Se mantiene querella contra Celco por destrucción del santuario del río Cruces

A tres años del desastre ambiental

por Vladimir Riesco Bahamondes
Abogado.

El martes 15 de mayo, vía correo electrónico, recibí con profunda molestia, notificación de una resolución dictada en el marco de la investigación criminal por infracción a lo dispuesto en los artículos 291 del Código Penal y 136 de la Ley General de Pesca y Acuicultura, en relación con la destrucción del Santuario de la Naturaleza Carlos Anwandter.

Dicha resolución, tiene por desistida la querella presentada en el marco de esta investigación por los empresarios navieros, Sres. Víctor Herrero, Jimmy Davis, José Marín y Gonzalo León, ello a partir de un escrito donde los empresarios señalan que en este procedimiento de investigación no existen antecedentes de los cuales se “desprende responsabilidad de la sociedad (CELCO), ni de sus directores, ejecutivos y trabajadores en los hechos investigados.”

Tal expresión resulta del todo inaceptable, no solo por su absoluta falsedad, sino que por favorecer los mezquinos intereses de Celulosa Arauco y Constitución, al tratar de instalar en la investigación una duda razonable que diluya las contundentes evidencias que establecen la responsabilidad de la referida empresa en la contaminación de las aguas del Río Cruces, así como en la muerte y, migración de los Cisnes de Cuello Negro que allí habitaban.

En efecto, en la carpeta de investigación, obran contundentes informes como el emanado de la Universidad Austral de Chile o de la Policía de Investigaciones, donde se establece la relación entre las operaciones de Celco y la destrucción del santuario, así como abundante prueba documental que permite establecer la existencia de derrames de substancias no incluidas en la resolución de calificación ambiental del proyecto sobre las aguas del Río Cruces.

Aparentemente nos encontramos frente a un intento mas de Celulosa Arauco y Constitución por debilitar a quienes buscamos la reparación del santuario y una ejemplar sanción para los responsables de la contaminación.

Lo lamentable es que esta vez ha sido el gremio de armadores turísticos o al menos una parte de ellos, los que han caído en la tentación del dinero a cambio de negar la verdad y la justicia, personas que en su momento enarbolaron, no se cuan sinceramente, las banderas del movimiento ambiental, para hoy día transformarse en uno mas de quienes han decidido hipotecar el futuro de Valdivia a cambio de una indigna compensación económica.

Los referidos ex querellantes tienen mucho que explicar a la ciudadanía de Valdiviana, en especial a quienes en calidad de voluntarios hemos entregado nuestro tiempo y energía para alcanzar la solución a la crisis del santuario.

No obstante lo anterior y pese a lo sombrío que pudiera parecer el panorama, la investigación continua, actualmente estamos a la espera de un informe final de la Policía de Investigaciones, manteniendo nuestra calidad de querellantes todos los que año 2004 realizamos las primeras presentaciones en la referida investigación criminal

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *