Archive for Clima y Energía

Greenpeace sobrevuela el Cajón del Maipo post-lluvias: “El daño evidencia la fragilidad de Santiago ante estas catástrofes”

A horas de las intensas lluvias que provocaron deslizamientos de tierra en la cuenca del Río Maipo, Greenpeace sobrevoló la zona y documentó el daño en las distintas localidades afectadas.

“Lo que evidenciamos desde el aire, es muy distinto de lo que plantean autoridades y Aguas Andinas: mientras nos hablan sobre los planes de emergencia, vimos desde el aire con mucha claridad que Santiago no está preparado para este tipo de contingencias. En un contexto de crisis climática, donde episodios atmosféricos extremos podrían ser cada vez más frecuentes e intensos, es urgente frenar toda acción de las grandes empresas que hoy atentan contra el medioambiente y la seguridad de las personas e implementar políticas públicas adecuadas para prevenir estas situaciones”, indicó Estefanía González, coordinadora de Campañas en Greenpeace.

© Claudio Santana / Greenpeace. Registros obtenidos durante el sobrevuelo en el Cajón del Maipo post-lluvias.

Desde la organización explicaron que los aluviones y deslizamientos de tierra fueron agravados principalmente por la destrucción y tala del bosque nativo en las cuencas y la intervención de quebradas, ríos, laderas y montañas por las grandes empresas, afectando directamente la estabilidad de los ecosistemas y su capacidad de respuesta ante estos eventos, que funcionan como escudos naturales para resistir estas lluvias.

El sobrevuelo, que abarcó el río Maipo, San Alfonso, el embalse El Yeso, la zona del valle de Las Arenas y el valle de La Engorda, también mostró el daño de las operaciones de Alto Maipo en la cuenca, propiedad de la transnacional AES Gener, cuyas explosiones y operaciones de construcción han aumentado la probabilidad de deslizamientos frente a lluvias, amenazando la estabilidad del suministro de agua para las más de 6 millones de personas en la ciudad.

© Claudio Santana / Greenpeace. Registros obtenidos durante el sobrevuelo en el Cajón del Maipo post-lluvias.

“Tal como hemos denunciado hace más de una década junto a otros grupos ambientalistas, proyectos como el de Alto Maipo son una amenaza. Tener a toda la Región Metropolitana juntando agua por eventuales cortes, evidencia justamente la fragilidad hídrica que tiene la ciudad. Es un hecho que en el marco del acuerdo entre Aguas Andinas y AES Gener, ésta última pone obstáculos para la construcción y habilitación de obras que permitirían hacer llegar agua sin turbiedad, directo a las plantas de tratamiento de Aguas Andinas, evitándose así situaciones como las del fin de semana, agregó la vocera de Greenpeace.

Agregó “que no podemos prepararnos para escenarios de cortes antes de preocuparnos por proteger nuestras fuentes de agua. En este sentido, que el agua siga en manos de privados, que transan y hacen acuerdos de espalda a la ciudadanía y no con el foco en la seguridad hídrica, es algo que tenemos que frenar”.

Revisa la galería completa del sobrevuelo aquí

Revisa el video del sobrevuelo aquí

Go to Source
Author: rholzman

¿Por qué el precio de la palta está por las nubes?

¿La palta vale más que el oro? ?  Ey palteros? nos deben una explicación: ¿por qué si producen con agua gratis nos cobran una fortuna a los consumidores chilenos?

La industria de la palta requiere una demanda enorme de AGUA ? Cada kilo de producto necesita unos 2.000 litros de agua. Para tener una idea eso es 4 veces más que las naranjas y 10 veces más que los tomates. La palta producida en Petorca, está dentro de los 5 cultivos que más agua consumen en el mundo.

Para cultivar palta, los empresarios deforestan bosques nativos e instalan plantaciones y monocultivos a gran escala en suelos no aptos. Esto hace que se libere una gran cantidad de gases de efecto invernadero, antes capturada en ese bosque, contribuyendo al calentamiento global.

Además, los cultivos se riegan con agua extraída de napas subterráneas de ríos como el Petorca y La Ligua (zonas de escasez hídrica), y cuando los paltos mueren se convierten nuevamente en emisores de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Esta industria se da el lujo de decidir en qué se usa el agua sin importar que implique la destrucción de ecosistemas y transgredir el derecho humano al agua. ¿Por qué? Porque son dueños del agua. En Chile, un árbol de palta tiene más derecho al agua que una persona ?

Y como dueños del agua también deciden que las paltas de mayor calidad se exporten principalmente a Europa, Estados Unidos y China. No tenemos soberanía alimentaria, es más barata la palta para un extranjero que para chilenos. 

Pero ¿qué pasa cuando el agua empieza a escasear? ? Los palteros se desentienden de su responsabilidad en la falta de agua y señalan que la situación de sequía se debe exclusivamente al cambio climático y falencias de infraestructura hídrica. 

¿Y entonces? Hay menos producción de palta. Pero como la demanda interna se mantiene alta el precio sube. La industria es tan sinvergüenza que pretende sacar provecho por todos lados. No le basta con secar la tierra sino que además traslada ese costo al pueblo chileno.

Mientras tanto nuestro país sigue siendo la 18va nación con mayor riesgo hídrico del mundo, y el 1° en toda América, Y  el único en el mundo que mantiene legalmente privatizada el agua. 

Hoy existe mayor protección al derecho de aprovechamiento de agua (como propiedad privada) que la obligación de priorizar sus uso para las personas: el agua que utiliza un palto está protegido por la constitución y no así las personas y los ecosistemas que dependen de su acceso.

Por eso exigimos que se suelte el agua, que es fundamental para la producción de alimentos, y que debe estar disponible para personas, ecosistemas y pequeños productores sustentables, no para grandes industrias que ponen en riesgo la seguridad hídrica

Go to Source
Author: Lau Colombo

Greenpeace por cierre de termoeléctricas en Quintero – Puchuncaví: “Nada de este anuncio repara el daño hecho a las personas ni a los ecosistemas”

La organización además cuestionó la efectividad de esta medida, argumentando que las centrales ya tenían su vida útil cumplida, por lo que los episodios críticos de contaminación, las intoxicaciones en la población y los varamientos de carbón, no dejarán de ocurrir a futuro.

Santiago, 29 de diciembre de 2020 – Como una medida tardía calificó Greenpeace el anuncio realizado por la norteamericana AES Gener, sobre el cierre de dos de las cuatro centrales a carbón, que operan hace 50 años sin autorización ambiental,  instaladas en el cordón industrial de Quintero – Puchuncaví, hecho que se concretaría en los próximos cinco años.

“Lo que realmente vemos acá es la impunidad con la que esta empresa ha intoxicado sistemáticamente a generaciones enteras a su alrededor. Que hoy hayan tomado esta tardía decisión es un avance hacia lo que deben hacer las grandes transnacionales de la energía para enfrentar el escenario climático, que es tener un plan ambicioso lejos de fuentes obsoletas. Nada de este anuncio repara la grave vulneración de derechos humanos que se ha efectuado con el daño a la salud de las personas ni a los ecosistemas en ese lugar. Plantearlo como un triunfo con fuegos artificiales, bombos y platillos es continuar riéndose en la cara de la gente, la naturaleza y la justicia, luego de todos estos años de indiferencia”, indicó Matías Asun, director en Greenpeace Chile.

La organización además cuestionó la efectividad que esta medida tenga a futuro respecto a la calidad del aire en el lugar, el daño a las personas y los ecosistemas marinos, argumentando que ambas centrales que dejará de operar (Ventanas 1 y 2), tenían su vida útil cumplida, por lo que esto no generará un cambio mayor en el impacto que se evidencia en el lugar.

“La verdadera pregunta que debemos hacernos es si el cierre de estas centrales evitará en adelante que la población deje de ver los varamientos de carbón diarios; las intoxicaciones; la presencia de metales pesados en el techo de las casas; el daño al fondo marino y los ecosistemas; las enfermedades respiratorias; los más de 520 episodios críticos de contaminación en los últimos dos años y por último, los acuerdos de silencio patrocinados por la misma empresa ofrecidos a los pescadores del lugar. La respuesta es que nada de esto dejará de pasar a futuro”, indicó Asun.

Greenpeace además apuntó al Estado como el principal responsable de avanzar en el camino a un país con mayor ambición climática y cuyo llamado a las empresas debe apuntar a la verdadera responsabilidad social, a través de medidas que apunten al compromiso con el medioambiente y las personas.

“El llamado es que el gobierno deje de promocionar, subsidiar y aplaudir lo que consideramos es una responsabilidad y un deber de las mismas empresas, dejar atrás de una vez por todas fuentes de energía tóxicas y peligrosas como el carbón y que hoy mantiene cinco zonas de sacrificio en Chile activas. Desde la organización mantenemos nuestra convicción de que la descarbonización total debe ocurrir a más tardar el año 2030”, agregó Asun.

Finalmente la organización advierte que, conforme a este plan de descarbonización acordado entre generadora y el gobierno,  el cierre definitivo de ambas centrales se concretará recién en el año 2025 de forma definitiva, y que para ello se realizó un cambio regulatorio que subsidiará los costos del cierre de estas industrias de más de 50 años, sin destinar hasta la fecha presupuesto para restablecer los derechos de las personas y de los ecosistemas,  lo que está lejos de considerarse dentro de una agenda centrada en los derechos humano y ambiciosa en términos climáticos.

Go to Source
Author: Prensa Chile

Este fue el 2020

“Cuarentena” fue la palabra del año.

Cuando miremos hacia atrás, recordaremos al 2020 como el año que interrumpió nuestra vida: estuvimos en aislamiento durante meses, haciendo todo desde casa, sin poder ver a familiares y amistades, lavando nuestras manos constantemente y practicando la distancia social. Muchas veces nos preocupamos y sentimos ansiedad por las incertidumbres de la vida en el encierro. 

Pero en medio de una pandemia mundial, también enfrentamos una amenaza más grande. Mientras algunas personas se sentían seguras en sus casas, miles luchaban por sobrevivir en un clima extremo. 

El 2020 nos dio una peligrosa mezcla de incendios forestales, olas de calor, huracanes y tifones que resultaron en grandes inundaciones en varias partes del mundo. 

Esta colección de fotos es para aplaudir a activistas y profesionales de la fotografía y video que arriesgaron sus vidas durante la pandemia para ser testigos de estos incidentes y para asegurarse de que fueran documentados para que el mundo los viera. Llegamos a un punto de inflexión climático y debemos actuar ahora.

Incendios en Australia. © Kiran Ridley / Greenpeace

Australia enfrentó incendios devastadores que destruyeron casi 11 millones de hectáreas y causaron al menos 29 muertos. Se estima que más de mil millones de aves, mamíferos y reptiles, muchos exclusivos de Australia, murieron o sufrieron graves consecuencias. Bomberos voluntarios del Servicio Rural de Fuego fueron testigos de cómo el “mega” incendio de Nueva Gales del Sur se acercó a los límites del pequeño pueblo de Tumbarumba en las Montañas Nevadas.

Pingüinos de la Antártida. © Abbie Trayler-Smith / Greenpeace

Pingüinos de barbijo y pingüinos Gentoo pescan en un iceberg cerca de la isla Media Luna. Estuvimos en la Antártida en la última parte de la expedición para proteger los océanos, un viaje de un año de Polo a Polo. Nos unimos a un grupo de científicos para investigar y documentar los impactos de la crisis climática en la zona. 

Deforestación en el Gran Chaco argentino. © Martin Katz / Greenpeace

El gran Chaco es el segundo bosque más grande de América del Sur, después del Amazonas. En el área habitan 3.400 especies de plantas, 500 especies de aves, 150 mamíferos, 120 reptiles y comunidades indígenas. En los últimos 3 años, Argentina perdió 8 millones de hectáreas de bosques por la agricultura y la ganadería intensiva. La deforestación empeora el cambio climático y genera fenómenos extremos como sequías y fuertes tormentas. 

Decoloración del coral en la Gran Barrera de Coral. © Victor Huertas / Greenpeace

La gran barrera de coral de Australia enfrenta su tercera decoloración en 5 años. En isla Magnética, peces damisela (Neopomacentrus bankieri y Pomacentrus moluccensis) y peces mariposa dorada (Chaetodon aureofasciatus) nadan al lado de corales Acropoca decolorados. 

Nuevos incendios en el Amazonas. © Christian Braga / Greenpeace

Cada año, Greenpeace Brasil sobrevuela el Amazonas para monitorear la deforestación y los incendios forestales. En julio del 2020, se hicieron sobrevuelos en los puntos con Deter (un sistema de detección de la deforestación en tiempo real) y alertas de incendios del Inpe (Instituto Nacional de Investigación Espacial) en los estados de Pará y Mato Grosso. Este año, al igual que el año pasado, los incendios en el Amazonas no son un accidente. Son generados intencionalmente por agricultores y acaparadores de tierras para expandir la frontera agrícola-ganadera y son empeorados por la agenda anti-ambiental de Bolsonaro. Las comunidades indígenas corren el mayor riesgo, ya que el fuego amenaza sus casas, sustento y salud. 

Fuertes lluvias causan destrucción en Kyushu, Japón. © Masaya Noda / Greenpeace

La temporada de inundaciones más devastadora de la historia está causando estragos en muchos países: China, India, Nepal, Bangladesh, Japón, Indonesia, Pakistán, Tailandia, Corea del Sur, Kenia, Sudán, Nigeria y Yemen. Globalmente, más de 50 millones de personas sufrieron los impactos de estas inundaciones y este número va a seguir aumentando, sobre todo teniendo en cuenta las evidencias de que la crisis climática va a empeorar si no hacemos nada para reducir las emisiones globales.

Acciones en el océano. © Andrew McConnell / Greenpeace

Activistas de Greenpeace abordan el barco frigorífico Taganrogskiy Zaliv (vinculado a Laskaridis Shipping Ltd.), para realizar una inspección. El barco estaba camino a dejar su carga y el barco Esperanza de Greenpeace estaba en la última parte de la campaña “Protege los océanos”, navegando del Ártico a la Antártida. Esta expedición de casi un año, la más grande hasta el momento, mostró las amenazas que enfrentan los océanos y sirvió para exigir un Tratado Global para proteger las aguas internacionales. 

Agricultura ecológica en Kenia. © Paul Basweti /Greenpeace

Quema de las hojas de Paw Paw para tener una consistencia de ceniza. Agricultores de Kenia aplican prácticas ecológicas para lograr más resiliencia y lidiar con el cambio climático. El sistema alimentario del país está devastado y la agricultura industrial amenaza su seguridad. Estas prácticas no solo afectan el ambiente, sino también a los pequeños productores que actualmente alimentan Kenia.

California de rojo. © David McNew / Greenpeace

Árboles incendiados a lo largo de la autopista de Los Ángeles, mientras los fuegos superan las 40 mil hectáreas en la mañana del 21 de septiembre, cerca de Wrightwood, California. 

Los incendios destruyeron gran parte del bosque nacional Angeles y amenazaron los históricos observatorios del monte Wilson. Los fuegos superaron las 40 mil hectáreas, convirtiéndose en los más grandes de la historia de Los Angeles. 

Este es solo uno de los incendios que azotó California en 2020. Las temporadas de incendios son cada vez más largas e intensas. El aumento de temperatura causado por la crisis climática seca los bosques y otras áreas naturales, haciendo más probable que se incendien. Las personas están perdiendo sus vidas, su casas, sus pertenencias y sustento. Están muriendo especies nativas y los bosques de los que todos dependemos están desapareciendo. Este año, con el riesgo adicional del COVID-19, las personas enfrentan un riesgo más a su salud, ya que aumentan los fuegos y la contaminación del aire. 

Desastre ecológico en Rusia. © Elena Safronova / Greenpeace

Kamchatka sufrió un desastre ambiental: animales del fondo marino aparecieron muertos en la costa. Por el momento se consideran varias hipótesis, como el derrame de sustancias tóxicas de un basural pesticida, derrames de otros objetos y proliferación de algas nocivas. No hay conclusiones, la investigación continúa. La oficina del fiscal admitió que las acciones del gobierno para averiguar las razones fueron inoportunas, al mismo tiempo que reveló muchas otras violaciones ambientales en Kamchatka. El gobierno decidió cerrar el basural pesticida y establecer un sistema de monitoreo para revelar los problemas en el océano de manera temprana.

Consecuencias de los tifones. © Basilio H. Sepe / Greenpeace

Tifones consecutivos azotaron Filipinas en noviembre, causando inundaciones que dejaron más de 3 millones de personas desplazadas. Hasta el 17 de noviembre, los daños a la agricultura alcanzaron los $256 millones y los destrozos a la infraestructura llegaron a los $165 millones. El presidente Duterte declaró en estado de calamidad a toda la isla de Luzon, para permitir la movilización de fondos de apoyo y recuperación. De todos modos, la población utilizó las redes sociales para exigirle al gobierno que se responsabilice por su falta de preparación y para que persiga la justicia climática.

Maravillas bajo el mar. © Paul Hilton / Greenpeace

Los manglares de Raja Ampat, Papua, Indonesia, son hogar de muchas especies exóticas y son vitales para la supervivencia de peces jóvenes. Desafortunadamente, este bello ecosistema está amenazado por los daños a los arrecifes de coral y por la contaminación plástica. 

Go to Source
Author: Lau Colombo

Las mejores fotos de acciones de Greenpeace 2020

El 2020 fue un año difícil. Las cuarentenas sanitarias y el distanciamiento social se convirtieron en la “nueva normalidad”, cambiando nuestras vidas como si estuviéramos viviendo en una película de ciencia ficción. 

A pesar de todos los obstáculos que enfrentamos este año, nuestros valientes voluntarios, voluntarias y activistas nunca dudaron en llamar la atención sobre la crisis climática. Te compartimos algunas de las mejores imágenes de las acciones que realizaron nuestros equipos de acción en todo el mundo durante el 2020.

Foto: Javier Gallardo / Greenpeace

Greenpeace Chile, junto al artista visual Caiozzama, exhibieron una obra de 15 por 15 metros titulada “Soltemos el agua” que busca alertar sobre la situación de crisis hídrica que atraviesa el país y la necesidad de incorporar el tema del agua en el redacción de una nueva Constitución. La obra muestra el agua liberándose de los captores que la han retenido durante mucho tiempo, bajo la atenta mirada de los ángeles y una divinidad hindú.

© Robert Ormerod / Greenpeace

Activistas y donantes de Greenpeace Reino Unido se reunieron afuera del Tribunal de Sesión de Edimburgo el primer día del juicio de Transocean, el operador de la plataforma de la petrolera BP. Esta compañía pidió a los tribunales escoceses que encarcelen al jefe de Greenpeace y castiguen al grupo de campaña con enormes multas. En junio pasado, los activistas impidieron, durante 12 días, que una plataforma de BP perforara nuevos pozos de petróleo en el Mar del Norte. Transocean consiguió un interdicto provisional, con el consentimiento de BP, que Greenpeace fue acusado de violar al continuar su protesta.

© Jongjin Lim / Greenpeace

Los jóvenes hicieron oír su voz a través de una proyección holográfica en la Asamblea Nacional de Seúl, en Corea del Sur. La proyección muestra a 33 jóvenes pronunciando discursos emocionales para instar a los políticos a actuar de inmediato contra la crisis climática.

© Bernd Hartung / Greenpeace

Greenpeace Alemania celebra la destrucción de las dos torres de refrigeración de la central nuclear de Philippsburg con una proyección con el mensaje: “Haciendo espacio para el cambio de energía” y #NOMONEYFORYESTERDAY. La planta de energía nuclear será desmantelada.

© Vincent Chan / Greenpeace

Dos paracaidistas de Greenpeace Hong Kong vuelan sobre la isla Lantau para exigir al gobierno que no avance con el proyecto de recuperación “Lantau mañana”. Este proyecto costará al menos 68.3 billones de euros y no solamente destruirá la biodiversidad y los ecosistemas marinos del país, sino que vaciará sus reservas fiscales.  

© Adhi Wicaksono / Greenpeace

Protesta en Jakarta contra la esclavitud moderna de los pescadores de Indonesia. La unión de trabajadores migrantes (SBMI), acompañados de activistas de Greenpeace, realizaron una protesta pacífica frente al Palacio Presidencial para pedirle al presidente que ratifique el proyecto de protección de los pescadores migrantes. De acuerdo al reporte de investigación realizado por la SBMI y Greenpeace, hubo al menos 11 tripulantes indonesios que fueron forzados a trabajar y hasta murieron en buques extranjeros. No es poco común que arrojen sus cuerpos a aguas internacionales.  

© Andrew McConnell / Greenpeace

Activistas nadan hacia la plataforma petrolera Dan Bravo en Dinamarca, sosteniendo banners con el mensaje “Fósiles o nuestro futuro”. Los activistas de Greenpeace Dinamarca nadaron desde el barco Rainbow Warrior hacia el campo petrolero en el mar danés del norte para ocupar pacíficamente la plataforma y exigir la prohibición inmediata de toda explotación de gas y petróleo en el país, seguida por el abandono progresivo de la producción de combustibles fósiles para uso doméstico y la expansión a gran escala de la energía eólica. 

© Dmitry Sharomov / Greenpeace

Activistas de Greenpeace Rusia sostienen un banner con el mensaje “El mundo está cambiando, ustedes no”, con el paisaje industrial de Norilsk de fondo. Norilsk es la ciudad más al norte del mundo, tiene 150.000 habitantes y es la segunda más poblada del círculo Ártico. Es una de las tres ciudades en la zona de permafrost continuo y la más contaminada de Rusia. Sufre muchos problemas ecológicos (contaminación del aire y el agua, lluvia ácida, smog) debido a la minería y las plantas metalúrgicas, propiedad de Norilsk Nickel. 

© Josh Edelson / Greenpeace

Activistas de Greenpeace Estados Unidos navegan en la bahía de San Francisco con un mensaje para el Congreso y la industria del petróleo. En el banner aparece el mensaje “Basta de petróleo, el futuro depende de ustedes”, al lado del Amazon Flacon, uno de los tantos tanques de petróleo crudo atascado en la costa de California mientras la industria se detiene. Esta acción ocurrió mientras el Congreso iniciaba las negociaciones del nuevo paquete de estímulo post COVID-19 y los petroleros realizaban un feroz lobby para asegurarse dinero de los contribuyentes para mejorar su obsoleto modelo de negocio. 

Greenpeace Filipinas se unió a la amplia protesta multisectorial en la Universidad de las Filipinas antes del quinto discurso sobre el estado de la nación del presidente Rodrigo Duterte. Junto con otros grupos, nuestros activistas están denunciando a la administración de Duterte por no liderar un gobierno más inclusivo, centrado en las personas y responsable, sobre todo a la luz de su respuesta militarizada a la pandemia del COVID-19  y de su intento de silenciar críticas y opiniones disidentes. 

© Gordon Welters / Greenpeace

En apoyo a la primera huelga digital por el clima en Berlín (Alemania), organizada por Fridays for Future, un activista de Greenpeace realizó imágenes fantasma de una demostración climática a primera hora de la mañana en el espacio delante del Reichstag. Mostró a la activista Greta Thunberg y reflejó escenas de la última marcha por el clima usando imágenes traslúcidas. Usaron un pixel stick para generar estos mensajes durante las horas del alba. 

Go to Source
Author: Lau Colombo

A %d blogueros les gusta esto: