Archive for Bajemos Los Bronces

Sobregiro ecológico 2024:  Chile es el primer país latinoamericano en alcanzarlo

Sobrevuelo Los Bronces Integrados. © Nicole Kramm Caifal / Greenpeace
© Nicole Kramm Caifal / Greenpeace

Es el quinto año consecutivo en el que llegamos al límite entre cantidad de recursos y servicios que provee la naturaleza frente al consumo que realizamos quienes vivimos en el territorio.

De acuerdo con el informe anual dado a conocer por la plataforma Earth Overshoot Day, este 23 de mayo marcó un hito como la fecha límite simbólica en la que Chile llegó a consumir todos los recursos y servicios de la naturaleza que puede regenerar en un año. Chile se convierte así en el primer país latinoamericano en llegar al “sobregiro ecológico” en 2024, situación de déficit medioambiental.

En la práctica, lo que hace Earth Overshoot Day es advertir qué pasaría si el planeta tuviera los parámetros de consumo y contaminación que se observan en cada nación del mundo.  El cálculo de la organización internacional Global Footprint Network revela que si todo el mundo viviera como lo hace el promedio de los chilenos, necesitaríamos 2,5 planetas para sustentarnos.

Desde el año 2020 la “cuenta corriente” de nuestras reservas medioambientales que sirven para hacer frente a la huella contaminante que genera el país quedó en cero. Desde entonces ocupamos una línea de crédito que, en realidad, implica que nuestra forma de consumo contamina más de lo que somos capaces de regenerar.

En vez de mejorar nuestra capacidad de compensar ecológicamente nuestro “gasto“ cada año nuestra cuenta corriente dura menos. No estamos generando ninguna capacidad de ahorro medioambiental.

Para cambiar esta tendencia de tener las cuentas en rojo con nuestro planeta hay que frenar la creciente presión sobre los ecosistemas y dejar de sobreexplotar los recursos naturales. 

El sobregiro ambiental y la crisis climática

© Sebastien Mora / Greenpeace

Recientes estudios sobre cambio climático señalan que la zona central de Chile  podría ser una de las más afectadas en el mundo hacia fines de este siglo. Se espera un aumento de la temperatura de hasta 5°C, especialmente en la cordillera de los Andes y, además, el 90% de los modelos predicen una disminución de las precipitaciones en la zona central de Chile, que podría ser de hasta un 40%.  

Asimismo, las proyecciones indican una reducción en las precipitaciones de aguanieve en los Andes de Chile central, lo que podría provocar menos almacenamiento de agua en forma de nieve y una disminución de la masa de los glaciares. Estos cambios combinados afectarían seriamente la disponibilidad de agua para ciudades, industrias y ecosistemas.

Estamos pidiéndole al suelo, al mar, a los ríos, a los humedales, a los bosques y a los glaciares más de lo que pueden darnos en 365 días. Los estamos sobreexigiendo, presionando y quedando en deuda. Nuestros niveles de consumo de los recursos que nos entrega la Tierra son muy superiores a la capacidad que tiene nuestra naturaleza en Chile de poder regenerarse, por eso el cambio de modelo es urgente para salir de ese triste récord” declara la geógrafa y vocera de Greenpeace, Silvana Espinosa.

Vemos compañías mineras operando junto a los glaciares, en la Cordillera de los Andes, acelerando su destrucción debido a que sus procesos de producción son altamente contaminantes. Al mismo tiempo, presentan con gran publicidad de soluciones de combate al cambio climático, sin hacerse responsables de la catástrofe que ellos mismos están generando”, explica la vocera de la organización ambientalista. 

Sería el caso del proyecto Los Bronces Integrado, que busca ampliar esta mina en la cordillera de los Andes con obras que incluyen una mina subterránea por debajo del Santuario de la Naturaleza  Yerba Loca, De ahí que Greenpeace está llevando a cabo su campañaSubamos la Voz, bajemos Los Bronces”, cuyo objetivo es evitar que la ampliación de este proyecto se ejecute, entre otras cosas, por el daño que podría provocar sobre el gato andino y la biodiversidad de la cordillera.



Los Bronces

El proyecto minero Los Bronces Integrado pone en riesgo las reservas de agua de toda la Región. Dile ¡No!


Involúcrate

Go to Source
Author: Lau Colombo

Por primera vez cámaras trampa registran presencia del gato andino en Santuario de la Naturaleza Yerba Loca

Gato Andino. Crédito: Antonio Núñez Lemos

Esta especie, que se encuentra en peligro de extinción, se conoce como el “Fantasma de Los Andes” por lo difícil que se hacen sus avistamientos. El hallazgo fue posible gracias al trabajo colaborativo entre la Alianza Gato Andino (AGA) y Greenpeace Chile y sus imágenes se hicieron públicas en el marco del Día Mundial de la Biodiversidad 

23 de mayo, 2024. El gato andino, cuyo nombre científico es Leopardus jacobita, es un felino que habita en los Andes de Argentina, Bolivia, Chile y Perú, además de la zona norte de la patagonia argentina. Se le conoce como el “Fantasma de los Andes” por lo difícil que es de observar, debido a sus hábitos nocturnos y porque prefiere lugares poco accesibles para habitar: montañas rocosas de gran altura, como las que ofrece nuestra cordillera. También, porque está  en peligro de extinción, su población se estima en apenas 1.400 individuos adultos.

AGA / Greenpeace

En Chile, por mucho tiempo se creyó que en la zona central sus poblaciones se encontraban extintas y que su hábitat se limitaba a las regiones del norte -entre Arica y Parinacota, y Antofagasta-. Sin embargo, desde 2014 a la fecha hay registros (aunque escasos) que lo ubican hacia el centro del país, específicamente entre Farellones en la Región Metropolitana y la Región del Maule. En lo más reciente, cámaras trampa instaladas por la Alianza Gato Andino (AGA) y Greenpeace Chile, capturaron imágenes de la especie en Lo Barnechea, específicamente en Yerba Loca, en un hallazgo que se considera inédito: por primera vez en la historia hay imágenes que sitúan al gato andino en este santuario de la naturaleza. Las mismas se dieron a conocer esta semana, en el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Diversidad Biológica. 

Bernardo Segura, miembro de AGA y magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza, declara que las cámaras fueron puestas en este lugar, “porque teníamos sospechas de que la especie habitaba en el área, ya que el ambiente del santuario, por sus roqueríos similares a los de nuestros registros anteriores, parecían favorables para detectar su presencia. Además, porque el sitio cuenta con abundancia de presas, como las vizcachas, su alimento favorito”, relata.

AGA / Greenpeace

Sobre la imagen, Dominique Charlin, vocera de Greenpeace Chile y especialista en biodiversidad, detalla que “nos entrega información clara: es un macho grande y, aparentemente, en  buen estado de salud. Se trata de un registro de tremenda relevancia, pues nos permite, por una parte, conocer más sobre la naturaleza y hábitos del felino en la zona central y, por otra, porque nos obliga a generar más y mejores condiciones para asegurar su sobrevivencia en el sector”.

Los recientes estudios del gato andino en la zona central, realizados por Bernardo Segura, entregan algunos datos sobre su comportamiento. Por ejemplo que no defeca en letrinas, a diferencia de sus pares del norte. “Esta característica dificulta aún más su rastreo, ya que estos desechos indican su posible presencia”, agrega Charlin.

Una especie altamente vulnerable

Dominique Charlin, de Greenpeace, explica que el gato andino tiene un rol ecosistémico clave al ser “un depredador irremplazable, es decir, que regula la población de las especies de las que se alimenta, por lo que si deja de existir, se podrían generar desequilibrios en los entornos de las comunidades en las que habita”. Además, al estar en peligro de extinción, según la “Lista Roja” de la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), “la pérdida de cualquier individuo en edad reproductiva puede afectar directamente a las poblaciones locales de gatos andinos”.

Una de las amenazas contra el gato andino viene de la actividad minera, que “puede fragmentar las áreas donde habita, aislando las poblaciones existentes”, dice Bernardo Segura.

Sería el caso del proyecto Los Bronces Integrado, que busca ampliar esta mina en la cordillera de los Andes con obras que incluyen una mina subterránea por debajo del Santuario de la Naturaleza  Yerba Loca, “justo donde ocurrió este descubrimiento”, destaca Charlin. De ahí que Greenpeace está llevando a cabo su campaña “Subamos la Voz, bajemos Los Bronces”, cuyo objetivo es evitar que la ampliación de este proyecto se ejecute, entre otras cosas, por el daño que podría provocar sobre el gato andino y la biodiversidad de la cordillera. Más información en https://bajemoslosbronces.cl/

“Inicialmente, en su estudio de evaluación de impacto ambiental este proyecto no incluyó al gato andino, subestimando los efectos sobre la especie. La empresa lo sumó más tarde al trámite, pero lo hicieron de  forma incorrecta (usando otra categoría de conservación), lo que evidencia que la evaluación no se hizo de forma adecuada y que se actuó con falta de responsabilidad con la biodiversidad del sector”, asevera la especialista. 

Ambas organizaciones continúan los estudios respecto a la especie, gracias a la colaboración de la administración del Santuario de Yerba Loca, “por lo que esperamos contar con nuevos registros en el futuro que nos ayuden a ampliar el conocimiento sobre la especie y, con ello, tener más y mejores herramientas para protegerla”, comenta Charlin.



Los Bronces

El proyecto minero Los Bronces Integrado pone en riesgo las reservas de agua de toda la Región. Dile ¡No!


Involúcrate

Go to Source
Author: Prensa Chile

En el Día de la Biodiversidad: ¿Sabes para qué sirven las cámaras trampa?

Greenpeace, junto a la Alianza Gato Andino (AGA), instalaron 15 de estos artefactos en el Santuario de la Naturaleza de Yerba Loca. La herramienta sirve para estudiar y hacer hallazgos de especies, sin alterar su hábitat natural y el objetivo, en este caso, es detectar la presencia de biodiversidad que requiera conservación.

El 22 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Biodiversidad y, a propósito de esta fecha, un punto a destacar es que Chile fue recientemente reconocido como el país con la mayor red pública de monitoreo con cámaras trampas, del mundo. En paralelo, Greenpeace y la Alianza Gato Andino, dieron a conocer que instalaron 15 de estos artefactos en el Santuario de la Naturaleza de Yerba Loca, con la finalidad de detectar especies que requieran conservación. Pero, antes de hablar de los usos que se le dan en nuestro territorio, vale explicar qué es y para qué sirve esta valiosa herramienta.

De la estrategia militar a la naturaleza

Las cámaras trampa tienen su origen en la inteligencia militar, ya que se camuflan en la naturaleza y sirven para hacer observaciones encubiertas, en imágenes y video. Esta misma característica derivó en que su uso, luego, se extendiera al estudio de las especies en estado silvestre. “Previo a esta tecnología, el estudio de las especies en su hábitat natural se hacía de manera presencial, lo que podía provocar disturbios en el entorno o  perturbar el comportamiento de los individuos. Con estos artefactos, en cambio, podemos mirar a los animales en estado tranquilo, siguiendo sus rutinas de manera habitual, a horarios nocturnos o en zonas de muy difícil acceso para el ser humano”, explica Dominique Charlin, especialista en biodiversidad y vocera de Greenpeace.

Sobre las cámaras trampa, en tanto, se trata de unos artefactos rectangulares, similares a un ladrillo en forma y tamaño. Cuentan con un lente de captura, para fotografías y videos, que se activa mediante la detección de movimiento; pueden realizar tomas nocturnas y funcionan con luz infrarroja, que no altera el comportamiento de los animales. Además, toleran todas las inclemencias del clima como lluvia, nieve o altas temperaturas.

Cámaras trampa en Yerba Loca

Greenpeace y AGA acaban de informar que instalaron cámaras trampa en el Santuario de la Naturaleza de Yerba Loca, con el objetivo de detectar en la zona especies como pumas, lagarto leopardos, matuastos de darwin y gato andino (este último en peligro de extinción), entre otras, las que podrían estar bajo amenazas antrópicas, por la potencial acción de la industria minera en la zona. Parte de este proceso se registró en el documental “Por Aquí NO” de la organización ambiental, que acaba de liberar su tercer capítulo sobre Biodiversidad, disponible en su canal de Youtube

“Nuestro objetivo es hacer un estudio de la biodiversidad. Realizar un catastro de las especies que habitan en el lugar, su comportamiento y su forma de vida y entregar esta información a la ciudadanía en general, para que conozca la riqueza que existe en nuestra cordillera, sobre todo en esta zona tan cerca de Santiago.

Además, para que este conocimiento sea un llamado a las autoridades a mejorar sus esfuerzos de conservación, sobre todo en Yerba Loca, que es el santuario más grande de la región y que alberga ecosistemas muy poco representados en las áreas protegidas de nuestro país,  como por ejemplo, el bosque esclerófilo”, dice. Además, advierte que el santuario se encuentra amenazado “si se lleva a cabo el proyecto Los Bronces Integrado, que considera entre sus obras construir una mina subterránea de 114 hectáreas, que pasaría por debajo de este lugar y que podría afectar toda su biodiversidad”.

Por esta razón, Greenpeace está llevando a cabo su campaña “Subamos la Voz, Bajemos Los Bronces”, que busca  que, mediante la presión ciudadana, la expansión de este proyecto no se lleve a cabo. 



Los Bronces

El proyecto minero Los Bronces Integrado pone en riesgo las reservas de agua de toda la Región. Dile ¡No!


Involúcrate

Go to Source
Author: Prensa Chile

¿Lo sabías? En la Región Metropolitana existen más de 1.200 glaciares

Sobrevuelo Andina y Los Bronces. Foto: Greenpeace
  • Están ubicados en la precordillera y la cordillera de Los Andes, y algunos de ellos son accesibles a través de rutas de trekking. 
  • Aunque en apariencia mantienen sus reservas de agua, se están derritiendo de forma acelerada, tal como revela el último capítulo del documental de Greenpeace “Por Aquí No”. Esta situación se podría agravar con la expansión de la minería de montaña.

15 de mayo, 2024. Esta semana, las noticias del mundo informaron que Venezuela perdió el último de sus glaciares. En total tenía 6 y todos se derritieron en un plazo de menos de 13 años. Según The Guardian, no es el único país en situación crítica: Indonesia, México y Eslovenia están a punto de correr el mismo destino.  

En paralelo, Chile vive una realidad que se podría considerar de “riqueza glaciar”. Según la última actualización del Inventario Público de Glaciares (IPG), a cargo de la Dirección General de Aguas, se han catastrado más 26 mil de estos gigantes de hielo en el territorio nacional, más de 1.200 de ellos ubicados en la Región Metropolitana.

A pesar de esta aparente abundancia, los glaciares chilenos están en grave peligro de supervivencia. Así lo revela el segundo capítulo de “Por Aquí No”, la serie de documentales de Greenpeace, que se acaba de estrenar en su canal de Youtube.

La principal amenaza, afirma Matías Asun, Director de la organización en Chile, es la expansión de la minería en la montaña. “A modo de ejemplo, un estudio del año 2022 determinó que la actividad minera era la responsable del 82% del derretimiento del glaciar Olivares Alpha, ubicado a 7 km de Los Bronces, en la Región Metropolitana. En un plazo de apenas 10 años”, ejemplifica. “Esto ocurre por las emisiones de material particulado y carbono negro, que se adhieren a las paredes del bloque de hielo y reducen su capacidad para reflejar el calor”, explica.

Cordillera Zona Central Chile. Foto Matías Romagosa / Greenpeace

El vocero de la organización destaca que “los glaciares son nuestras reservas de agua. En época estival su aporte al caudal de los ríos de la zona central es del 60% mientras que en épocas de sequía, esta cifra puede ser del 67%. Si se derriten por intervención humana, estamos alterando su ciclo natural, perjudicando toda su riqueza y afectando el agua del futuro, de la cual dependemos no solos nosotros, sino que toda la naturaleza”, agrega.

Nueva campaña de Greenpeace

La emisión de este nuevo capítulo de “Por Aquí No” se enmarca dentro de la nueva campaña de Greenpeace, “Subamos la Voz, bajemos Los Bronces”. Su objetivo es detener la expansión de esta mina en la cordillera de Los Andes, a través de su proyecto Los Bronces Integrado, cuyas obras consideran ampliar el rajo en 124 hectáreas (hoy tiene 400) y la construcción de una mina subterránea de 114 hectáreas. Más información en bajemoslosbronces.cl

El documental se divide en 6 capítulos que cuentan los impactos con los que este proyecto amenaza nuestras reservas de agua, glaciares, aire, biodiversidad y el impacto en las comunidades y el futuro de la ciudad de Santiago. De éstos, ya se emitieron los dos primeros y los siguientes estarán disponibles todos los miércoles en el canal de Youtube de Greenpeace Chile.

Ruta de trekking a La Paloma

Glaciar La Paloma, ubicado en Yerba Loca

“Es importante recordar el valor de la cordillera de Los Andes. La mayoría de los santiaguinos desconoce que, a pocos kilómetros de la ciudad, tenemos una gran riqueza glaciar. Y que muchos de ellos están disponibles para conocer en rutas a pie. Uno de ellos es el glaciar La Paloma, ubicado en Yerba Loca, dentro del área donde se quiere construir este proyecto”, comenta Asun.

Para visitar el glaciar La Paloma, los visitantes deben ingresar al Santuario de la Naturaleza Yerba Loca, ubicado en la curva 15 del camino a Farellones (el mismo que se toma para subir a los centros de ski). La ruta se extiende por 14 kilómetros, que requieren de dos días, por lo que hay que llevar artículos para acampar. También se pueden hacer jornadas por un día, hasta el sector Las Cascadas. La mejor temporada para esta ruta es de octubre a mayo, previa confirmación de la disponibilidad de la ruta y chequeo de condiciones meteorológicas, recomienda el sitio de senderismo Andeshanbook.



Los Bronces

El proyecto minero Los Bronces Integrado pone en riesgo las reservas de agua de toda la Región. Dile ¡No!


Involúcrate

Go to Source
Author: Prensa Chile

¿Chao glaciares? Así afecta la minería a nuestras reservas de agua

El proyecto minero, llamado Los Bronces Integrado, opera a sólo 50 km de Santiago, sobre una delicada zona cordillerana para extraer cobre y molibdeno., el cual busca ampliará el rajo existente en direcciones este y oeste. Pero, hay que decirlo, esta actividad no estará exenta de impactos ambientales. Un claro ejemplo es que pone en peligro a los glaciares que coronan las cimas montañosas que vemos desde la ciudad capital y, por ende, a nuestro suministro de agua dulce

Sobrevuelo Los Bronces Integrados © Nicole Kramm Caifal / Greenpeace

¿Cómo impacta la minería en los glaciares?

Nuestro país es montañoso y eso hace que el 70% de la población tome su agua de vertientes alimentadas desde las zonas cordilleranas. Es aquí donde los glaciares juegan un rol relevante. En años secos, actúan como amortiguadores estacionales del caudal de los ríos. De hecho, en las últimas décadas y en especial con la mega sequía que lleva 14 años, su contribución hidrológica ha aumentado de manera sustancial.

Así de importante son estas grandes masas de hielo que se acumulan en zonas elevadas. Sin embargo,la minería las pone en riesgo. ¿De qué manera? 

> Al remover tierra y rocas para extraer minerales, se afecta la estabilidad glaciar y toda su dinámica. Como consecuencia, se perjudica también la estabilidad de los ecosistemas aguas abajo que dependen de ellos. 

> La minería de rajo abierto emite polvo, que al posarse sobre los glaciares reduce su capacidad para reflejar la luz solar (albedo), aumentando la temperatura y acelerando su derretimiento.

> Además, entre otras partículas, emite carbono negro  proveniente de la combustión incompleta de combustibles con carbono, el cual es un contaminante que afecta a la salud de las personas y los ecosistemas. Estas acciones, incluida la depositación de residuos mineros en glaciares, generan impactos ambientales a corto y largo plazo.

> El material estéril (como los residuos mineros) que queda depositado en la zona contamina el agua, degrada el permafrost y genera inestabilidad (completa o parcial) del glaciar, entre otros efectos negativos.

La minería pone en jaque el alto valor ecológico de los glaciares, a lo que hay que sumar además, los efectos del cambio climático. El resultado es la pérdida de masa glaciar lo que desata un efecto en cadena, que impacta a todos quienes dependemos de su estado de conservación. 

Barrick Gold Mining Action in Chile. © Patricio Miranda / Greenpeace

¿Cómo impacta en el agua?

En Chile tenemos un triste título: estamos entre los 20 países con mayor riesgo hídrico y somos el único de América en figurar en este ranking global, según el Instituto de Recursos Mundiales WRI.

Activistas de Greenpeace se colgaron sobre el puente Nueva Tobalaba y desplegaron un cartel de 25 metros sobre el río Mapocho con el mensaje: “Más minería en glaciares, menos agua para Santiago”.

La mega sequía y el intenso consumo de agua derivó en el estrés hídrico en la mayoría de las cuencas desde Coquimbo hasta el Maule, alcanzando niveles que van desde altos hasta extremos. A esto se suma, que este año se pronostica la existencia del Fenómeno de La Niña, el cual se caracteriza por la probabilidad de que  las precipitaciones disminuyan. 

En un contexto tan sensible, debemos pensar muy bien si es conveniente permitir que un proyecto minero como el de Los Bronces Integrado tenga la potencialidad de ocupar el agua equivalente al consumo diario de agua promedio de más de 600.000 personas (similar a la población combinada de las ciudades de Viña del Mar y Valparaíso). 

Además, no hay que perder de vista que la extracción de minerales, en proyectos de gran envergadura como este, tienen asociados los riesgos de producir contaminación del agua con sustancias como metales pesados y productos químicos empleados en los procesos mineros.

Si consideramos que hacia el futuro se proyectan reducciones en la precipitación de alrededor del 40% en la zona central y una disminución en la capacidad de retención de nieve en la Cordillera de los Andes, entonces es clave entender que el futuro del agua en Chile depende de la adopción de medidas urgentes y sostenibles para enfrentar la escasez hídrica, buscando proteger a nuestra naturaleza.

Por todo esto, es urgente que trabajemos para lograr su protección.



Los Bronces

El proyecto minero Los Bronces Integrado pone en riesgo las reservas de agua de toda la Región. Dile ¡No!


Involúcrate

Go to Source
Author: Meri Castro