Grave contaminación química de los géisers de Puchuldiza

Alteración del equilibrio hidrológico provocado por las perforaciones realizadas en los géisers de Puchuldiza secaron este atractivo natural que ahora es artificial.
 
Pozos con químicos que son ocultados bajo tierra o que simplemente quedan a la vista de los turistas que llegan a los géisers de Puchuldiza es la denuncia de un grupo de tour operadores de la región. Si a esto se le suman prospecciones mineras que son realizadas sin ninguna conciencia medioambiental, el resultado que se obtiene es la extinción de este atractivo natural.

Perforaciones que fueron indebidamente cerradas son un peligro para los visitantes de esta zona, en su mayoría europeos, que deben ver el contraste entre el paisaje con camiones, baños y pozos químicos abiertos, además de trabajadores en medio de la precordillera.

Un registro fotográfico del científico estadounidense Peter Raven, comprobó cómo son acumulados líquidos tóxicos que posteriormente son tapados durante el desarrollo de una faena de prospección minera realizada en el lugar. Estas sustancias matan todo tipo de fauna en la superficie y contaminan las aguas subterráneas que abastecen la vegetación exterior. Las sustancias pegajosas abundan en los pozos de Puchuldiza y se transforman en un lamentable espectáculo para el visitante.

Las alteraciones al equilibrio hidrológico son evidentes. El agua subterránea se recupera con tal lentitud que se le considera un recurso no renovable: A veces tarda cientos e incluso miles de años en recuperarse, sostiene Peter Raven.

Toda esta situación ha sido presenciada hace doce años por el tour operador Sergio Cortez, que a través de su empresa Civet Adventure, se encarga de mostrar los atractivos naturales a turistas del norte de Europa. “En los géisers de Puchuldiza, que ya no existen, se cometieron errores de primerizos”, sostiene Cortez.

Agrega que estas equivocaciones son comprensibles en la década del 70, pero que luego en el 2000 se repitieron. Este tour operador recuerda que mediante artículos publicados en La Estrella de Iquique se advirtió del peligro que corría este atractivo natural, pero que de igual forma se dejaron 17 perforaciones abiertas provocadas por prospecciones mineras. “Estaban buscando oro y sacaron el agua del lugar. Como la legislación no exige un Estudio de Impacto Ambiental para las prospecciones mineras, esto no se pudo parar”, sostuvo Cortez, que informó que sólo es necesaria una Declaración de Impacto Ambiental.

 TESTIGOS

El tour operador Jaime Droguett, que se desempeña en Extremo Norte, fue categórico en sentenciar que la Pampa del Tamarugal “se está secando. No hay más agua para las ciudades y explotaciones mineras. El recurso hídrico es la base de la vida. Si matan todo tampoco va a haber más minería”.

Droguett agregó también la muerte del bofedal de Lagunillas por la extracción indiscriminada de agua por parte de las mineras, las tortas de ripio donde se acumulan estériles a un costado de la ruta a Mamiña, las fugas de sulfato y ácido en las cercanías de la cuesta de Duplijza y la muerte del bofedal de Jachucoposa.

DESAFECTACION

Su inquietud por la desafectación de áreas silvestres protegidas o parques nacionales, anunciada por la intendenta Antonella Sciaraffia, mostró el tour operador Sergio Cortez, quien sostuvo que se pretende desarrollar a Arica mediante la explotación indiscriminada de los recursos naturales. “Basta con ver como se explotó la costa en Iquique. De los miles que trabajaron en el sector hoy quedan muy pocos y sus recursos extractivos se encuentran todos en peligro de extinción”. Cortez, recordó que el Parque Nacional Lauca ya fue desafectado en 1983, para la explotación de la mina de oro Choquelimpe. “La intendenta está totalmente desinformada y no puede realizar ese tipo de anuncios”.

Mientras, continúan maquinas trabajando en el salar de Surire junto a los Flamencos, uno de los mejores parajes naturales para observar a esta especie en peligro, “siguen los volcamientos de camiones con ácido sulfúrico en la pampa. No son frenadas las perforaciones. Se tapan pozos con químicos con arena y los bofedales ya perdieron su lucha contra el hombre”, sentenció Cortez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *