Proyecto de Ley de Bosque Nativo fue aprobado por el Congreso tras 15 años de tramitación

Su último trámite legislativo cumplió ayer en la tarde el proyecto de Ley de Recuperación de Bosque Nativo y Fomento Forestal, al ser aprobado por el Senado con 28 votos a favor, ninguna abstención y ningún voto en contra, tras quince años de tramitación parlamentaria (ingresó al Congreso en abril de 1992). Con esto, el proyecto quedó en condiciones de ser enviado a Contraloría para su toma de razón, y su posterior firma por parte de la Presidenta de la República.

La Ley de Recuperación del Bosque Nativo y Fomento Forestal apunta hacia la conservación de los recursos forestales originarios del país y al desarrollo de los campesinos forestales. Para tal efecto, la iniciativa establece un sistema de bonificaciones, con dos concursos: uno para los pequeños propietarios y el otro para los demás interesados. Los dueños de predios podrán optar a los incentivos económicos ejecutando alguna de las tres actividades consideradas: de preservación, producción maderera y producción no maderera.

Con ello se pretende poner en valor un recurso nativo que no estaba siendo aprovechado tanto desde la perspectiva de la conservación de los ecosistemas forestales y de formaciones xerofíticas, como del progreso socio-económico de las comunidades rurales.

La Subsecretaría de Agricultura fue la responsable de convocar una Mesa Forestal Público-Privada, a través de la que se llegó rápidamente a un consenso, tras considerarse sólo las materias concordantes en una Ley Corta. Los temas en que no hubo acuerdo, como la habilitación-sustitución del bosque nativo, quedaron para una ley complementaria.

La Subsecretaria de Agricultura, María Cecilia Leiva, destacó que “desde un principio la Presidenta Michelle Bachelet planteó la necesidad de contar con este marco regulatorio y de fomento para el bosque nativo y por ello, como Subsecretaría, hemos trabajado intensamente hasta alcanzar un acuerdo general”. Al mismo tiempo, la autoridad subrayó que “para Chile, esta ley significa, entre otros aspectos, tener un instrumento para que los pequeños y medianos propietarios puedan hacer conservación y manejo del bosque nativo con una normativa que los apoye para estas actividades”.

La autoridad ministerial puso énfasis también en que este cuerpo legal colabora en la generación de nuevos empleos directos e indirectos dentro del sector, debido a las distintas actividades que se realizarán en el bosque, conforme a Planes de Manejo. Igualmente, señaló que esta impulsará la disponibilidad de nuevos recursos naturales para la generación de bioenergía.

Momento Histórico

Por su parte, Flavia Liberona, coordinadora de la Red Bosque Nativo y directora ejecutiva de Fundación Terram, quien ha impulsado y acompañado el proceso de discusión de esta ley durante los últimos diez años, indicó: “Asistimos a un momento clave para la historia ambiental del país. Si bien sabemos que esta ley no solucionará todos los problemas del bosque nativo, esperamos que sí signifique una importante contribución a su protección y conservación y manejo”.

La ecologista destacó que este cuerpo legal establece la obligación de hacer una autoevaluación de su funcionamiento cada tres años, “lo que permitirá realizar una medición permanente y evitar que se pierda el foco principal de esta ley, que son los pequeños propietarios forestales”.

Entre otros aspectos relevantes, la Ley establece además la creación de un consejo consultivo, el que estará encargado de revisar el reglamento, solicitar estudios y definir las evaluaciones que se hagan a esta ley de bosque. Este consejo estará formado por representantes del mundo académico, organizaciones sociales, empresarios y representantes de gobierno.

Además, se deberá dictar un reglamento en base a estudios científicos para regular la corta de árboles nativos en la proximidad de cursos de agua o en pendientes, aspecto central para prevenir y combatir la erosión, el mantenimiento de los cursos de agua y la desertificación.

El senador Juan Antonio Coloma, presidente de la Comisión de Agricultura y Medio Ambiente de la Cámara Alta, quien jugó un rol fundamental para impulsar la ley en esta última etapa, coincidió en señalar que “asistimos a un día histórico para el bosque nativo”, y agregó que es necesario que “un país invierta en su futuro”, en alusión al sistema de bonificaciones para el manejo y la conservación de bosque.

Desafíos y Temas Pendientes

El proyecto de Ley de Bosque Nativo aprobado ayer recibió un decisivo impulso tras el acuerdo alcanzado en la Mesa Forestal convocada por la Subsecretaría de Agricultura, que en agosto de 2006 consensuó los temas principales incorporados en el actual texto, y logró acuerdo sobre varios temas cruciales, como la definición de bosque nativo y la necesidad de enfocar el proyecto en los pequeños propietarios forestales.

La Directora Ejecutiva de la Corporación Nacional Forestal, Catalina Bau, precisó que, “ahora el desafío es para la CONAF, en cuanto a cumplir con lo que le mandata la Ley y entregar estos incentivos para el manejo sustentable del bosque nativo. Como institución estamos preparados para enfrentar con éxito esta nueva tarea, pues estamos insertos en un proyecto de mejoramiento de la gestión, que acompañará a esta ley”.

Entre los próximos desafíos legislativos relativos al bosque nativo se encuentra la formulación y discusión de una ley para proteger el bosque esclerófilo, un tema crítico en la zona central del país, donde los intereses de los productores frutícolas y de palta incrementan la presión de sustitución.

Además, queda pendiente la creación de un sistema de áreas silvestres protegidas y lo relativo a la reforma de la institucionalidad del sector, especialmente el fortalecimiento de la capacidad de fiscalización de Conaf.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *