#BlackFriday ¿Tiene algo que ver el hiperconsumismo con la violencia ejercida sobre las mujeres?

Black Friday, rebajas, Blue Monday, San Valentín, Navidad… La respuesta es sí, tienen algo que ver.  Y como en Greenpeace rechazamos todo tipo de violencia y trabajamos día a día por un mundo verde y en paz, este 25 de noviembre nos sumamos al “Día de la eliminación de la violencia contra la mujer” resaltando los impactos y efectos que tienen las industrias en la realidad de las mujeres.

En ocasiones, hay relación directa entre el consumo y la violencia, mientras que otras hablamos de las causas estructurales que se esconden detrás.

Aquí te contamos algo más sobre esto para seguir sumando argumentos al necesario cambio del modelo de consumo que nos imponen las grandes marcas a uno que tenga en cuenta los límites del planeta y los derechos humanos de todas las personas.

Violencias directas sobre el cuerpo de las mujeres: explotación laboral

Existen numerosas denuncias e investigaciones que demuestran que las condiciones laborales de quienes sostienen la industria textil violan los derechos humanos. Jornadas de trabajo extenuante, sin apenas descansos o directamente sin ellos, y en ocasiones manipulando tejidos o sustancias tóxicas que tienen efecto directo sobre quienes las manipulan en el proceso de fabricación son las condiciones de trabajo habituales en este sector.

Según la OIT (Organización Internacional del Trabajo), las mujeres representan alrededor del 80 por ciento de la mano de obra del sector de la confección y sus puestos de trabajo están predominantemente situados en el nivel inferior de los sistemas de producción textil. Esto significa, según el PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), que tienen mayores riesgos de lesiones laborales y exposición a productos químicos peligrosos. 

Una investigación de la entidad Public Eye de 2020 demostró que las mujeres que confeccionan en los talleres de donde sale la ropa que vende Shein trabajan una media de 11,5 horas diarias y con graves carencias en seguridad. 

Violencias socioeconómicas

Wang Jinlan, una pescadora de Yanglingang, China, fue diagnosticada con cáncer de mama en 2005 Falleció en abril de 2010, cuatro meses después de que se tomara esta foto. En febrero de 2013, el gobierno chino reconoció por primera vez la existencia de “aldeas del cáncer” vinculadas a la contaminación por productos químicos peligrosos..

 Este estudio de la organización Changing Markets de 2017 muestra cómo la industria de la viscosa está relacionada con el aumento de cánceres y malformaciones congénitas debido a la contaminación de acuíferos y tierras de cultivo. Esta misma investigación constata que marcas como Zara y H&M se abastecen de esta viscosa contaminante.

Las sustancias tóxicas de algunos tejidos no solo afectan de forma directa a quienes los manipulan sino que contaminan el entorno generando situaciones críticas (contaminación de agua y alimentos, enfermedad, precariedad) que en todo el mundo siguen sosteniendo las mujeres.

.

No solo en la fabricación, también en la distribución de productos pueden verse este tipo de violencias. Una investigación del The New York Times de 2021 realizada en centros logísticos de Amazon en EEUU mostró los altos niveles de rotación del personal, los despidos por errores informáticos sin más, la cultura del miedo instalada y la desigualdad racial.

Violencias culturales

El consumismo es el motor del sistema económico. Si no consumes, y sobre todo si no consumes de la manera en que debes consumir, no existes para el sistema. Si no consumes, quedas fuera. Si te quedas fuera, en las reglas del juego actuales, perderás la capacidad de sostener tu vida y la de tu familia o tu red cercana. 

Para que esto funcione de forma eficaz ocurren al menos dos cosas. Por un lado, la homogeneización cultural: todo lo que consumimos sigue un patrón y ese patrón es el que se genera en Occidente. Patrón que además no está exento de representaciones patriarcales y estereotipos sexistas.

La violencia estética en la industria de la moda también está presente haciendo creer a las mujeres que tienen que mantener una belleza normativa socialmente; incentivando así la baja autoestima y no pertenencia dentro lo establecido como “aceptable”

Por otro lado, el mundo se divide en zonas productoras y zonas consumidoras, centros y periferias. Quienes forman parte de las primeras, producen pero no consumen, están por tanto fuera del sistema y sus vidas parece que valiesen menos. Es por eso que pueden violentarse sus cuerpos (especialmente los de las mujeres) y sus entornos sin que apenas pase nada. 

Como parte de estos procesos, la investigación acerca de Shein de 2020 constata que la mayoría de personas trabajadoras -mujeres- de los talleres proceden del medio rural que emigran a la ciudad, abandonando sus entornos y culturas tradicionales. 

 ¿Soluciones?

En un mercado totalmente copado por las grandes marcas y las grandes distribuidoras cada vez tenemos menos margen para consumir de otra manera y no caer en las redes de sus estrategias de greenwashing. La culpabilidad se apodera de nosotras y nosotros y es difícil ver alternativas.

Te animamos en primer lugar a hacer la reflexión acerca de las necesidades reales que tenemos antes de comprar

¿Quién, cómo y dónde se fabrica la ropa de muchas grandes marcas? 

¿Qué hay detrás de la industria textil? 

¿Cuáles son las condiciones de las trabajadoras?

¿Cuáles son los estereotipos de publicidad? (por ejemplo la relación entre electrodomésticos y la mujer)

Después te invitamos a probar algunas de estas propuestas. Reduciendo nuestro consumo a lo que realmente necesitamos, reparando siempre que sea posible, intercambiando las cosas que ya no nos gustan por otras que sí, comprando de segunda mano o comprando local estaremos reduciendo nuestra huella de carbono y, de paso, ahorrando dinero y haciendo amigas. 

La violencia contra la mujer y la relación con el medioambiente

Con mayor frecuencia vemos mujeres ignoradas, minimizadas, silenciadas o aún más; extorsionadas, encarceladas e inclusive asesinadas. Para la mujer, la decisión de proteger la naturaleza y su salud es una forma de manifestarse en contra de la violencia que sufre diariamente.

Según la UICN en su publicación Vínculos entre la violencia de género y el medioambiente se menciona que “el 59% de los encuestados indicó haber observado violencia de género (de violencia sexual, física o psicológica, trata de personas, acoso sexual, coerción sexual, y hasta violaciones en algunos casos, matrimonios infantiles y más) en todo un abanico de cuestiones relacionadas con mujeres defensoras de los derechos humanos ambientales (MDDHA), migrantes y refugiados ambientales”.

.

Las mujeres y niñas son las más afectadas en contextos de pérdida de la biodiversidad, inseguridad alimentaria, pobreza, desplazamientos y la pérdida de conocimientos tradicionales y culturales

La violencia contra la mujer sigue siendo un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo, paz, al igual que el respeto de los derechos humanos de mujeres y niñas. Lo que es más, la promesa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de no dejar que nadie se quede atrás, no podrá cumplirse sin primero poner fin a la violencia contra mujeres y niñas.

En Greenpeace buscamos un futuro donde la justicia social y ambiental se encuentren alineadas con el cumplimiento de los derechos de la mujer y la igualdad de género

Go to Source
Author: Lau Colombo

Pingüinos emperadores ¿al borde de la extinción? Esto pasará si los cambios en el hielo de la Antártida continúan

La ciencia nos permite proyectar escenarios futuros para anticiparnos a problemas y también para trabajar en posibles soluciones. Uno de esos pronósticos fue difundido por la agencia de noticias Reuters y asegura que la población de pingüinos emperadores en la Antártica se reducirá en al menos 1/5 para el año 2.100 a causa del calentamiento global.

Los especialistas anticipan que a medida que se siga afinando el hielo marino sobre el cual estas aves se reproducen, será menos seguro para ellas. Esto repercutirá de manera inmediata en su forma de vida porque al haber muy poco hielo se provocarán olas que terminarían por separar a las colonias en la época de primavera.

La particularidad de este estudio radica en ser el primero que ofrece un panorama de largo plazo enfocado en esta especie de pingüinos, que son un emblema. Al mismo tiempo, el reporte sugiere tomar medidas preventivas de inmediato

Para empezar, se insta a poner a estas aves en la lista de animales en peligro y crear reservas marinas en el Mar de Ross y frente al este de la Antártica -propuestas a las que Rusia se opone-. Si se planea proteger a esta especie antes de que sea tarde, el momento de actuar es ahora.

La situación en Antártida es crítica, Greenpeace alerta desde el lugar

A principios de este año, el equipo a bordo del barco Arctic Sunrise puso en alerta sobre la situación climática en la Antártida, hogar del pingüino emperador y otros seres únicos. La expedición buscaba impulsar un Tratado de Protección de los Océanos en la conferencia de la ONU que finalmente fracasó en marzo pasado

Con o sin tratado, la realidad sigue siendo la misma: las poblaciones de pingüinos son afectadas de manera muy grave por la rapidez del impacto del cambio climático en la Antártida, un ecosistema clave que continúa calentándose a una velocidad alarmante. 

2022 es el año en que el hielo marino antártico alcanzará la extensión más baja registrada por satélite en su historia, según difundió el Centro Nacional de Datos de Hielo Marino. Así, estamos frente a una caída que no tiene precedentes desde que comenzaron las mediciones.

En conclusión, el casquete polar de la Antártida está perdiendo masa tres veces más rápido ahora que en la década de 1990 y contribuye al aumento global del nivel del mar. Los hechos son duros y sabemos que estas noticias pueden generar tanto miedo que se termine por pensar que ya no hay nada para hacer al respecto. 

Sin embargo, todavía estamos a tiempo de cambiar las cosas. Necesitamos preservar los océanos porque de su salud depende también la nuestra y la de todos los seres que viven en él. 

Go to Source
Author: Meri Castro

5 buenas noticias para combatir la eco ansiedad y seguir activando por el planeta

Ser activista en tiempos de crisis climática es transitar un fino equilibrio entre estar al día de los problemas urgentes y celebrar y agradecer los avances y victorias que se van dando en lo cotidiano

Por eso traemos un resumen de buenas noticias de diferentes partes del globo para contrarrestar la eco ansiedad y recargar la reserva de actitud positiva que el año se termina pero la misión de cuidar al planeta continúa. 

Colombia

© Ivan Valencia / Greenpeace

Greenpeace Colombia celebró la ratificación del Acuerdo Escazú, el primer tratado que busca proteger a los defensores ambientales y prevenir conflictos ambientales

Los promotores de este Acuerdo remarcaron que se trata de un paso importante en pos de los derechos humanos y el ambiente. También  insistieron en la necesidad de su rápida implementación y aplicación.

Adoptado en Costa Rica en marzo de 2018, el Acuerdo Escazú incluye medidas para asegurar los derechos a la información pública sobre temas ambientales y a la participación en la toma de decisiones así como de protección de los ambientalistas.

Este es un triunfo para miles de personas y organizaciones que trabajaron durante años en la firma del Acuerdo. En particular desde Colombia se hace un llamado para crear un plan que frene la deforestación y proteja al Amazonas.

Unión Europea

En marzo, activistas de Greenpeace Bélgica treparon por la fachada del Consejo de la Unión Europea para desplegar un contador con la cantidad de hectáreas de bosques que se destruían al mismo tiempo que los ministros de ambiente discutián la ley para frenar la deforestación. © Johanna de Tessières / Greenpeace 

El Parlamento Europeo votó a favor de la regulación que exige a las compañías que comercian con la Unión Europea que sus productos no provengan de tierras degradadas o deforestadas, y que verifiquen que en su producción se hayan respetado los derechos humanos y de los pueblos originarios. 

La lista inicial incluía ganado, cacao, café, aceite de palma, soja y madera y se ha extendido a cueros animales, ovejas, cabras, aves de corral, maíz, caucho, carbón vegetal e impresiones en papel.

Esto es importante porque según un informe de WWF, la Unión Europea es responsable de 17% de la deforestación tropical a través de la compra de commodities como carne, caucho, aceite de palma y soja. 

Australia

Activistas de Greenpeace Australia Pacific en Sydney durante una protesta pacífica exigiendo acción climática por parte del gobierno. © Renata Aldana / Greenpeace 

En una victoria histórica para la justicia climática, el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas encontró al gobierno de Australia responsable de no proteger de los impactos del cambio climático a los pobladores de las Islas del estrecho de Torres

La denuncia se realizó en 2019 y fue la primera acción legal presentada por habitantes vulnerables de islas bajas contra un estado nación. Ahora sienta un gran precedente para luchas similares, ¡otra gran noticia para compartir! 

Rusia

Incendios forestales en Siberia. © Julia Petrenko / Greenpeace 

Un sin sentido que empieza revertirse en Rusia también debe ser festejado. En este país gigante existen áreas de bosques llamadas “zonas de control” en las que se permite que los incendios sigan su curso sin intervención porque se las considera inaccesibles o porque no es económicamente viable extinguir el fuego. A estas Solo se las monitorea a través de satélites.

En octubre, el gobierno anunció nuevas regulaciones para esta zonas lo que logrará que solo quede entre 25-30% de la superficie bajo esta normativa. Es decir que 2 millones de kilómetros cuadrados serán protegidos de los incendios a partir de marzo de 2023.  

Aotearoa Nueva Zelanda 

Greenpeace Aotearoa pidiendo al gobierno que prohíba botellas de plástico de un solo uso e incentive alternativas reutilizables y recargables. © Dave Lintott / Greenpeace

El gobierno de Nueva Zelanda anunció que ya no se producirá ni venderá todo un rango de plásticos de un solo uso, medida que se irá ampliando. 

Greenpeace Aotearoa viene reclamando una estrategia nacional para eliminar los plásticos de un solo uso hace tiempo y celebra este paso adelante.

Go to Source
Author: Meri Castro

Greenpeace interpone denuncia contra salmonera que opera al interior del Parque Nacional Laguna de San Rafael

23 de Noviembre de 2022.- Greenpeace interpuso una denuncia ante la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), contra la empresa Cooke Aquaculture “dado que en su actual ciclo productivo la salmonera canadiense sembró una cantidad de peces mayor a lo dispuesto en su proyecto técnico llamado “Huillines 3”, esto sin evaluación ambiental, eludiendo por tanto al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA)”, explicaron desde la organización ambientalista. 

Cooke Aquaculture es una empresa canadiense que tiene 22 concesiones salmoneras en la Región de Aysén, de las cuales 19 están en operación. Cuatro se encuentran al interior del Parque Nacional Laguna San Rafael (Estero Cupquelan): Huillines 2, Huillines 3, Punta Garrao y Bahía Exploradores. Los tres primeros centros son investigados desde abril de 2021 por la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) por sus anteriores ciclos productivos, en un proceso sancionatorio donde ya formuló cargos. 

“Los Centro de Engorda de Salmones (CES) Huillines 2 y 3 se encuentran operando fuera del área de concesión, además de que habrían modificado sus proyectos originales para producir más y en el caso del CES Punta Garrao también estaría produciendo más de lo autorizado. En consecuencia, los tres centros han estado eludiendo el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Lo que debe ocurrir es que la autoridad, SMA en este caso, clausure estos centros por sus ilegalidades y no los relocalicen”,  explicó Silvana Espinosa, Geógrafa de Greenpeace. 

“Actualmente, el CES Hullines 3 está ejecutando su último ciclo productivo sin evaluación ambiental. Esta empresa, de acuerdo a su Proyecto Técnico, tiene una producción máxima autorizada de 125 toneladas por ciclo. Pero el pasado 3 de agosto recibió autorización de Subpesca para sembrar 617.756 peces, equivalente a 2.363 toneladas. “Es decir, 2.238 toneladas más de lo autorizado en su proyecto, gracias a que se acoge a normas que permiten estas distorsiones, como la “reducción de siembra”. Pese a ello, la empresa está obligada a ingresar al SEIA y evaluar sus impactos, cuando esto implique un aumento de más de 35 toneladas, algo que el centro de Cooke supera con creces” señalan desde Greenpeace. 

En otros escenarios técnicos como este, la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) ha explicado que existe una relación directa entre el volumen de producción y la situación aeróbica, y por ende la vida marina del fondo en que se depositan los sedimentos provenientes del centro de cultivo. De este modo, al presentar una producción mayor a la permitida, se genera en la zona donde se emplaza el CES, una carga ambiental, que implica un mayor nivel de impacto y riesgo ambiental, en razón del aumento de los aportes de materia orgánica e inorgánica en los sedimentos que facilitan los procesos anaeróbicos, dispersión en el agua, precipitación de sedimentos y una disminución del oxígeno disuelto en la columna de agua.

“Esto es especialmente grave en áreas protegidas como un Parque Nacional, que es la máxima categoría de protección legal y donde el ente legislador ha puesto especial énfasis en su objetivo de protección y conservación. Es por ello que desde Greenpeace presentamos una denuncia frente a la SMA, porque nos parece inaceptable que las empresas actúen al margen de la ley, afectando libremente la salud de nuestros ecosistemas”, enfatizó Espinosa. 

Go to Source
Author: Melissa Jure

“Nunca había visto un pez así” ¿Cómo llegaron salmones al Río Paraná en Argentina y por qué no deben estar allí?

Estaba con mi hermano en la lancha y veo una pieza enorme, de unos 12 kilos. Me di cuenta que era un salmón porque otro muchacho había sacado uno igual hacía unos días y yo había visto las fotos. Nunca había visto un pez as. Era muy pesado, macizo, con dientes visibles y un tipo de escama que llama la atención”.

Ese es el relato de Emiliano, un pescador que vive en Fighiera, al sur de Santa Fé, Argentina. El martes pasado detectó en sus redes un pez muy grande que nunca había visto en las calidas aguas del río Paraná: un salmón.

Los salmones provienen de países del hemisferio norte como Noruega. Por este motivo, fueron introducidos de manera artificial en nuestro continente y diferentes empresas los crían para cosecharlos (sacarlos del agua) y comercializarlos. En este caso se trataría en principio de un salmón chinook, una de estas especies introducida en la Patagonia chilena con fines comerciales hace décadas.

Los salmones crecen hacinados en enormes jaulas bajo el mar que funcionan como granjas que los “engordan”. Al no ser peces de la Patagonia, desarrollan gran cantidad de enfermedades y para que puedan subsistir les dan químicos y antibióticos. Como referencia, una misma compañía utiliza hasta 700 veces más antibióticos sobre un salmón en Chile de lo que usaría para el mismo salmón en Noruega.

Pero ¿Cómo llegaron salmones hasta Santa Fé?¿Qué genera la industria del salmón?

Hay que destacar que como estos salmones son especies introducidas de forma artificial, no poseen depredadores naturales. Son animales carnívoros y las poblaciones de especies nativas bajan al ser depredadas por los salmones ya que compiten por el espacio y la alimentación e incluso devoran a los peces de la zona.

Todos los años hay evidencias sobre la incompatibilidad de la salmonicultura con el clima, los ecosistemas marinos y los legítimos usos de las comunidades locales e indígenas, que se ven profundamente afectadas también.

En Chile (segundo productor de salmones a nivel mundial) cada vez impacta más la recurrente seguidilla de desastres ambientales provocados por la actividad de la industria salmonera: derrames, hundimientos, mortalidades masivas y proliferación de zonas muertas (anoxia) y escapes masivos de salmones.

En 2016, el gobierno chileno violó la legislación nacional e internacional y autorizó el vertido de 5 mil toneladas de salmones en estado de descomposición al mar (sin estudios previos ni evaluaciones de riesgo). Esto desencadenó una de las crisis sociales y ambientales más graves la historia de nuestro país. El mar de Chiloé fue un vertedero en el momento justo en el cual se daban las condiciones perfectas para el desarrollo de la marea roja. Los pescadores y mariscadores perdieron su trabajo, los comerciantes no tenían qué vender, el océano quedó contaminado y cientos de especies murieron (peces, aves y mamíferos). Y todo podría haberse evitado.

¿Cómo evitar los peligros de la salmonicultura?

El 30 de junio de 2021 fue un día histórico para Argentina. La Legislatura de Tierra del Fuego aprobó de forma unánime la ley que prohíbe la instalación de cualquier tipo de cultivo y producción de salmones en cautiverio en las aguas marinas y de lagos de la provincia. De esta manera, se convirtió en el primer país del mundo que elige proteger sus ecosistemas diciendo No a la salmonicultura antes de que empiece a funcionar en su territorio, logrando evitar el desastre ambiental que pudo haber provocado la salmonicultura en el Canal de Beagle. Fue un gran triunfo de la ciudadanía y las organizaciones civiles y ambientales que se opusieron a la salmonicultura .

.

Mientras tanto, la Patagonia chilena hoy está amenazada por la presencia de la salmonicultura intensiva . Áreas de aguas prístinas y de gran biodiversidad son destruidas por esta industria que busca ampliar sus centros de cultivo en estas áreas.

Existen 133 concesiones aprobadas en toda la Región de Magallanes y 87 en trámite. De éstas,  68 concesiones aprobadas y 66 en trámite, están en la Reserva Nacional Kawésqar 

Las autoridades comprobaron que la empresa Nova Austral que opera dentro del Parque Nacional Alberto de Agostini y que quiere mover sus operaciones a la Reserva Nacional Kawésqar,  falsificó cifras de mortalidades de salmones, alteró los fondos marinos para esconder la contaminación y obtuvo ganancias ilícitas por 3.700 millones de pesos al sobreproducir y con ello, dejar al fondo marino sin vida. 

Entre los años 2010 y 2020 hubo una moratoria que prohibía la aprobación de nuevos proyectos de salmonicultura en las Regiones de los Lagos y Aysén. Sin embargo la producción creció en más de 100.000 toneladas en ambas regiones.

En la Región de Magallanes la misma moratoria estuvo vigente entre 2010 y 2015 y luego se dictó un decreto vigente hasta hoy que no permite el ingreso de nuevas solicitudes de concesiones de salmonicultura, sin embargo, entre 2010 y 2020 la producción de salmones en la región creció 10 veces , pasando de producir 9.828  (SERNAPESCA 2019 ) toneladas en 2011 a  180.479 toneladas en 2020 (SERNAPESCA 2021 )

Más de 400 concesiones de salmonicultura se encuentran dentro de áreas protegidas y en algunas de ellas han provocado la destrucción completa de ecosistemas

Por ello, desde Greenpeace iniciamos una campaña para exigir al gobierno que incluya las aguas de la Reserva Nacional Kawésqar dentro del Parque Nacional. Es el único parque nacional del país que no incluye el mar.

Mar y tierra en los fiordos y canales patagónicos son un conjunto inseparable, ya que dependen el uno del otro, y fueron separados por la codicia de una industria contaminante y que ya ha destruido numerosos ecosistemas en la Patagonia, llevando a la muerte a distintas especies y a los fondos marinos. Aún estamos a tiempo de frenar este absurdo. 

¿Qué estamos pidiendo en específico?

  • Que las aguas de la actual Reserva Nacional Kawésqar sean incluidas dentro del Parque Nacional Kawésqar.
  • Que ningún proyecto de salmonicultura más, sea aprobado en la actual Reserva Nacional Kawésqar
  • Freno inmediato a la expansión de la industria en la Patagonia chilena 

Es nuestro deber prohibir la instalación de la salmonicultura en la Reserva Nacional Kawésqar a través de su inclusión dentro del Parque Nacional Kawésqar y la detención de los proyectos que hoy quieren seguir avanzando. 

Go to Source
Author: Lau Colombo

A %d blogueros les gusta esto: