Magallanes analiza expansion salmonera

 Preocupación existe en la Región de Magallanes por los anuncios realizados por los empresarios salmoneros y autoridades del gobierno regional de comenzar a entregar concesiones acuícolas y de aumentar en 1300 por ciento la producción de salmón en la zona. Frente a esto diversos sectores sociales y empresarios locales comienzan a organizarse para participar activamente y decidir en forma autónoma el tipo de desarrollo que desean para la austral región. En la foto aparece el director de Ecoceanos, Juan Carlos Cárdenas, la conceja Antonieta Oyarzo, el Obispo Emerito de Chiloé, Juan Luis Ysern, y el senador Pedro Muñoz.
Puerto Natales, Magallanes. 12 de Octubre de 2010. (Ecoceanos News)— Diversos sectores productivos, culturales y sociales de Magallanes coincidieron este viernes 8 de octubre que el desarrollo regional debe realizarse con ética, sustentabilidad ambiental, participación ciudadana y respeto a la identidad productiva local. Ello luego de tres días de activo intercambio de información y puntos de vista sobre los potenciales impactos que tendría la masiva expansión de la industria salmonera en los prístinos fondos marinos, canales interiores, fiordos, estuarios y bahías de esta zona patagónica.
Esto ocurrió en el contexto de la visita que el Obispo Emérito de Chiloé, Juan Luís Ysern, el Senador por la región de Magallanes, Pedro Muñoz, y el director del Centro Ecoceanos, Juan Carlos Cárdenas, realizaron a Puerto Natales donde se reunieron con sectores productivos, universitarios y ciudadanos. La visita además contemplo el Seminario “Expansión Salmonera, Turismo y Pesca Artesanal en Magallanes: Etica, Participación Ciudadana y Desarrollo Sostenible”, patrocinado por la Cámara de Turismo de la Provincia de Última Esperanza, la Municipalidad de Puerto Natales, y organizado por la Concejala Antonieta Oyarzo.
Este evento ciudadano ocurrió en momentos que paralelamente se desarrollaba en Puntas Arenas una reunión entre el Jefe de la gubernamental de la División de Acuicultura de la Subsecretaria de Pesca, José Miguel Burgos, el director Zonal de Pesca Ricardo Radebach y los empresarios de la Asociación de Productores de Salmón de la Región de Magallanes. En esta reunión gobierno y empresarios analizaron el Reglamento Sanitario (Resa) y a pesar que el proceso de ordenamiento costero (“zonificación”) debe finalizar recién en abril del 2011 y no existe información sobre la capacidad de carga de los ecosistemas acuáticos locales, anunciaron la aprobación de 500 concesiones salmoneras unidas a una inversión de 500 millones de dólares.
DIGNIDAD HUMANA, FRONTERA Y LÍMITE DEL MODELO DE DESARROLLO
Al seminario ciudadano de Puerto Natales asistieron pescadores artesanales, empresarios de turismo, estudiantes, juntas de vecinos, organizaciones sociales y autoridades regionales. En la ocasión el Obispo Emérito de Chiloé Juan Luís Ysern afirmó que el uso de los recursos naturales regionales se debe realizar sobre la base de la “dignidad humana”, la cual debe ser “la frontera y límite” de cualquier modelo de desarrollo.
Monseñor Ysern aseguró que “el respeto a la dignidad humana es algo intransable. La persona humana no puede ser colocada bajo los intereses económicos, políticos, o del ‘progreso’, que desde el momento que instrumentaliza a las personas deja de ser auténtico progreso. No se puede aceptar nada que esté contra los derechos humanos ni contra el correcto uso de los derechos y libertad de las personas”.
En su exposición el Obispo Emérito de Chiloé resaltó que es necesario tener presente los principios del “bien común, del destino universal de los bienes, de la subsidiaridad, de la participación, y de la solidaridad”, los que deben ser la base de cualquier modelo de desarrollo.
SALMONICULTURA INTENSIVA EN MAGALLANES
Por su parte, el Senador Pedro Muñoz afirmó que pese al boom de la salmonicultura en las últimas décadas, “la Región de Magallanes permaneció ajena. Esto por el clima, la mayor distancia y los costos”. Esto ayudó a “que no existiera masivo interés en utilizar el borde costero” de Magallanes afirmó el parlamentario. Sin embargo, esto cambio luego de la denominada “crisis del virus ISA” que colapso entre el 2007-2009 a la industria salmonera en la región de Los Lagos, la cual concentraba sobre el 80% de este monocultivo industrial. 
Muñoz advirtió que se “anunció la aprobación de 1.200 concesiones. Si se aprueban 600 concesiones, se utilizarán 4.800 hectáreas; si se aprueban 300 se ocuparán 2.400 hectáreas. Entonces “lo que se plantea para Magallanes es una acuicultura intensiva” advirtió el legislador.
Frente a esto el Senador Muñoz llamó a las autoridades a ser “responsables, porque no se puede hablar de la entrega de 1600 concesiones, luego de 600, ni de 200, sin que antes finalice el proceso de zonificación del borde costero, el que tiene que ser participativo y transparente para determinar en qué lugares se deben instalar los centros de cultivo para no afectar importantes actividades para la Región como la pesca artesanal, y el sector turismo”.
El parlamentario dijo que había propuesto un “procedimiento amplio, transparente y con plazos razonables” para la zonificación del borde costero de Magallanes. Pero “lamentablemente, no se aprobó, fijándose un plazo de un año para que el Gobierno Regional haga llegar una propuesta a la Subpesca”.
El riesgo de un desastre ambiental y sanitario existe “más aún en una industria que ha demostrado malos manejos”, dijo Muñoz. Y alertó a la ciudadanía regional porque “cualquier denuncia de contaminación generaría un perjuicio irremediable a la ‘marca’ o sello distintivo de la Patagonia como destino no sólo turístico sino productivo. La instalación masiva de jaulas, balsas, galpones, boyas y otros artefactos usados por la acuicultura suponen un enorme deterioro estético que afectará nuestro paisaje irremediablemente”, puntualizó.
El Senador Muñoz afirmó que “lo más importante es determinar qué modelo de desarrollo queremos para la Provincia de Última Esperanza. Yo me inclino porque sea el turismo la principal actividad a desarrollarse, no así la salmonicultura porque puede contaminar la belleza escénica y significar realmente un retroceso para el desarrollo de una actividad que es importante”.
“La instalación masiva de centros de cultivo de salmón sin control puede producir un grave daño a una provincia que ha progresado mucho con el desarrollo del turismo” dijo el parlamentario y agregó que “lo que esperamos en un futuro seminario es que la industria del salmón esté presente para que podamos intercambiar ideas y propuestas. Lamentablemente ellos han sido invitados a esta actividad pero no han asistido”. 
SALMONEROS REPITEN LO QUE HICIERON EN CHILOE
En el seminario realizado en el Hotel Cormorán de las Rocas, frente a la bella costanera de Puerto Natales, Juan Carlos Cárdenas, director del Centro Ecoceanos afirmó que “la industria salmonera irrumpe en Magallanes luego de haber generado la mayor crisis sanitaria, ambiental, económica y social en la historia del archipiélago de Chiloé y de ciudades como Puerto Montt y Quellón”.

Para el médico veterinario este monocultivo industrial intensivo de especies carnívoras introducidas en aguas chilenas es del tipo “pan para hoy, hambre para mañana”, con ciclos de auge productivo y estrepitosas caídas posteriores, tal como lo ha sido el caso del archipiélago de Chiloé.
“El actual proceso de asalto a la biodiversidad patagónica que pretende implementar la industria del salmón está repitiendo los mismos patrones que provocaron la mega-crisis ocurrida en la región de Los Lagos el 2007”, señalo el Director de Ecocéanos.
Agregó que en Magallanes se observa una “preocupante falta de transparencia y de acceso a la información pública en relación con el actual proceso de zonificación costera. A ello se unen los sorprendentes anuncios de algunas autoridades y empresarios salmoneros sobre dispares números de concesiones que estarían siendo aprobadas del total de 1.600 solicitudes. Ello a pesar que restan 6 meses para que concluya dicho proceso “técnico”.
El médico veterinario alertó que “se implementará una salmonicultura intensiva en los frágiles y prístinos ecosistemas costeros patagónicos. Esto respaldado por los anuncios de aumentar en 1.300% las producciones regionales en una década, así como el posible aumento de la actual superficie ocupada por la actividad salmonera de 221 a unas 4.200 has”.
Cárdenas llamo la atención sobre “la débil capacidad fiscalizadora y de monitoreo del Estado, el cual no tiene infraestructura, presupuesto, ni personal para una adecuada fiscalización de los 52.000 km. de litoral interno de una de las regiones más extensas de Chile en términos costeros”.
“Actualmente el Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) solo tiene 5 funcionarios de planta, 22 a contrata y 27 a honorarios en Magallanes, sin infraestructura ni recursos adecuados para fiscalizar y monitorear un explosivo aumento de 44 a 500 o 600 centros de cultivos de salmónidos, algunos de ellos ubicados a 8 horas del centro poblado más próximo”.
El director de Ecoceanos también se refirió a la falta de infraestructura sanitaria (hospitales), habitacional, educacional y de jardines infantiles para recibir a los 3.000 a 5.000 trabajadores y sus familias que la industria anuncia contratar, y que mayoritariamente provendrían de las regiones de Los Lagos y Bio-Bio.
El médico veterinario indicó además los potenciales impactos ambientales y sobre la salud pública que significara la actual falta de vertederos industriales en Magallanes para la disposición final de los desechos que provendrían de las 80 mil ton. anuales de salmónidos anunciadas por las compañías para los próximos años. 
Cárdenas agregó que además, la industria y las autoridades regionales están creando falsas expectativas respecto al tema laboral. “Los anuncios de un alto número de empleos seducen a la población local, pero la pregunta es qué calidad tendrán, ya que estos se han caracterizados por ser precarios, de alto riesgo y mortalidades, extensas jornadas y bajos salarios, con alto porcentaje de infraccionalidad laboral y prácticas antisindicales, siendo creciente el empleo de subcontratistas. Un ejemplo de esto es la situación de los buzos en los centros de cultivos, de los cuales hay 19 trabajadores muertos en los últimos seis años”.
El director de Ecoceanos afirmó que “la actual ruptura de la patronal SalmonChile, con la salida de 5 grandes empresas, entre ellas la principal productora chilena de salmón y una transnacional japonesa, evidencian la desconfianza existente al interior de la propia industria sobre la real implementación de las anunciadas nuevas normativa sanitaria; el cuestionamiento al sistema de “autoregulación” ambiental, laboral y sanitario por parte de un importante sector de las compañías; el creciente control de las transnacionales noruegas y lo excluyente que son las modificaciones de la Ley de Pesca y Acuicultura.
“Lo paradojal es que muchas de estas críticas son compartidas por organizaciones ciudadanas, ambientalistas, pueblos originarios, comunidades costeras y operadores de turismo local”, afirmó Cardenas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *