“Ecoturismo”: El argumento de para oponerse a las centrales hidroelectricas

A parte de la oposición manifestada por las comunidade mapuche, existe una visión de desarrollo sustentable vinculado al denominado “turismo verde” que promueve la Agrupación de EcoTurismo Sustentable, “Los Cajones del Llancahue”.

 

Coñaripe y Liquiñe, la zona cordillerana de Panguipulli, es el punto norte donde se inicia la reserva mundial de la biósfera “Bosques templados lluviosos de los andes australes”, declarada por la Unesco en el recién pasado año 2007.

Esta reserva ha sido creada para promover y demostrar una relación equilibrada entre los seres humanos que la habitan o visitan, y el medioambiente.

Estos bosques son muy escasos en el mundo, son considerados una de las 25 ecorregiones de la Tierra más prolíferas en diversidad biológica. Se reconoce esta región como isla biogeográfica, pues alberga una diversidad de flora y fauna que no existe en otras partes del mundo y que están en peligro de extinción.

Los orígenes de estos bosques se remontan al gran continente llamado Gondwana, del cual se desprendió América del Sur, hace unos 20 millones de años. Abismante antigüedad respecto de nuestra especie humana

Una de las funciones de la Reserva es contribuir a la Conservación de los paisajes, los ecosistemas, las especies y la variación genética, especialmente en tiempos en que los científicos muestran su preocupación por la amenaza actual a la diversidad biológica, pues nunca en toda la historia evolutiva tantas especies estuvieron amenazadas de extinción en tan corto tiempo.

Esta Reserva incluye ocho Áreas Silvestres Protegidas, las que corresponden a cinco Parques Nacionales y tres Reservas Nacionales, y que en conjunto generan un corredor biológico de norte a sur, que recorre los Andes de las Regiones de Los Ríos y de Los Lagos. Se amplía y extiende la zona protegida más allá de los límites de las áreas de protección definidas por el Estado.

Otra de las funciones de la Reserva es fomentar un desarrollo económico y humano sostenible en lo sociocultural y ecológico. En épocas pasadas, no muy lejanas, esta zona fue impactada y alterada significativamente por actividades humanas (principalmente explotación forestal desmedida), es un sector de mucha fragilidad que necesita mantener sus delicados equilibrios ecológicos, esos equilibrios que no resisten el impacto de un crecimiento acelerado indefinido.

Actualmente, existen iniciativas de desarrollo local relacionadas con la actividad turística, que se ha instalado como el principal motor económico de la zona. Se trata fundamentalmente de un “turismo verde”, que busca proteger los hermosos entornos naturales que son la fuente de sustento y el proyecto de vida de aquellos que se dedican a esta actividad, y que en temporada alta generan un 70% extra de empleo.

En Traitraico, sector Coñaripe, la comunidad mapuche ofrece talleres a telar, teñido natural de lanas y tallado en madera, productos locales y guías para realizar el tramo del Sendero de Chile con hermosas panorámicas del Lago Calafquén. Esta iniciativa es un real aporte a que los visitantes conozcan la zona y sus productos culturales locales, y constituye una base para la economía local de las familias mapuche de la comunidad Juan Caripan. Sin embargo, existe un potencial mucho mayor para el desarrollo del turismo mapuche en esta zona, y actualmente se están proyectando otras iniciativas similares a la de la comunidad de Traitraico.

En Coñaripe Alto, sector Los Cajones (junto al Parque Nacional Villarrica), existen 3 centros termales que son parte de la Ruta de la Salud, con distintos niveles de desarrollo y público visitante: Termas Vergara, Termas Geométricas y Termas El Rincón.

También hacia Liquiñe existen otros centros termales que son parte de la Ruta de la Salud, como Ecotermas Pellaifa (junto al lago del mismo nombre), Termas Punulaf, Trafipan y Manquecura, entre otras.

Coñaripe es el lugar más visitado del Destino Siete Lagos, y se estima que anualmente visitan nuestra zona unos 120.000 turistas, según cifras que manejan en la Agrupación de EcoTurismo Sustentable, “Los Cajones del Llancahue”.

Lo que buscan los turistas que visitan la zona es la belleza natural, la paz y tranquilidad, y la salud que otorgan las aguas termales. La mayoría viene en familia o con amigos, y un alto porcentaje regresa (+60%).

Por esto, los empresarios turísticos de la zona han declarado que su misión fundamental es proteger los hermosos entornos naturales que son su fuente de sustento y proyecto de vida. Desde sus inicios han planteado su decisión de realizar “Turismo Verde”, una forma de hacer turismo sostenible, a escala humana (no masivo), y que compatibiliza el disfrute de la naturaleza con el respeto al equilibrio del medioambiente.

Esto ha permitido que el desarrollo turístico local se vea fortalecido con la declaración de Zona de Interés Turístico (ZOIT) por parte de Sernatur, que incluye a toda la comuna de Panguipulli, y que promueve el turismo como la principal forma de desarrollo comunal.

Esto último se relaciona íntimamente con la tercera de las funciones de la Reserva de Biósfera, que es prestar apoyo a proyectos de demostración, educación y capacitación sobre el medio ambiente y de investigación y observación permanente en relación con cuestiones locales, regionales, nacionales y mundiales de conservación y desarrollo sostenible. Esta zona ya registra gran cantidad de investigaciones de organizaciones y universidades nacionales e internacionales. Este es uno de los aspectos con mayor potencial de desarrollo en relación a la ZOIT, pues una real necesidad es la de promover que existan personas concientes y responsables de su entorno.

Estos son los argumentos basados en el trabajo cotidiano de cuidar la Naturaleza que dan sustento a la férrea oposición de los habitantes de la zona a las centrales hidroeléctricas.

“No sólo el pueblo mapuche se opone a las hidroeléctricas. También nos oponemos quienes hacemos turismo verde y amamos la naturaleza. El desarrollo turístico de la zona y el cuidado del ecosistema son incompatibles con la construcción de centrales hidroeléctricas y líneas de alta tensión”, explican desde la Agrupación de EcoTurismo Sustentable, “Los Cajones del Llancahue”.

Fuente: www.valdivianoticias.cl

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *