Archive for Biodiversidad

5 formas en las que puedes ayudar a salvar al planeta

La actriz Jane Fonda es una leyenda de la época dorada del cine estadounidense quien además, desde hace décadas, es conocida por su compromiso con la defensa de nuestro planeta. 

¡Jane Fonda está de regreso en las calles con “Fire Drill Fridays” para una manifestación en persona en DC!

Días atrás, en un evento, le preguntaron a Fonda qué mensaje quiere dar a las nuevas generaciones en este contexto de crisis climática. Su respuesta, basada en una frase de la activista sueca Greta Thunberg fue: “Todos están buscando la esperanza. Para encontrarla hay que buscar ponerse en acción, una vez que activas, la esperanza vendrá.  Vayan a la acción: conviértanse en activistas, únete a una organización, lucha.”

Tomando sus palabras,pensamos en compartirte estas 5 acciones que podés poner en práctica para multiplicar la esperanza y cuidar a nuestro planeta al mismo tiempo.

Launch of Shoppers Revolt in Supermarkets across UK. © John Cobb / Greenpeace
Reino Unido
Fridays for Future - Global Student Strike in Prague. © Petr Zewlakk Vrabec / Greenpeace
Praga, República Checa

Poner en práctica estas ideas hará que la esperanza se multiplique y que el futuro más verde, justo y feliz que soñamos esté un paso más cerca de transformarse en realidad.

1. RESTAURAR LOS ECOSISTEMAS QUE NOS SUSTENTAN

Parte de la triple crisis planetaria que atravesamos afecta en especial a la biodiversidad. Ecosistemas enteros con la vida silvestre (animales, insectos, plantas) que habita en ellos están en jaque por un clima cada vez más caliente, por el avance de la frontera agropecuaria y por la presión de los proyectos inmobiliarios.
Algunas maneras de ser parte de acciones de regeneración son sumarte a plantaciones de árboles o unirte a grupos de cercanía que recuperen la flora local, así como apoyar y colaborar con organizaciones que rehabiliten a la fauna autóctona para luego reinsertarla en sus hábitats.  
Así como también una buena forma de accionar es sumar tu firma y difundir las campañas que evitan que se destruyan los ecosistemas como las que realizamos desde Greenpeace para exigir que la Laguna de Aculeo sea declarada humedal urbano y proteger las especies y los glaciares de la expansión del proyecto minero Los Bronces Integrado.

TÚ PUEDES AYUDAR A PROTEGER EL HUMEDAL

2. DAR BATALLA A LA CONTAMINACIÓN POR PLÁSTICO

Este es uno de los puntos de los que siempre hablamos porque es un problema que sólo seguirá creciendo año a año si no tomamos cartas en el asunto. En este sentido, cada decisión cuenta:
?Rechazar objetos de un solo uso (como bolsas, cubiertos, vasos, botellas, etc.) 
?Reutilizar lo que ya tengas para estirar la vida útil y evitar generar basura
?Separar los residuos en origen y asegurarte de dejarlos para reciclar
?Pedir por más y mejores políticas que regulen la producción de plástico y potencien su reciclaje. 

3. ALZAR LA VOZ POR EL CAMBIO CLIMÁTICO

Se necesita acción urgente ahora para combatir la emergencia climática y salvaguardar a nuestro planeta. Por eso, no dudes en participar en marchas y campañas para impulsar aquellas causas climáticas y ambientales en las que crees.
Tanto en la calle como a través de convocatorias virtuales, sigamos exigiendo a gobiernos y empresas que se comprometan a implementar políticas efectivas de manera urgente. De lo que hagamos hoy depende la calidad de vida que tengamos en el futuro.

4. PEDIR POR EL DERECHO A RESPIRAR AIRE LIMPIO Y SEGURO

En 2023 casi la mayoría de los países del mundo no lograron cumplir con el estándar de calidad mínima del aire, según informó IQAir, una organización suiza de calidad del aire que recopila datos de más de 30.000 estaciones de monitoreo a nivel global. En este contexto no es de extrañar que este mal moderno genere alrededor de 7 millones de muertes al año. 
Por esta razón, abogar por políticas públicas de aire más limpio es proteger la salud de las personas y el ambiente.

Tu ayuda es fundamental para frenar la expansión del proyecto minero que amenaza el aire, el agua y los glaciares de toda la ciudad de Santiago.
Súmate a las más de 40.000 personas que ya dijeron NO al avance del proyecto minero. ¡Subamos la voz! Bajemos Los Bronces. 

FIRMA AQUÍ

5. PLANTAR ÁRBOLES DE ESPECIES NATIVAS Y AYUDARLOS A CRECER

En un planeta que pierde cobertura vegetal a pasos agigantados, cada árbol es un aliado central para la vida. Debemos proteger a cada espécimen existente, evitando talas ilegales, extracciones sin motivo y malas podas.  
No hay que olvidar que en cada ola de calor, la copa de un árbol saludable ayuda a bajar varios grados la temperatura y a hacer más llevaderos esos días agobiantes. Además de limpiar el aire, fijar el carbono, ser hogar para las aves y tantos beneficios más.
Al mismo tiempo, cuando se realizan plantaciones, se debe cuidar de elegir especies nativas (que crecerán mejor utilizando menos recursos y serán más resistentes al calentamiento de las urbes), de elegir el lugar más apropiado para la plantación y de hacerlo en el momento indicado para favorecer que prospere. En este sentido, también es importante acompañarlos en su crecimiento para que el árbol no quede dejado a su suerte y muera. Sólo así se logrará fortalecer la biodiversidad de manera sólida.

Poner en práctica estas ideas hará que la esperanza se multiplique y que el futuro más verde, justo y feliz que soñamos esté un paso más cerca de transformarse en realidad.



Conoce tus opciones

Go to Source
Author: Meri Castro

El Estado “exiliado” y el dilema del crecimiento infinito

Por Estefanía González, subdirectora de Campañas, Greenpeace 

A menudo en Chile (y seguramente, en el resto del mundo) oímos hablar de crecimiento económico. Este cliché de todas las conversaciones económicas, políticas y sociales, que se refiere a la necesidad constante de aumentar la producción y el consumo en una nación con la promesa de una mejor calidad y estándar de vida, que ha probado -una y otra vez- no ser del todo cierto.

En un país como el nuestro, donde la base económica está puesta en la extracción de recursos (minería, agricultura, sector forestal, salmonicultura, etc), el crecimiento económico ha implicado, históricamente, la degradación de los territorios y la creación de zonas de sacrificio, profundizando problemas graves como la inequidad y la desigual distribución de cargas y beneficios ambientales.

Campamento de Defensa Forestal en Indonesia Papua © Jurnasyanto Sukarno / Greenpeace

En noviembre del año pasado, desde Greenpeace Internacional, publicamos un informe elaborado por académicos, organizaciones y activistas de todo el mundo, llamado ‘Cultivando las alternativas: sociedades para un futuro más allá del PIB’ (en inglés, Growing the Alternatives: Societies for a Future Beyond GDP), que explora alternativas políticas, escenarios económicos y opciones de cara al mercado, a la vez que revisa ejemplos existentes que funcionan bien, marcando el camino para los futuros que se pueden construir sin destruir comunidades y naturaleza en el trayecto.

Como ya adelantaba, la sobreexplotación de recursos no se traduce como algo positivo para toda la sociedad; de hecho, en este reporte los expertos dan cuenta, por ejemplo, del mito que ha significado considerar la acumulación económica de las élites como algo positivo para el conjunto de la sociedad, ya que ese dinero no “drena” hacia el resto, como se pretende hacer creer, sino que se perpetúa en los mismos grupos de poder. Sin ir más lejos, un estudio de Oxfam de 2017, determinó que el 82% del crecimiento de la riqueza mundial fue a parar a manos del 1% más rico, mientras que, en el caso de Chile, un estudio de Cepal en 2022 determinó que el patrimonio de las nueve familias más ricas del país equivale al 16,1% del PIB de la nación, la concentración más alta de la riqueza en América Latina.

Prato, distrito textil de Italia, se compromete a desintoxicarse © Andrea Guermani / Greenpeace

Para revertir ese camino de destrucción global y enriquecimiento de unos pocos, los analistas convocados en este informe propusieron que los sistemas económicos y la sociedad en su conjunto prioricen cinco ítemes:

1) las personas y el planeta (por encima del crecimiento y la ganancia)

2) distribución equitativa del poder y la riqueza

3) bienestar en el centro

4) inclusión, justicia y diversidad, y, por último,

5) resiliencia y comunidades. 

Para que eso efectivamente suceda, los gobiernos deben promover y fomentar la transparencia y la confianza en la información; una democracia real y altamente participativa; los principios de cooperación, ayuda mutua y beneficio colectivo, y, por último, un accountability real para que todo lo anterior ocurra.

Sin embargo, al escuchar las discusiones políticas y económicas y su argumentación influenciada por el mito del éxito colectivo de nuestro modelo económico, tristemente nos damos cuenta de que estamos lejos de replantearnos el fracaso del modelo vigente y la posibilidad de construir todos (la ciudadanía, el Estado y el sector privado) uno que responda a las necesidades de la sociedad de hoy, y que tome en cuenta el desafiante momento actual de la naturaleza: caracterizado por una triple crisis planetaria interconectada (climática, de biodiversidad y contaminación) cuyas consecuencias nos están afectando a diario. 

Cuando vemos que un aumento de un 2% o 4% anual en tal o cual industria es considerado un fracaso del gobierno de turno, o apuntado como la evidencia absoluta de la ralentización económica, pareciera que el sector privado olvida que los recursos sobre la tierra son limitados y que pensar en un crecimiento infinito es un sinsentido desde el punto de vista práctico. Y, peor aún, cuando vemos que un gobierno que se hizo llamar ecologista “recoge el guante” e idea soluciones a medida para la degradación medioambiental, nos alejamos aún más de encontrar una alternativa que se haga cargo de la crisis climática y ecológica que atravesamos, que afecta directamente nuestro bienestar e, incluso, a nuestras economías.

En su ensayo ‘Crítica de la economía política del desarrollo y del crecimiento’, el economista francés Alain Mounier concluyó que la mencionada teoría económica suele olvidar las cuestiones sociales de tal forma que tiende a subordinar lo social a lo económico Esta situación nos impone un “estado exiliado”, que ha abandonado su rol de resguardo del bien común, poniendo en riesgo además, la salud de los ecosistemas de los que depende nuestra propia sobrevivencia.

Como sociedad nos urge una visión país que nos muestre la posibilidad de mejorar la calidad de vida de las personas y los territorios sin comprender a la naturaleza como un mero depositario de recursos a explotar para el beneficio de unos pocos. Debemos recordar que es la economía la que debe estar al servicio de las personas, y no al revés. No es posible que en nombre del crecimiento económico debamos aceptar la pérdida de biodiversidad, contaminación, extinción de especies y el deterioro de los lugares que habitamos. Es de esperar que pronto el Estado y sus administradores retornen de ese ostracismo y se permitan el rol que les corresponde: guiarnos de manera eficiente y acorde a nuestros tiempos, sin sacrificar al planeta, a las personas, ni a nuestro futuro.

Go to Source
Author: Prensa Chile

Sobregiro ecológico 2024:  Chile es el primer país latinoamericano en alcanzarlo

Sobrevuelo Los Bronces Integrados. © Nicole Kramm Caifal / Greenpeace
© Nicole Kramm Caifal / Greenpeace

Es el quinto año consecutivo en el que llegamos al límite entre cantidad de recursos y servicios que provee la naturaleza frente al consumo que realizamos quienes vivimos en el territorio.

De acuerdo con el informe anual dado a conocer por la plataforma Earth Overshoot Day, este 23 de mayo marcó un hito como la fecha límite simbólica en la que Chile llegó a consumir todos los recursos y servicios de la naturaleza que puede regenerar en un año. Chile se convierte así en el primer país latinoamericano en llegar al “sobregiro ecológico” en 2024, situación de déficit medioambiental.

En la práctica, lo que hace Earth Overshoot Day es advertir qué pasaría si el planeta tuviera los parámetros de consumo y contaminación que se observan en cada nación del mundo.  El cálculo de la organización internacional Global Footprint Network revela que si todo el mundo viviera como lo hace el promedio de los chilenos, necesitaríamos 2,5 planetas para sustentarnos.

Desde el año 2020 la “cuenta corriente” de nuestras reservas medioambientales que sirven para hacer frente a la huella contaminante que genera el país quedó en cero. Desde entonces ocupamos una línea de crédito que, en realidad, implica que nuestra forma de consumo contamina más de lo que somos capaces de regenerar.

En vez de mejorar nuestra capacidad de compensar ecológicamente nuestro “gasto“ cada año nuestra cuenta corriente dura menos. No estamos generando ninguna capacidad de ahorro medioambiental.

Para cambiar esta tendencia de tener las cuentas en rojo con nuestro planeta hay que frenar la creciente presión sobre los ecosistemas y dejar de sobreexplotar los recursos naturales. 

El sobregiro ambiental y la crisis climática

© Sebastien Mora / Greenpeace

Recientes estudios sobre cambio climático señalan que la zona central de Chile  podría ser una de las más afectadas en el mundo hacia fines de este siglo. Se espera un aumento de la temperatura de hasta 5°C, especialmente en la cordillera de los Andes y, además, el 90% de los modelos predicen una disminución de las precipitaciones en la zona central de Chile, que podría ser de hasta un 40%.  

Asimismo, las proyecciones indican una reducción en las precipitaciones de aguanieve en los Andes de Chile central, lo que podría provocar menos almacenamiento de agua en forma de nieve y una disminución de la masa de los glaciares. Estos cambios combinados afectarían seriamente la disponibilidad de agua para ciudades, industrias y ecosistemas.

Estamos pidiéndole al suelo, al mar, a los ríos, a los humedales, a los bosques y a los glaciares más de lo que pueden darnos en 365 días. Los estamos sobreexigiendo, presionando y quedando en deuda. Nuestros niveles de consumo de los recursos que nos entrega la Tierra son muy superiores a la capacidad que tiene nuestra naturaleza en Chile de poder regenerarse, por eso el cambio de modelo es urgente para salir de ese triste récord” declara la geógrafa y vocera de Greenpeace, Silvana Espinosa.

Vemos compañías mineras operando junto a los glaciares, en la Cordillera de los Andes, acelerando su destrucción debido a que sus procesos de producción son altamente contaminantes. Al mismo tiempo, presentan con gran publicidad de soluciones de combate al cambio climático, sin hacerse responsables de la catástrofe que ellos mismos están generando”, explica la vocera de la organización ambientalista. 

Sería el caso del proyecto Los Bronces Integrado, que busca ampliar esta mina en la cordillera de los Andes con obras que incluyen una mina subterránea por debajo del Santuario de la Naturaleza  Yerba Loca, De ahí que Greenpeace está llevando a cabo su campañaSubamos la Voz, bajemos Los Bronces”, cuyo objetivo es evitar que la ampliación de este proyecto se ejecute, entre otras cosas, por el daño que podría provocar sobre el gato andino y la biodiversidad de la cordillera.



Los Bronces

El proyecto minero Los Bronces Integrado pone en riesgo las reservas de agua de toda la Región. Dile ¡No!


Involúcrate

Go to Source
Author: Lau Colombo

En el Día de la Biodiversidad: ¿Sabes para qué sirven las cámaras trampa?

Greenpeace, junto a la Alianza Gato Andino (AGA), instalaron 15 de estos artefactos en el Santuario de la Naturaleza de Yerba Loca. La herramienta sirve para estudiar y hacer hallazgos de especies, sin alterar su hábitat natural y el objetivo, en este caso, es detectar la presencia de biodiversidad que requiera conservación.

El 22 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Biodiversidad y, a propósito de esta fecha, un punto a destacar es que Chile fue recientemente reconocido como el país con la mayor red pública de monitoreo con cámaras trampas, del mundo. En paralelo, Greenpeace y la Alianza Gato Andino, dieron a conocer que instalaron 15 de estos artefactos en el Santuario de la Naturaleza de Yerba Loca, con la finalidad de detectar especies que requieran conservación. Pero, antes de hablar de los usos que se le dan en nuestro territorio, vale explicar qué es y para qué sirve esta valiosa herramienta.

De la estrategia militar a la naturaleza

Las cámaras trampa tienen su origen en la inteligencia militar, ya que se camuflan en la naturaleza y sirven para hacer observaciones encubiertas, en imágenes y video. Esta misma característica derivó en que su uso, luego, se extendiera al estudio de las especies en estado silvestre. “Previo a esta tecnología, el estudio de las especies en su hábitat natural se hacía de manera presencial, lo que podía provocar disturbios en el entorno o  perturbar el comportamiento de los individuos. Con estos artefactos, en cambio, podemos mirar a los animales en estado tranquilo, siguiendo sus rutinas de manera habitual, a horarios nocturnos o en zonas de muy difícil acceso para el ser humano”, explica Dominique Charlin, especialista en biodiversidad y vocera de Greenpeace.

Sobre las cámaras trampa, en tanto, se trata de unos artefactos rectangulares, similares a un ladrillo en forma y tamaño. Cuentan con un lente de captura, para fotografías y videos, que se activa mediante la detección de movimiento; pueden realizar tomas nocturnas y funcionan con luz infrarroja, que no altera el comportamiento de los animales. Además, toleran todas las inclemencias del clima como lluvia, nieve o altas temperaturas.

Cámaras trampa en Yerba Loca

Greenpeace y AGA acaban de informar que instalaron cámaras trampa en el Santuario de la Naturaleza de Yerba Loca, con el objetivo de detectar en la zona especies como pumas, lagarto leopardos, matuastos de darwin y gato andino (este último en peligro de extinción), entre otras, las que podrían estar bajo amenazas antrópicas, por la potencial acción de la industria minera en la zona. Parte de este proceso se registró en el documental “Por Aquí NO” de la organización ambiental, que acaba de liberar su tercer capítulo sobre Biodiversidad, disponible en su canal de Youtube

“Nuestro objetivo es hacer un estudio de la biodiversidad. Realizar un catastro de las especies que habitan en el lugar, su comportamiento y su forma de vida y entregar esta información a la ciudadanía en general, para que conozca la riqueza que existe en nuestra cordillera, sobre todo en esta zona tan cerca de Santiago.

Además, para que este conocimiento sea un llamado a las autoridades a mejorar sus esfuerzos de conservación, sobre todo en Yerba Loca, que es el santuario más grande de la región y que alberga ecosistemas muy poco representados en las áreas protegidas de nuestro país,  como por ejemplo, el bosque esclerófilo”, dice. Además, advierte que el santuario se encuentra amenazado “si se lleva a cabo el proyecto Los Bronces Integrado, que considera entre sus obras construir una mina subterránea de 114 hectáreas, que pasaría por debajo de este lugar y que podría afectar toda su biodiversidad”.

Por esta razón, Greenpeace está llevando a cabo su campaña “Subamos la Voz, Bajemos Los Bronces”, que busca  que, mediante la presión ciudadana, la expansión de este proyecto no se lleve a cabo. 



Los Bronces

El proyecto minero Los Bronces Integrado pone en riesgo las reservas de agua de toda la Región. Dile ¡No!


Involúcrate

Go to Source
Author: Prensa Chile

Crisis climática y el preocupante avance del dengue en América Latina

Foto del año 2016 provista por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades que muestra a una mosquita Aedes aegypti alimentándose de la sangre de una persona.
  • Desde 2016, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) organiza la Semana de Acción Contra los Mosquitos, con el objetivo de alertar y prevenir sobre las enfermedades que estos insectos pueden acarrear, evento que este año cobra aún más fuerza, considerando el nivel de propagación del Aedes aegypti -mosquito responsable de la transmisión del virus- en la región.

Santiago. 8 de mayo de 2024. El pasado mes de abril batió nuevamente el récord de temperaturas registradas en ese periodo en el planeta, con lo que se cumplieron 11 meses consecutivos de temperaturas globales al alza, ampliando las preocupaciones por las consecuencias del calentamiento de la Tierra. 

Esta alza de la temperatura media del planeta, no sólo está provocando grandes catástrofes ambientales -sequías, inundaciones e incendios forestales, entre otras-, sino que también está cambiando las interacciones en los diversos ecosistemas y ampliando el radio de algunas enfermedades. 

© Lucía Prieto / Greenpeace

La Organización Mundial de la Salud advirtió que el calentamiento global, la deforestación y la urbanización son algunos de los mayores factores de riesgo detrás del aumento de casos de virus como dengue, zika y chikungunya, comprobándose además que las infecciones causadas por el mosquito transmisor Aedes aegypti, principalmente en climas tropicales y subtropicales, aumentaron de forma dramática en las décadas recientes, lo que sin duda está marcando la Semana de Acción Contra los Mosquitos, organizada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y que este año se celebra entre el 6 y el 12 de mayo.

Las autoridades argentinas han dado a conocer que desde el inicio de la temporada de dengue en el mencionado país -a fines de julio de 2023- se han registrado casi 400 mil casos de la enfermedad, y sobre 379 mil de esos casos han ocurrido en los primeros 4 meses de 2024, anotando la histórica cifra de 280 muertes en el periodo. 

Al igual que en Chile -que normalmente registra casos en la Región de Arica y Parinacota y en Rapa Nui-, durante mucho tiempo Argentina lidió con casos aislados de dengue producto de la importación del virus desde climas más tropicales (como Brasil). “Sin embargo, desde hace algunos años el dengue ya es endémico en el norte argentino (en las provincias de Formosa, Corrientes, Misiones o el Chaco, por ejemplo) influenciado por el cambio climático, aunque jamás había tenido una mayor incidencia hacia el centro y sur de la nación, como ocurre hoy, llegando hasta Buenos Aires e, incluso, registrando más de 200 casos en la provincia de Tierra del Fuego. Lo más grave de esta situación es que se estima que sobre el 90% de los casos es autóctono, es decir, responde a contagios dentro de las fronteras trasandinas”, comenta Estefanía González, subdirectora de Campañas de Greenpeace.

Deforestación en el Amazonas,, marzo de 2022 © Christian Braga / Greenpeace

Ante este escenario, la OPS dio cuenta de la proliferación del mosquito vector en zonas donde precisamente no se habían reportado antes, atribuyendo el ‘aumento exponencial’ del dengue a las condiciones extremas del clima y a la presencia del fenómeno meteorológico de El Niño, los que han exacerbado las condiciones para la propagación del mosquito, prolongando la temporada de transmisión y las zonas geográficas de infección. 

Nuevos brotes de dengue en la región

Si bien es cierto, Brasil es el país con mayor incidencia de dengue en la región -de hecho, en la primera semana de abril alcanzó la histórica cifra de 3 millones de contagios- la comunidad científica y sanitaria está preocupada por los brotes en naciones que están menos acostumbradas a esta enfermedad, como Paraguay, Perú e, incluso, Chile.

“En nuestro país aún estamos lejos de una crisis como la que se vive en Brasil o Argentina, pero la preocupación radica en cómo y cuánto el aumento de temperaturas puede extender la presencia del mosquito. Sin ir más lejos, hace algunas semanas, el subsecretario de Salud se refirió a esta situación comentando que si bien no se han registrado casos autóctonos, este año en Chile continental se han detectado más casos que en periodos anteriores, contabilizando 135 personas que han viajado y contraído la enfermedad e, incluso, se encontró un mosquito vector en un bus en la provincia de Aconcagua”, explica González. 

Para la experta, esta crisis sanitaria en el subcontinente da cuenta de la relevancia de gestionar medidas oportunas que, por una parte, mitiguen las alzas de temperaturas, y a la vez también entreguen mecanismos para la defensa de la naturaleza y los ecosistemas, con el fin de que estos espacios nos ayuden a regular el clima y nos defiendan de estos fenómenos. 

“La continua alza de temperaturas es una amenaza, no sólo por las catástrofes que nos hereda, sino también por las nuevas enfermedades y transmisiones que podría acarrear. Es por ello que debemos ser capaces de implementar medidas que nos permitan, de una buena vez, detener el alza de temperaturas provocado por nuestras actividades de forma clara y no quedarnos en las buenas intenciones. La descarbonización de las economías es imperativa, pero también lo es la protección de ecosistemas diversos, que permiten templar e incluso bajar las temperaturas, a la vez que absorben CO2”, asegura la subdirectora de Campañas de Greenpeace. 

“Sólo de esta manera podemos hacer frente y estar más preparados en epidemias como el dengue y tantas otras enfermedades relacionadas con el clima”, manifiesta González.

Go to Source
Author: Prensa Chile