Archive for Ártico

Menos hielo y más hambre: el cambio climático suma una nueva amenaza a los osos polares

El derretimiento de los hielos marinos del Ártico afecta la dieta de muchos osos polares que ya están pasando hambre, reveló un nuevo estudio científico.

La especie icónica del Ártico suele alimentarse de focas anilladas que cazan en los témpanos que flotan mar adentro. Sin embargo, a medida que el hielo se derrite, en este mundo cada vez más caliente, esto ya no es posible. 

Una madre osa polar y su cría en el hielo marino, al norte de Svalbard.

En cambio, muchos osos tienen que pasar más tiempo en la costa, alimentándose apenas de huevos de aves, pasto y frutos del bosque. Esto lleva a que bajen rápido de peso y aumenta el riesgo de muerte.

En la historia reciente, la caza ilegal fue la primera amenaza que enfrentaron los osos polares. La actividad hizo que, para la década de 1980, el número de su población se desplome. 

Con la implementación de nueva protección legal, se logró que esta tendencia se revierta y la cantidad de osos fuera en aumento. Para entonces, las crecientes temperaturas globales comenzaron a ser el nuevo peligro

Es que los mares helados del Ártico son claves para la vida de estos animales. Desde las plataformas de hielo cazan a las focas anilladas que les aportan gran cantidad de grasas.

Pero con el cambio climático, grandes zonas se quedan sin hielo durante los meses más cálidos y esto complica su supervivencia. Por ejemplo, en Manitoba Occidental, donde el estudio en cuestión se llevó a cabo, los períodos sin hielo se triplicaron entre los años 1979 y 2015.

El archipiélago Svalbard

¿Cómo fue la investigación y a qué conclusión llegó?

Para entender cómo los osos sobreviven a la desaparición del hielo, los investigadores siguieron las actividades de 20 individuos durante los meses de verano por un período de tres años. Les tomaron muestras de sangre, los pesaron y les colocaron collares con cámara y GPS.

De esta manera, pudieron grabar sus movimientos, actividades y registrar sus comidas. Así descubrieron que en los meses sin hielo, los osos buscaron estrategias para sobrevivir, descansando y buscando cómo conservar su energía. 

Encontraron que la mayoría se alimentó de vegetación y bayas o nadó para ver si encontraba qué comer. La mala noticia es que estas técnicas fueron poco exitosas porque 19 de los 20 osos del estudio perdieron masa corporal, algunos más del 11%. En promedio bajaron 1 kilo por día

La investigación abre la pregunta sobre la capacidad de adaptación de la especie frente a esta nueva realidad generada por el cambio climático. 

Es probable que los osos polares desaparezcan de las áreas donde el hielo marino se pierda en el futuro, pero es difícil determinar cuándo o dónde será”, declaró Jon Aars del Instituto Polar de Noruega y participante del equipo científico a BBC News.


Vista aérea de huellas frescas de osos polares en la nieve en Tempelfjorden, Svalbard.
Vista aérea de huellas frescas de osos polares en la nieve en Tempelfjorden, Svalbard.
Activistas vestidos como osos polares muestran su apoyo a la campaña 'Salvar el Ártico' en una azotea de Helsinki.
Activistas vestidos como osos polares muestran su apoyo a la campaña ‘Salvar el Ártico’ en una azotea de Helsinki.

Como contrapartida, los investigadores estiman que pueden surgir otras regiones donde pueden generarse buenas condiciones en unas décadas para que la especie las habite. 



Participa

¡Tú puedes hacer mucho!


Conoce tus opciones

Fuente: BBC

Go to Source
Author: Meri Castro

El Ártico cada vez menos blanco: nuevo estudio alerta que habrá veranos sin hielo para 2030

Cuando pensamos en el Ártico de inmediato asociamos que hay hielo, mucho hielo. Sin embargo, un nuevo estudio alerta que en apenas 7 años los veranos en esta área puede dejar de tener masa helada por completo

¿Te imaginas parte del Polo Norte sin hielo? Tal vez no haga falta imaginarlo mucho más, porque según un reciente trabajo publicado en la revista Nature entre 2030 y 2050 podremos verlo con nuestros propios ojos. En ese plazo llegará el primer septiembre sin cobertura blanca en esa región del planeta.

Quizás gran parte de quienes están leyendo hayan escuchado esta noticia más de una vez: el planeta se calienta, los polos se derriten. Hace una década podría haber parecido algo lejano e improbable. Hoy ocurre frente a nuestras narices.

No hay dudas: este efecto devastador es provocado por la acción humana. Como dice Seung-Ki Min, coautor del estudio e investigador del Laboratorio de Investigación del Cambio Climático de la Universidad de Pohang, en Corea del Sur, “nuestro estudio confirma que la disminución del hielo marino del Ártico en todos los meses se debe principalmente al aumento de los gases de efecto invernadero inducidos por los humanos”.

La ciencia avisa que el deshielo es inevitable. Es decir que esta será la nueva realidad del Ártico aunque logremos reducir las emisiones. Y sólo será peor si seguimos sin hacer nada. En ese caso, en 2100 la región ártica quedará libre de hielo casi medio año, según las mismas proyecciones.

Como siempre, hay una última esperanza. Según Min, es posible “evitar un Ártico sin hielo en verano si se logra reducir las emisiones de GEI de manera más agresiva, como en la ruta alternativa de calentamiento de 1,5º”.

Sin embargo, la ilusión de revertir esto dura poco cuando se recuerda que ya varios trabajos que indican que este límite de aumento de la temperatura media mundial ya ha sido superado regionalmente y globalmente podría verse rebasado en menos de cinco años.

Recordemos que no se trata sólo de la alteración total de un ecosistema único, con las consecuencias para la vida de animales y vegetales de la zona, sino que según desaparezca el hielo terrestre ártico (el de los glaciares) es probable que suba el nivel del mar y cambien los patrones climáticos del hemisferio norte

Según se caliente el Ártico y retroceda el hielo, los mecanismos de retroalimentación, entre ellos, una menor capacidad de reflexión del hielo (albedo) y la liberación de los peligrosos gases de efecto invernadero de su largo almacenamiento en el permafrost (la capa de suelo permanentemente congelada), provocarán un aumento del cambio climático mundial.

¡Actuemos ahora! Exijamos a los gobiernos y empresas que tomen cartas en el asunto.

Go to Source
Author: Meri Castro

Pingüinos emperadores ¿al borde de la extinción? Esto pasará si los cambios en el hielo de la Antártida continúan

La ciencia nos permite proyectar escenarios futuros para anticiparnos a problemas y también para trabajar en posibles soluciones. Uno de esos pronósticos fue difundido por la agencia de noticias Reuters y asegura que la población de pingüinos emperadores en la Antártica se reducirá en al menos 1/5 para el año 2.100 a causa del calentamiento global.

Los especialistas anticipan que a medida que se siga afinando el hielo marino sobre el cual estas aves se reproducen, será menos seguro para ellas. Esto repercutirá de manera inmediata en su forma de vida porque al haber muy poco hielo se provocarán olas que terminarían por separar a las colonias en la época de primavera.

La particularidad de este estudio radica en ser el primero que ofrece un panorama de largo plazo enfocado en esta especie de pingüinos, que son un emblema. Al mismo tiempo, el reporte sugiere tomar medidas preventivas de inmediato

Para empezar, se insta a poner a estas aves en la lista de animales en peligro y crear reservas marinas en el Mar de Ross y frente al este de la Antártica -propuestas a las que Rusia se opone-. Si se planea proteger a esta especie antes de que sea tarde, el momento de actuar es ahora.

La situación en Antártida es crítica, Greenpeace alerta desde el lugar

A principios de este año, el equipo a bordo del barco Arctic Sunrise puso en alerta sobre la situación climática en la Antártida, hogar del pingüino emperador y otros seres únicos. La expedición buscaba impulsar un Tratado de Protección de los Océanos en la conferencia de la ONU que finalmente fracasó en marzo pasado

Con o sin tratado, la realidad sigue siendo la misma: las poblaciones de pingüinos son afectadas de manera muy grave por la rapidez del impacto del cambio climático en la Antártida, un ecosistema clave que continúa calentándose a una velocidad alarmante. 

2022 es el año en que el hielo marino antártico alcanzará la extensión más baja registrada por satélite en su historia, según difundió el Centro Nacional de Datos de Hielo Marino. Así, estamos frente a una caída que no tiene precedentes desde que comenzaron las mediciones.

En conclusión, el casquete polar de la Antártida está perdiendo masa tres veces más rápido ahora que en la década de 1990 y contribuye al aumento global del nivel del mar. Los hechos son duros y sabemos que estas noticias pueden generar tanto miedo que se termine por pensar que ya no hay nada para hacer al respecto. 

Sin embargo, todavía estamos a tiempo de cambiar las cosas. Necesitamos preservar los océanos porque de su salud depende también la nuestra y la de todos los seres que viven en él. 

Go to Source
Author: Meri Castro