Importante proyecto apunta a consolidar recuperación ambiental del Canal El Morro

Una playa apta para el baño de 7 km de extensión, en la ribera sur de la bahía de Concepción, a escasa distancia del centro de Talcahuano, reemplazará a la que hace pocos años era una zona contaminada con desechos industriales y de plantas elaboradoras de harina de pescado, contiguas al canal El Morro, antaño calificado como uno de los 80 lugares más contaminados del planeta.

La desembocadura del canal, sector conocido como Rocuant, se encuentra en proceso de evaluación ambiental para ser autorizada como balneario.

Hasta 2002 fue considerado como de alta contaminación por la ONU. Tenía dos lagunas de residuos estancadas donde el olor y la emanación de gases hacían insufrible la vida de 70 mil personas de poblaciones aledañas.

En momentos críticos se constató la presencia de 15 toneladas de ácido sulfhídrico (H2S), impidiendo toda forma de vida. Unas 70 especies marinas y aves acuáticas desaparecieron. Las dos lagunas acumulaban 100.000 metros cúbicos de lodo contaminado. La polución de la playa y de las aguas hicieron que en 1974 se prohibiera el uso de Rocuant como balneario.

Gracias a un plan de descontaminación, iniciado en 2002 por el municipio, y del MOP, y donde se han invertido $3.530 millones, el canal El Morro luce hoy dos lagunas cristalinas, y se han recuperado 70 especies de fauna, incluyendo una gran cantidad de aves migratorias.

En el plan se aplicó un alga bacticida presente en una de las lagunas. Anualmente se analizan ocho puntos de la zona, constatándose incluso condiciones para la pesca con caña.

Las siete industrias que contaminaban se mantienen en el sector, pero a fines de los ochenta y por medio de un compromiso voluntario, reemplazaron sus ductos y chimeneas por procesos cerrados de eliminación de residuos. También, el mejoramiento de los sistemas de alcantarillado permitió eliminar los residuos domiciliarios que se vertían al canal El Morro.

Guillermo Rivera, director de medio ambiente del municipio, dijo que en dos años se reabrirá la playa, y que este mes se conocerá el informe de calidad del agua. “Se constata una gran recuperación, con presencia de machas y algas en un sector donde a fines de los ochenta se comprobó la muerte de 28 billones de moluscos, según un estudio de la Universidad Católica”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *