otorgar los respectivos derechos de aprovechamiento”, expresó el abogado.

Fuente:

www.valdivianoticias.cl

¿Y si Celco no es culpable de muerte y fuga de cisnes en Valdivia?

¿Y SI CELCO NO ES CULPABLE DE MUERTE Y FUGA DE CISNES EN VALDIVIA? 

Tras 16 meses de experimentación en la planta de Celulosa Arauco y Constitución [Celco] en Valdivia, el Centro de Estudios Avanzados en Ecología y Biodiversidad [Caseb] de la Universidad Católica [UC], decidió someter al dictamen de especialistas extranjeros el informe que sostiene que los residuos industriales líquidos [riles] de la empresa no afectan desarrollo y crecimiento del luchecillo [egeria densa], planta acuática de la que se alimentan los cisnes de cuello negro del río Cruces.

Los integrantes del equipo decidieron enviar un artículo sobre el estudio a la revista especializada Environmental Toxicology and Chemistry, donde será un comité de científicos extranjeros los que evaluarán si tiene los méritos para ser publicada, un proceso que se podría extender alrededor de tres meses, según explica Palma.

Así lo dio a conocer a El Mostrador.cl uno de los investigadores asociados a este centro científico y responsable del experimento denominado “mesocosmos”, Álvaro Palma, quien explicó que pese a los favorables resultados obtenidos hasta ahora, es muy aventurado entregar una conclusión precisa sobre la causa que provocó el desastre ambiental.

El Caseb fue contratado por la celulosa para realizar diversas investigaciones de impacto ambiental de largo plazo, luego el desastre ambiental ocurrido en el santuario de la naturaleza “Carlos Andwanter”, en 2004. En ese marco se encargó de objetar el estudio de la Universidad Austral, que afirmaba que Celco era el principal responsable de la muerte y migración de cisnes, al causar con sus efluentes la desaparición del alimento de estas aves.

Luchecillo sobrevive a residuos

¿En qué consiste y en qué etapa se encuentra el experimento?

-El experimento de “mesocosmos”, que consiste en una ‘recreación’ de las condiciones del estuario, incluyendo algunas de las especies más carismáticas como el luchecillo, está funcionando desde diciembre del 2005. Básicamente consiste en 20 estanques de 1000 litros cada uno que, en forma continua, reciben agua del río Cruces, captada unos 100 metros aguas arriba de la descarga de la planta, es decir, agua sin influencia de los residuos industriales líquidos.

A la mitad de estos estanques se les incorpora, en forma adicional y continua, efluente tratado de la planta a una tasa que equivale a la concentración a la que se encuentra en la zona del estuario donde se evidenciaron los efectos negativos el 2004.

Además, a cada estanque se incorporaron ejemplares de varias especies, con el fin de poder realizar análisis estadísticos. La mayoría de las cuantificaciones biológicas, es decir, aquellas que consisten en medir parámetros asociados con el crecimiento de los organismos, se realizan una o dos veces al mes.

-¿Cuál ha sido el comportamiento de las especies sometidas al experimento, en especial del luchecillo?

-A lo largo del experimento, todos los organismos medidos han experimentado una mayor y significativa sobrevivencia, así como un significativo mayor crecimiento en los estanques que reciben efluente. Esta información, así como la descripción del experimento, forman parte de un manuscrito que ha sido enviado para su evaluación por pares a una revista especializada en el tema.

Revista de alto impacto

-¿A qué revista científica fue enviado el artículo? ¿Cuándo será publicado?

-La revista se llama Environmental Toxicology and Chemistry y el artículo Effect of prolonged exposition to pulp mill effluents on the invasive aquatic plant Egeria densa and other primary producers: a mesocosm approach.

Esta revista es de alto impacto científico y representa un foro internacional importante en el tema de problemas ambientales y de contaminación. Al 2005, su índice de impacto es de 2.414. Para tener una referencia, el impacto promedio acumulado de las publicaciones generadas por el Caseb durante los últimos 5 años fue de 2.56. Por lo tanto, el impacto de esta revista es muy competitivo.

Ahora hay que señalar que la decisión de si un trabajo científico es o no aceptado por una revista seria [indexada], pasa por el arbitrio de evaluadores pares externos, usualmente científicos como uno, especialistas en el tema, en cualquier lugar del mundo. Este proceso puede tomar varios meses, al menos tres en el caso de esta revista. De ser aceptada, normalmente hay que incorporar las modificaciones sugeridas por los revisores quienes pueden sugerir una segunda vuelta de revisiones para verificar que se consideraron los cambios. Una vez terminado este proceso se puede considerar que el trabajo ha sido aceptado y se pasa a la etapa de estar en prensa. En resumen, todo este proceso puede tardar fácilmente entre seis y diez meses.

Muerte de luchecillo sin respuesta

-¿Este es el experimento más importante que se aplica en Celco-Valdivia para el futuro tratamiento de riles?

-Este experimento no corresponde a un método para tratar los riles de Celco-Valdivia, es simplemente un testigo del efecto que el ril tiene sobre los organismos considerados. Hasta el momento, la intención es mantener el experimento por tiempo indefinido, ya que representa un buen testigo del funcionamiento del sistema mientras la planta Valdivia está en operaciones.

-Si el luchecillo se desarrolla tan bien ¿a estas alturas se puede dar una explicación sobre la desaparición de esta planta acuática y de los cisnes?

-Aunque nuestros resultados hasta el momento, y luego de más de 16 meses de funcionamiento continuo, nos permiten decir que la descarga de la planta Valdivia no tiene un efecto negativo sobre la sobrevivencia y desarrollo [crecimiento] del luchecillo, no podemos responder a la pregunta de por qué habría desaparecido esta planta del sistema.

-¿Algún día esta pregunta tendrá respuesta o no está dentro de los objetivos del Caseb?

-Problemas ecológicos como éste no son fáciles de responder, especialmente por tratarse de sistemas ecológicos complejos donde hay muchas variables en juego, aunque no imposibles. Más que preocuparse por descubrir ‘la causa’ directa de la desaparición del luchecillo y sus efectos subsecuentes, el Caseb está trabajando en torno al problema siguiendo diferentes enfoques, el “mesocosmos” es uno de ellos, y para ello utiliza el método científico que pasa por poner a prueba hipótesis. Este es el tipo de aproximación seria que a la larga permite responder este tipo de preguntas.

EL MOSTRADOR