Transantiago contamina 30% más que hace un año

Por aumento de kilómetros recorridos, mejor cobertura y aumento de flota a 6.400 buses

El último reporte oficial arroja que este mes la flota de buses recorrerá un récord de 42,3 millones de kilómetros, 12,4 millones más que en abril de 2007. El nuevo dato supone 407 toneladas de esmog al año por quema de combustible. Casi como las calderas industriales.

A juicio de los expertos, la ecuación es tan simple como directa: mientras más kilómetros recorre un bus, más esmog emite. Y es justamente lo que ha ocurrido en el último año: el aumento de los kilómetros transitados por la flota de buses de Transantiago escaló en un 40% entre abril de 2007 y abril de 2008. En consecuencia, el aporte del plan al humo capitalino es en buena medida proporcional, mitigado en cerca de un 10% por el recambio de 500 micros “enchuladas” del Troncal 5 y la salida de 137 buses pullman que operaban como buses clones.

En rigor, la nueva flota estabilizada en 6.400 buses, más la actualizada malla que mejoró en más del 42% la cobertura con nuevos servicios, extensiones al centro y a poblaciones periféricas, sumará en abril el récord de 42 millones 345 mil kilómetros recorridos por motores que queman petróleo, un millón 300 mil kilómetros más que en marzo pasado y 12,4 millones de kilómetros más que hace exactamente un año.

Dicha cifra eleva los índices de esmog que, por cierto, se mide en gramos de contaminante producido por kilómetro recorrido. Para el caso, según las últimas mediciones técnicas de la Universidad de Chile, un bus Euro III lanza en promedio 0,83 gramos de material particulado (PM10) por kilómetro recorrido, lo que significa que en abril de este año, Transantiago completará al menos 35,1 toneladas de PM10, versus las 25,4 que arrojaba en abril de 2007. Esto, suponiendo que toda la flota fuera Euro III, cosa que hoy no ocurre, por cuanto quedan más de 1.500 buses enchulados.

Proyectando la cifra de abril al total anual para 2008, el cálculo sube hasta unos 491,3 millones de kilómetros recorridos, lo que se traduce en 407 toneladas de PM10, cifra que acerca a Transantiago a los niveles de esmog que botan las calderas industriales pues, según el último estudio de la Universidad Central, éstas producen 440 toneladas anuales por quemar petróleo (si lo hicieran con gas natural, sólo producirían 250 toneladas).

La nueva cifra aleja al plan de transportes de sus mal diseñadas metas originales que, mezclando la progresiva inclusión de tecnología Euro III a una flota total de tan sólo 4.500 buses y una velocidad comercial mayor gracias a las vías exclusivas, pretendía bajar su aporte a la contaminación hasta 94 toneladas al año. Hoy, en cambio, con irreversibles 6.400 buses que no cuentan con la tecnología ecológica más eficiente (filtros) y los corredores segregados para 2014, las 407 toneladas están más cerca de las 647 toneladas que las micros amarillas emitían en 1997.

Solución: filtros

La solución para alcanzar las metas, de acuerdo a opiniones técnicas de las universidades Católica y de Chile, entre otros, pasa por instalar filtros de partículas que reducen entre un 95% y 99% las emisiones de material particulado, incluso a los buses con tecnología Euro III y Euro III avanzado.

En rigor, hoy, sólo 120 micros poseen los filtros, siendo el alto costo de los dispositivos -alrededor de 5 millones de pesos-, el gran impedimento para que los empresarios inviertan una vez que la autoridad cambie de norma que hoy sólo exige filtros para los buses Euro II, que tampoco se cumple.

Pese a que en el Ministerio de Transportes afirman que en 2008 se ha contribuido a la descontaminación con la renovación de parte de la flota de buses, el escenario legal no sufrirá modificaciones, por lo que la recomendada instalación de filtros incluso en las micros Euro III deberá seguir esperando.

Fuente: www.lanacion.cl

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *