Voluntarios limpiaran playas de Pichilemu

1-620x330Por El Océano. Durante los días 9 y 10 de febrero, los voluntarios de la iniciativa y ONGs locales serán partícipes de un operativo que busca generar conciencia sobre el daño que está generando el plástico en nuestros océanos.

El programa de limpieza en playas que pretende replicar su paso exitoso por el norte del país, donde ya visitaron playas de Arica, Iquique, Bahía Inglesa, Serena y Coquimbo donde se recolecto 4.000 kilos de microplástico con la ayuda de 500 voluntarios.

La actividad contempla una charla de cómo realizar limpieza efectiva en playas, continuar con la recolección de residuos y basuras plásticas para luego finalizar con la segregación de lo recolectado. Para esta actividad se sumará el periodista Ignacio Franzani, las animadoras Valeria Ortega e Isidora Ureta y la surfista numero un de Chile, Jessica Anderson.

El programa esta siendo impulsado por el ministerio del Medio Ambiente, y sobre todo, el ministro de la cartera Marcelo Mena, quien es categórico al referirse al daño que produce el plástico en el mar. “Hoy en día se usan en Chile cerca de 3.400 millones de bolsas plásticas al año, es decir, 200 bolsas por persona. Bolsas que usamos entre 15 y 30 minutos pero que pueden tardar cientos de años en degradarse. Y que, en gran parte de ellas, terminan en el paisaje, en cuerpos de agua, en las playas, y finalmente en el mar. El legado de preservación oceánica que estamos construyendo en el país, por lo tanto, requiere el compromiso de todos, de los esfuerzos de cada ciudadano por disminuir la cantidad de desechos que llegan al mar, y fomentar reciclaje domiciliario, entre tantas acciones”.

Esta iniciativa se enmarca en la alianza Corona Por Parley, anunciada en mayo del 2017, con el fin de proteger 100 islas de aquí a 2020 y mitigar la contaminación marina por plástico, una de las mayores amenazas para la salud y supervivencia del ecosistema más grande del planeta.

Por: Rodrigo Vergara.

Fuente: El Rancaguino

Greenpeace protesta en la capital chilena por el uso de las bolsas plásticas

PantherMedia A4919989Activistas de la organización ambientalista Greenpeace intentaron hoy desplegar un lienzo de más de 20 metros de altura desde uno de los costados del edifico más alto de la capital chilena donde se podía leer “Las bolsas plásticas matan”, pero fueron reprimidos por los guardias del inmueble.

La demostración se enmarcó dentro de la campaña del grupo ecologista que busca exponer las “devastadoras consecuencias medioambientales” que el plástico está causando en Chile, país de 17,5 millones de habitantes.

En este contexto, el enorme lienzo de Greenpeace buscaba ser colgado desde un aviso publicitario de la cadena de supermercados Jumbo, propiedad del empresario Horst Paulmann quien también es dueño de la minorista Cencosud, al que la organización solicita el fin de la entrega de bolsas plásticas en sus locales.

“Sin embargo, y pese al carácter pacífico de la demostración, el intento terminó con un violento desalojo que incluyó golpes, amenazas con arma blanca por parte del personal de un restaurante y el destrozo de cámaras de filmación”, señaló a los periodistas Soledad Acuña, coordinadora de la campaña antiplásticos de Greenpeace.

Acuña sostuvo que Greenpeace planeó una actividad absolutamente pacífica, que era exigir a Jumbo y Paulmann un compromiso formal para poner fin a las bolsas plásticas en sus locales, pero que se encontraron con una “violencia inusitada” por parte de los guardias del Costanera Center, el rascacielos más alto de Sudamérica, cuyos dueños son el holding Cencosud.

“Greenpeace va a seguir exponiendo a quienes se encargan de dañar nuestro medioambiente. No nos vamos a amedrentar ante este tipo de reacciones y volveremos a denunciarlos de manera pacífica cuantas veces se necesario”, enfatizó.

Durante el segundo Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, Chile -donde al mes se usan unos 300 millones de bolsas plásticas- aprobó un proyecto de ley para eliminar el uso de ellas en más de 100 comunas costeras del país.

Fuente: EFE

No más bolsas plásticas en Linares

Efectos-de-la-prohibicion-de-bolsas-plasticas-EmprendoVerde15 minutos en nuestras manos 500 años en la tierra

Reducir, Reutilizar y Reciclar son las líneas de acción en las que trabaja el municipio para erradicar de manera paulatina la utilización de estos desechos. Nuestra comuna es la número 60 en implementar esta medida.

¿Sabía usted que la primera bolsa plástica que se creó aún no se ha degradado?, para que esto ocurra deben pasan alrededor de 500 años; eso por una bolsa, pero si nos ponemos más específicos hay que contemplar que un chileno en promedio utiliza 500 bolsas al año, las que no tan sólo tardan en degradarse, sino que en su mayoría van a parar al vientre de especies marinas, cetáceos, tortugas y aves. Según cifras nacionales el 90% de aves marinas tiene plástico en su vientre.
Es más, las bolsas de plástico consumen grandes cantidades de energía para su fabricación, están compuestas de sustancias derivadas del petróleo, asimismo, las bolsas serigrafiadas pueden contener residuos metálicos tóxicos.
Es por esto, que la Municipalidad de Linares ha generado un plan medioambiental que contempla la Reducción de Bolsas, la reutilización de otras alternativas biodegradables o de tela y la generación de puntos de reciclaje que contemplen plásticos, vidrios y cartones.

El objetivo es minimizar la utilización de bolesas plásticas –de manera paulatina- ocupando alternativas reutilizables compuestas principalmente de telas. Para esto hay que generar conciencia en la comunidad y en el comercio, mostrando las ventajas del reciclaje y los daños que las bolsas plásticas causan al medio ambiente. En este sentido las empresas locales apoyaron por unanimidad la medida. Contó este viernes el Alcalde Mario Meza.

“Para Linares es muy importante la sustentabilidad, ya que el potencial turístico de la comuna “Puerta al Sur de Chile” es superlativo, con una hermosa pre cordillera reconocida por su belleza, de aguas transparentes y vegetación impotente… Muchos han calificado esta zona como la Patagonia perdida en el centro sur de Chile…” comentó el edil.

El plan de erradicación de las bolsas plásticas consta de tres etapas de difusión. La primera (hasta el 30 de mayo), cuenta de cuatro meses, principalmente en la difusión de la municipalidad y el comercio. La segunda, se extiende por seis meses (30 mayo- 30 nov). En este período el comercio sólo podrá entregar hasta tres bolsas plásticas por compra. En la etapa siguiente el comercio sólo puede entregar una bolsa plástica por cliente, esto por un período de seis meses. Tras ese período no se entregarán bolsas plásticas.

Estadísticamente y a modo de dato, al no utilizar bolsas plásticas, un vecino se ahorraría por seis bolsas a la semana; 24, al mes; 288, al año y 22.176, durante una vida promedio.

Dentro de este plan de consciencia también se contempla el trabajo en colegios, para según en palabras del propio edil: Comenzar desde pequeños a tener consciencia sobre su entorno.

Fuente: Diario el Heraldo

Estudio advierte que microplásticos amenazan a los gigantes marinos

Los gigantes marinos como las ballenas, los tiburones y las mantarrayas están gravemente amenazados por los microplásticos y los productos químicos en el océano, según un análisis científico publicado este 5 de febrero del 2018 en la revista Trends in Ecology & Evolution.
 
Estos animales tragan y filtran miles de metros cúbicos de agua al día para capturar plancton, pero a su vez pueden ingerir microplásticos directamente del agua o a través de presas contaminadas, indicaron los científicos.

Los productos químicos y los contaminantes relacionados con el plástico se pueden acumular durante décadas y alterar los procesos biológicos de los animales, lo que conduce a trastornos del crecimiento, del desarrollo y la reproducción, incluida la reducción de la fertilidad.

“Mientras que aún se debe confirmar que existe una conexión entre la ingestión de microplásticos y la exposición a toxinas en animales que se alimentan por filtración, los estudios de aves marinas y pequeños peces han encontrado una relación”, dijo Elitza Germanov, principal investigadora del estudio.

Las especies marinas están también en peligro porque sus hábitats se han convertido en núcleos de contaminación por microplásticos, como el golfo de México, el mar Mediterráneo, la bahía de Bengala y el Triángulo de coral, una zona desde Malasia a las islas Salomón, en el Pacífico.

Los microplásticos son pequeñas partículas de plástico de menos de cinco milímetros que son dañinas para la vida marina.

Muchos de los animales como las matarrayas son especies amenazadas, por lo que es difícil calcular las concentraciones de plástico con métodos convencionales, como los análisis de estómago, explicó Germanov.

“Así que estamos usando métodos no letales de recogida de muestras de pequeñas cantidades de tejido, que son analizadas en busca de marcadores químicos usando herramientas analíticas sofisticadas y sensibles”, añadió.

Muchos de los animales que se alimentan por filtración tienen una vida larga, pero solo tienen unas pocas crías. Maria Cristina Fossi, coautora del estudio, dijo que en otro que ella lideró sobre los tiburones ballena en el golfo de California y los rorcuales comunes en el Mediterráneo confirmó la exposición a químicos tóxicos.
 
“Puesto que estas zonas son núcleos de microplásticos, nuestros resultados podrían indicar que
los animales que se alimentan por filtración están ingiriendo microplásticos en sus zonas de alimentación”, dijo.

Su estudio calculó que los tiburones ballena podrían estar ingiriendo 171 pedazos de plástico, después de encontrar una media de 0,7 por metro cúbico de agua en Baja California, una importante zona de alimentación para estos animales.

Germanov, estudiante de doctorado de la Universidad de Mudoch, en Australia, dijo que la contaminación de microplásticos podría reducir la población de especies ya de por sí vulnerables. “Dado que se prevé que la producción de plástico aumente globalmente, la investigación futura debería centrarse en las regiones costeras, donde la contaminación de microplásticos coincide con zonas vitales de alimentación y apareamiento de estos animales amenazados”, concluyó.

Recientemente se han publicado numerosos informes y estudios sobre la amenaza que suponen para la vida marina los millones de toneladas de plástico que acaban en el mar cada año.

El año pasado apareció una ballena muerta con más de 30 bolsas de plástico en su estómago en Noruega y en Francia se encontró otra con 800 kilos de plástico en su interior.

La organización United Nations Oceans se refirió al problema como una “crisis planetaria”. Desde 2015, se han generado más de 6 300 millones de desechos plásticos. Solo el 20% es reciclado o incinerado, el resto acaba en la naturaleza o en vertederos.

Fuente: El Comercio

Estaciones de reciclaje

f300x0-15492_15510_15Desde hace ya varios meses funcionan en San Vicente las “estaciones de reciclaje”, que son puntos donde los vecinos deben llevar materiales como vidrios, cartón, papel, metal y plástico para que luego sean tratados y puedan ser reciclados.

Hay tres estaciones en el distrito: en San Vicente, está ubicada en el Paseo del Bicentenario, frente a la vieja estación del ferrocarril; en Alejandro Korn, queda en el Parque Urbano Viejo Casal; y en Domselaar está instalada sobre la Plaza de la Bandera.

“Es importante que los materiales que traigan estén secos y limpios, para que nosotros los podamos separar como corresponde”, advierte Belén Kässmann, la encargada del puesto en Korn. También agrega que “muchos vecinos ya están bien al tanto de cómo funciona el sistema, y vienen a dejar sus materiales para reciclar. Inclusive vienen de otros distritos”.

Entre los elementos, también hay algunas excepciones. Las estaciones no reciben aceites, baterías, pilas, telas y poliestireno expandido (comercialmente conocido como Telgopor). En rigor, esos materiales deben ser levantados por la recolección domiciliaria que lleva adelante el Municipio, para que luego sean tratados en la planta del CEAMSE en Burzaco. Para las preocupantes pilas y baterías, por caso, no existe un punto de referencia en el distrito adonde llevarlas.

Las estaciones fueron instaladas por la Autoridad ambiental de la Cuenca Matanza-Riachuelo (Acumar), en el marco del programa de Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU). “El objetivo es acompañar los esfuerzos de la ciudadanía en la preclasificación de los residuos en sus hogares”, explican desde el ente.

Además, en la misma línea, instalaron en todas las escuelas del distrito cestos de residuos diferenciados para la basura (color negro) y para los elementos reciclables (color verde).

Al igual que con las estaciones, cada semana pasa un camión de Acumar para llevarse los elementos acumulados en los tachos.

Fuente: El diario sur