Archive for PatagoniaSinSalmoneras

Entregan Informe lapidario a CONAF: salmonicultura es incompatible con la Reserva Nacional Kawésqar

El 43% de los centros que operan dentro de la Reserva, han arrojado condiciones anaeróbicas en el marco de sus operaciones, lo que, acompañado del uso intensivo de antibióticos; escape de salmones; e incidentes como accidentes navales, mortalidades masivas y basura en los mares ponen en riesgo su alto valor ecosistémico.

Este martes 24 de enero, representantes de las organizaciones AIDA, FIMA y Greenpeace, entregaron al director de CONAF, Christian Little, el informe “Incompatibilidad de la salmonicultura con la Reserva Nacional Kawésqar: Antecedentes y contribuciones para el proceso de elaboración del plan de manejo de la Reserva”. 

El informe tiene como objetivo contribuir en el proceso de generación del Plan de Manejo de la Reserva. El documento concluye que la posibilidad de desarrollar la actividad de salmonicultura dentro de la Reserva Nacional Kawésqar es incompatible desde un punto de vista ecosistémico y legal.

Paisaje de la Reserva Nacional Kawésqar, Región de Magallanes

Actualmente en la Reserva existen 68 concesiones de salmonicultura aprobadas y 57 en trámite, las que ponen en riesgo el alto valor de las áreas a proteger, el interés en la conservación de las eco-regiones terrestres involucradas y el atractivo turístico de la zona.

Esperamos que este informe contribuya a que -de una vez por todas- se declare la incompatibilidad de la salmonicultura con la categoría de Reserva Nacional, conforme la ley de pesca y los tratados internacionales lo ordenan y, ahora último, las luces del tribunal ambiental”  Macarena Martinic, coordinadora de Acceso a la Justicia de ONG FIMA.

La Reserva presenta características únicas de sus ecosistemas, los fiordos presentes en ella absorben dióxido de carbono y contribuyen al enfriamiento global del océano, procesos claves para enfrentar el cambio climático.  

Los argumentos técnicos y jurídicos están, por lo que hacemos un llamado a cumplir con la ley y no permitir la aprobación e instalación de centros salmoneros en la Reserva Nacional Kawésqar, junto con poner un freno definitivo a la expansión de esta industria” afirma Estefanía González, Coordinadora de campañas de Greenpeace.

Las impactantes imágenes desde el centro de cultivo de la empresa Camanchaca en el sector de Porcelana, en el Fiordo Comau, en donde se pueden presenciar los niveles de putrefacción que tienen los salmones muertos, y como en el proceso de aspirado de estos para su retiro, se vierten al mar, fuera de las jaulas, donde además se pueden ver  aguas contaminadas con restos biológicos

El informe también agrega que la industria, en particular la empresa Nova Austral, ha sido objeto de numerosos procedimientos sancionatorios por sus reiteradas infracciones cometidas dentro del Parque Nacional Alberto de Agostini. Estas infracciones transcurren entre sobreproducción, fraccionamiento, daño ambiental, así como la ocultación de información solicitada por el órgano fiscalizador y anaerobia, donde 14 de sus 19 concesiones ubicadas dentro del Parque Nacional se han presentado en estas condiciones. Las sanciones, que van desde multas a revocación de sus resoluciones de calificación ambiental, no han sido un disuasivo suficiente para que la empresa se ajuste a la ley.

“Este informe da cuenta de la incompatibilidad ambiental y jurídica de permitir la salmonicultura en espacios de especial protección ambiental como la Reserva Kawésqar. Si la autoridad va a diseñar políticas, planes, programas y normas con la mejor ciencia disponible -y en línea con los compromisos de Chile-, debe prohibir sin excepciones la acuicultura marina de especies invasoras” agrega Cristina Lux, abogada Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA). 

Descarga el informe completo “Incompatibilidad de la salmonicultura con la Reserva Nacional Kawésqar: Antecedentes y contribuciones para el proceso de elaboración del plan de manejo de la Reserva”,  aquí.

Go to Source
Author: rholzman

TRIBUNAL AMBIENTAL ANULA DOS PERMISOS DE SALMONERA NOVA AUSTRAL EN LA RESERVA NACIONAL KAWÉSQAR

  • La sentencia advierte posibles impactos sinérgicos por la utilización simultánea de rutas de navegación que no fueron evaluadas en conjunto y áreas de influencia divididas pero que juntas generarían un impacto mayor. 
  • También indicó que no es posible asegurar la compatibilidad de los proyectos con fines de protección de la Reserva.
  • Además el fraccionamiento de proyectos impidió analizar correctamente si procedía la Consulta Indígena.

    Punta Arenas, 28 de diciembre de 2022. El Tercer Tribunal Ambiental emitió una sentencia que deja sin efecto dos resoluciones de calificación ambiental (RCA) de la empresa salmonera Nova Austral, que se instalarían en la Reserva Kawésqar. 

    Esta noticia es especialmente relevante pues impide que la empresa Nova Austral ejecute dos de sus proyectos en las aguas adyacentes del Parque Nacional Kawésqar, como era el interés de la empresa. Nova Austral ya se ha hecho conocida por los escándalos de ocultamiento, tergiversación de información y daño ambiental en las cuales se ha hecho parte el Consejo de Defensa del Estado.

    “Este es un triunfo del trabajo conjunto con comunidades, personas y organizaciones como FIMA y AIDA que actuaron como patrocinantes de la causa.  Esta es una excelente noticia pues implica comenzar a tirar por tierra la intención explícita de la industria salmonera de instalarse en las aguas de parques nacionales y zonas prístinas de la Patagonia chilena. No sólo la industria ya es conocida por los múltiples y significativos impactos que eliminan la vida de los fondos marinos con fecas y químicos, en este caso puntual la derrota la sufre una de las empresas que ha persistido en instalarse en una zona de altísimo valor, única en el mundo, y que hoy sirve de refugio y zona de alimentación a ballenas jorobadas y sus crías, entre muchas otras especies” señaló Matías Asun, Director Nacional de Greenpeace. 

    Respecto de las amenazas sobre la reserva, de un total de 9 proyectos en el servicio de evaluación ambiental (SEA) por parte de Nova Austral, 8 de estos, todos con RCA favorable, las comunidades hicieron valer sus derechosreclamando la calificación ambiental de los proyectos. La Corte Suprema para 5 de estos proyectos, se pronunció abriendo procesos de Participación Ciudadana, retrotrayendo por tanto, los procesos de evaluación ambiental, por lo que actualmente continúan en tramitación. Respecto a los 3 proyectos restantes, el Tercer Tribunal Ambiental sentenció la invalidación de 2 RCA de éstas, particularmente de los proyectos Clarence 14 y 6.

    “Es realmente insólito que empresas que están hoy enfrentando incluso juicios por demanda ambiental por el propio Consejo de Defensa del Estado producto de un historial de malas prácticas, que ya tienen comprobados efectos en los fondos marinos en parques nacionales, busquen hoy, casi como un premio, instalarse en aguas impolutas del Parque Nacional Kawésqar. Hay que recordar que este parque fue incluso creado sin incluir sus aguas -he ahí la razón de que se hable de Reserva Nacional Kawésqar- justamente para dar paso a estas relocalizaciones. Es absolutamente insólito, y por lo mismo, no vamos a dejar de trabajar para proteger las aguas de nuestra Patagonia, hogar y refugio de miles de especies, como es el caso de la Reserva Kawésqar. Nuestro pedido al Gobierno y autoridades es claro: detener la expansión de la industria en la Patagonia con nuevas concesiones y relocalizaciones convenientes” agregó Asun. 

    En octubre pasado Greenpeace lanzó el documental “Por Aquí No” protagonizado por Carolina Arregui y Benjamín Vicuña en el que relata las graves consecuencias de la instalación de Jaulas Salmoneras en las aguas aún puras de los Fiordos Patagónicos y que ya ha sido visto por más de 270.000 personas en Youtube. Durante el mes de Noviembre la organización ambientalista abrió una petición de firmas en la web https://www.nomassalmoneras.cl/  dirigida a las autoridades y suscrita por más de 18.000 personas, para exigir la protección de la Reserva Nacional Kawésqar de esta amenaza y detener la expansión de la industria salmonera en la Patagonia.

    Go to Source
    Author: Matias Romagosa

    “Nunca había visto un pez así” ¿Cómo llegaron salmones al Río Paraná en Argentina y por qué no deben estar allí?

    Estaba con mi hermano en la lancha y veo una pieza enorme, de unos 12 kilos. Me di cuenta que era un salmón porque otro muchacho había sacado uno igual hacía unos días y yo había visto las fotos. Nunca había visto un pez as. Era muy pesado, macizo, con dientes visibles y un tipo de escama que llama la atención”.

    Ese es el relato de Emiliano, un pescador que vive en Fighiera, al sur de Santa Fé, Argentina. El martes pasado detectó en sus redes un pez muy grande que nunca había visto en las calidas aguas del río Paraná: un salmón.

    Los salmones provienen de países del hemisferio norte como Noruega. Por este motivo, fueron introducidos de manera artificial en nuestro continente y diferentes empresas los crían para cosecharlos (sacarlos del agua) y comercializarlos. En este caso se trataría en principio de un salmón chinook, una de estas especies introducida en la Patagonia chilena con fines comerciales hace décadas.

    Los salmones crecen hacinados en enormes jaulas bajo el mar que funcionan como granjas que los “engordan”. Al no ser peces de la Patagonia, desarrollan gran cantidad de enfermedades y para que puedan subsistir les dan químicos y antibióticos. Como referencia, una misma compañía utiliza hasta 700 veces más antibióticos sobre un salmón en Chile de lo que usaría para el mismo salmón en Noruega.

    Pero ¿Cómo llegaron salmones hasta Santa Fé?¿Qué genera la industria del salmón?

    Hay que destacar que como estos salmones son especies introducidas de forma artificial, no poseen depredadores naturales. Son animales carnívoros y las poblaciones de especies nativas bajan al ser depredadas por los salmones ya que compiten por el espacio y la alimentación e incluso devoran a los peces de la zona.

    Todos los años hay evidencias sobre la incompatibilidad de la salmonicultura con el clima, los ecosistemas marinos y los legítimos usos de las comunidades locales e indígenas, que se ven profundamente afectadas también.

    En Chile (segundo productor de salmones a nivel mundial) cada vez impacta más la recurrente seguidilla de desastres ambientales provocados por la actividad de la industria salmonera: derrames, hundimientos, mortalidades masivas y proliferación de zonas muertas (anoxia) y escapes masivos de salmones.

    En 2016, el gobierno chileno violó la legislación nacional e internacional y autorizó el vertido de 5 mil toneladas de salmones en estado de descomposición al mar (sin estudios previos ni evaluaciones de riesgo). Esto desencadenó una de las crisis sociales y ambientales más graves la historia de nuestro país. El mar de Chiloé fue un vertedero en el momento justo en el cual se daban las condiciones perfectas para el desarrollo de la marea roja. Los pescadores y mariscadores perdieron su trabajo, los comerciantes no tenían qué vender, el océano quedó contaminado y cientos de especies murieron (peces, aves y mamíferos). Y todo podría haberse evitado.

    ¿Cómo evitar los peligros de la salmonicultura?

    El 30 de junio de 2021 fue un día histórico para Argentina. La Legislatura de Tierra del Fuego aprobó de forma unánime la ley que prohíbe la instalación de cualquier tipo de cultivo y producción de salmones en cautiverio en las aguas marinas y de lagos de la provincia. De esta manera, se convirtió en el primer país del mundo que elige proteger sus ecosistemas diciendo No a la salmonicultura antes de que empiece a funcionar en su territorio, logrando evitar el desastre ambiental que pudo haber provocado la salmonicultura en el Canal de Beagle. Fue un gran triunfo de la ciudadanía y las organizaciones civiles y ambientales que se opusieron a la salmonicultura .

    .

    Mientras tanto, la Patagonia chilena hoy está amenazada por la presencia de la salmonicultura intensiva . Áreas de aguas prístinas y de gran biodiversidad son destruidas por esta industria que busca ampliar sus centros de cultivo en estas áreas.

    Existen 133 concesiones aprobadas en toda la Región de Magallanes y 87 en trámite. De éstas,  68 concesiones aprobadas y 66 en trámite, están en la Reserva Nacional Kawésqar 

    Las autoridades comprobaron que la empresa Nova Austral que opera dentro del Parque Nacional Alberto de Agostini y que quiere mover sus operaciones a la Reserva Nacional Kawésqar,  falsificó cifras de mortalidades de salmones, alteró los fondos marinos para esconder la contaminación y obtuvo ganancias ilícitas por 3.700 millones de pesos al sobreproducir y con ello, dejar al fondo marino sin vida. 

    Entre los años 2010 y 2020 hubo una moratoria que prohibía la aprobación de nuevos proyectos de salmonicultura en las Regiones de los Lagos y Aysén. Sin embargo la producción creció en más de 100.000 toneladas en ambas regiones.

    En la Región de Magallanes la misma moratoria estuvo vigente entre 2010 y 2015 y luego se dictó un decreto vigente hasta hoy que no permite el ingreso de nuevas solicitudes de concesiones de salmonicultura, sin embargo, entre 2010 y 2020 la producción de salmones en la región creció 10 veces , pasando de producir 9.828  (SERNAPESCA 2019 ) toneladas en 2011 a  180.479 toneladas en 2020 (SERNAPESCA 2021 )

    Más de 400 concesiones de salmonicultura se encuentran dentro de áreas protegidas y en algunas de ellas han provocado la destrucción completa de ecosistemas

    Por ello, desde Greenpeace iniciamos una campaña para exigir al gobierno que incluya las aguas de la Reserva Nacional Kawésqar dentro del Parque Nacional. Es el único parque nacional del país que no incluye el mar.

    Mar y tierra en los fiordos y canales patagónicos son un conjunto inseparable, ya que dependen el uno del otro, y fueron separados por la codicia de una industria contaminante y que ya ha destruido numerosos ecosistemas en la Patagonia, llevando a la muerte a distintas especies y a los fondos marinos. Aún estamos a tiempo de frenar este absurdo. 

    ¿Qué estamos pidiendo en específico?

    • Que las aguas de la actual Reserva Nacional Kawésqar sean incluidas dentro del Parque Nacional Kawésqar.
    • Que ningún proyecto de salmonicultura más, sea aprobado en la actual Reserva Nacional Kawésqar
    • Freno inmediato a la expansión de la industria en la Patagonia chilena 

    Es nuestro deber prohibir la instalación de la salmonicultura en la Reserva Nacional Kawésqar a través de su inclusión dentro del Parque Nacional Kawésqar y la detención de los proyectos que hoy quieren seguir avanzando. 

    Go to Source
    Author: Lau Colombo

    ¿Es peligrosa la industria salmonera en Chile? Todo lo que tenés que saber

    Activistas de Greenpeace en las jaulas salmoneras de Cermaq en skyrin, perteneciente a la multinacional Mitsubishi, donde desplegaron bajo el agua un cartel con el mensaje: “Esto es lo que esconden las empresas salmoneras”, haciendo referencia a las gigantes concesiones de esta industria cuyas jaulas ocupan aproximadamente una cancha de fútbol y un edificio de cinco pisos en profundidad.

    La Patagonia chilena es una zona altamente relevante y crítica para la preservación de distintas especies y ecosistemas del mundo. Se han registrado un total de 32 especies de cetáceos –de un total de 44 presentes en todo el país- y alberga cerca del 50% de las aves marinas registradas en Chile. lo que convierte a este territorio en una zona muy importante para la preservación de distintas especies y ecosistemas.

    Pero hoy está amenazada por la presencia de la salmonicultura intensiva . Áreas de aguas pristinas y de gran biodiversidad son destruidas por esta industria que busca ampliar sus centros de cultivo en estas áreas.

    ¿Cómo opera la salmonicultura?

    Jaulas salmoneras de Cermaq en Seno Skyring, perteneciente a la multinacional Mitsubishi

    La salmonicultura corresponde a una parte de la acuicultura (cultivo de peces y otras especies del mar) que consiste en el cultivo intensivo de distintas especies de salmónidos (salmón atlántico, trucha arcoiris, salmón coho,etc).

    Consiste de tres fases: Piscicultura (donde se “crían” los smolt o “salmones bebe) generalmente desarrollada en tierra cercana a fuentes de agua dulce como ríos y lagos, la fase de engorda en balsas jaulas en el mar y la fase de procesamiento (en tierra en las plantas de proceso).

    En el caso de Chile, se trata de una actividad que introduce especies exóticas invasoras en grandes piscinas (del tamaño de una cancha de fútbol) para cultivarlos de manera intensiva y con altas densidades. Esto genera un hacinamiento de estos peces en las balsas jaula (generalmente instaladas en el mar, en canales y fiordos cerrados) que requiere un alto uso de químicos y antibióticos y genera múltiples desechos que contaminan las aguas y fondos marinos.

    Generalmente, esta actividad es desarrollada por empresas extranjeras multinacionales que utilizan hasta 800 veces más antibióticos para producir salmones en la Patagonia, de los que usan en sus países de origen (Noruega por ejemplo), zonas donde el salmón es nativo.

    Especies animales muertas en las playas de la isla de Chiloé después de la marea roja, uno de los desastres ambientales más grandes del país

    No solo las ballenas, delfines, pingüinos y aves están en peligro, sino que, además, la cría de salmones representa un riesgo para las actividades tradicionales de pesca y recolección que desarrollan comunidades y pueblos indígenas ancestrales.

    Las distintas crisis ambientales que ha vivido Chile (segundo productor de salmones a nivel mundial) han evidenciado y demostrado cómo la salmonicultura destruye el medio ambiente de manera muy agresiva. Los impactos del cultivo del salmón son diversos y están documentados por diferentes artículos e investigaciones científicas. Están asociados principalmente, a la afectación directa del ecosistema marino:

    • Contamina las aguas por la constante incorporación de nutrientes.
    • El elevado uso de antibióticos (incluso 6.000% más que lo utilizado en países europeos) puede originar serias perturbaciones en todo el ecosistema, incluso afectar a cetáceos como los delfines.
    • Favorece las condiciones ideales para el desarrollo de marea roja.
    • Afecta la biodiversidad local y la pesca artesanal (se estima que para producir 1 kilo de alimento de salmones se necesitan 3 kilos de otros peces).
    • Excede la capacidad de carga del ecosistema (hay un máximo número de individuos que cada especie puede sostener sin disminuir los recursos naturales) lo cual genera crisis como la anemia infecciosa del salmón (ISA) o masivas mortandades.
    • La utilización de químicos para tratar el piojo del salmón y el uso de colorantes.
    • Devasta los fondos marinos (la contaminación incluye desde antibióticos y alimentos, hasta fecas, redes, fierros y restos de plásticos).
    • Los escapes de salmones amenazan la biodiversidad nativa.
    • La interacción con otras especies (por ejemplo, lobos marinos) que están alrededor de las jaulas provoca incluso su muerte.
    • Contamina los ecosistemas de ríos y lagos de la zona sur y austral donde se crían los salmones juveniles (salmones en su etapa de ¨larva¨) que luego son transportados hacia áreas marinas.

    Más del 50% de la superficie de la Región de Magallanes fue declarada con diferentes categorías de conservación (parques y reservas nacionales, reservas marinas e incluso categorías internacionales como reservas de la biósfera). Sin embargo, esto no pudo impedir que empresas salmoneras desarrollen proyectos altamente contaminantes en la zona.

    La Reserva Nacional Kawésqar en peligro

    La Reserva Nacional Kawésqar es un valioso territorio, ubicado en la Región de Magallanes, que alberga una riqueza ecológica y ambiental única en sus ecosistemas costeros y marinos, hábitat de maravillosas especies de ballenas, delfines, entre otros animales carismáticos.

    En medio del desarrollo de la Conferencia de Naciones Unidas por el Cambio Climático (COP27), más de 20 activistas de Greenpeace instalaron una jaula en las afueras de La Moneda, para simular las operaciones salmoneras en el sur de Chile, con el objetivo de solicitar al gobierno ocupar sus facultades para detener la expansión de la industria en la Patagonia y en específico, detener su avance en la Reserva Nacional Kawésqar, en la Región de Magallanes.

    Corresponde a las aguas marinas del recientemente creado Parque Nacional Kawésqar, aguas que quedaron excluidas del parque debido a la presión de la industria. Es el único parque nacional del país que no incluye sus aguas marinas. La zona es también el territorio ancestral del pueblo canoero Kawésqar que posee más de 6.000 años de historia en sus fiordos y canales.

    El actor Benjamín Vicuña apoyando la campaña para defender las zonas más frágiles de la patagonia chilena

    Esta zona está en grave peligro debido a la expansión sin límites de la dañina industria salmonera que protagoniza constantes escándalos y desastres ambientales (derrames, hundimientos, escapes de salmones, mortalidades masivas y proliferación de zonas muertas “anoxia”), amenazando con destruir la totalidad del área.

    Una amenaza inminente

    Existen 133 concesiones aprobadas en toda la Región de Magallanes y 87 en trámite. De éstas,  68 concesiones aprobadas y 66 en trámite, están en la Reserva Nacional Kawésqar 

    El 50% de las concesiones de salmonicultura en operación la Región de Magallanes ha presentado condiciones anaeróbicas, es decir, pérdida parcial o total de oxígeno, lo que afecta las condiciones de vida de toda la biodiversidad

    Las autoridades comprobaron que la empresa Nova Austral que opera dentro del Parque Nacional Alberto de Agostini y que quiere mover sus operaciones a la Reserva Nacional Kawésqar,  falsificó cifras de mortalidades de salmones, alteró los fondos marinos para esconder la contaminación y obtuvo ganancias ilícitas por 3.700 millones de pesos al sobreproducir y con ello, dejar al fondo marino sin vida. 

    Entre los años 2010 y 2020 hubo una moratoria que prohibía la aprobación de nuevos proyectos de salmonicultura en las Regiones de los Lagos y Aysén. Sin embargo la producción creció en más de 100.000 toneladas en ambas regiones.

    En la Región de Magallanes la misma moratoria estuvo vigente entre 2010 y 2015 y luego se dictó un decreto vigente hasta hoy que no permite el ingreso de nuevas solicitudes de concesiones de salmonicultura, sin embargo, entre 2010 y 2020 la producción de salmones en la región creció 10 veces , pasando de producir 9.828  (SERNAPESCA 2019 ) toneladas en 2011 a  180.479 toneladas en 2020 (SERNAPESCA 2021 )

    Más de 400 concesiones de salmonicultura se encuentran dentro de áreas protegidas y en algunas de ellas han provocado la destrucción completa de ecosistemas

    Desde Greenpeace iniciamos una campaña para exigir al gobierno que incluya las aguas de la Reserva Nacional Kawésqar dentro del Parque Nacional. Es el único parque nacional del país que no incluye el mar.

    Mar y tierra en los fiordos y canales patagónicos son un conjunto inseparable, ya que dependen el uno del otro, y fueron separados por la codicia de una industria contaminante y que ya ha destruido numerosos ecosistemas en la Patagonia, llevando a la muerte a distintas especies y a los fondos marinos. Aún estamos a tiempo de frenar este absurdo. 

    ¿Qué estamos pidiendo en específico?

    • Que las aguas de la actual Reserva Nacional Kawésqar sean incluidas dentro del Parque Nacional Kawésqar.
    • Que ningún proyecto de salmonicultura más, sea aprobado en la actual Reserva Nacional Kawésqar
    • Freno inmediato a la expansión de la industria en la Patagonia chilena 

    Es nuestro deber prohibir la instalación de la salmonicultura en la Reserva Nacional Kawésqar a través de su inclusión dentro del Parque Nacional Kawésqar y la detención de los proyectos que hoy quieren seguir avanzando. 

    Go to Source
    Author: Lau Colombo

    Carolina Arregui y Benjamín Vicuña le dicen “Por aquí no” a la salmonicultura?

    La Patagonia Chilena está en peligro. Los ecosistemas patagónicos se caracterizan por albergar una inmensa biodiversidad que incluye peces, aves y maravillosos mamíferos marinos  como ballenas y delfines que habitan en sus fiordos y canales, únicos a nivel mundial.

    Pero la expansión sin límites de la dañina industria salmonera que protagoniza constantes escándalos y desastres ambientales, amenaza con continuar destruyendo la patagonia con su contaminación. Ya hay más de 1.300 proyectos salmoneros aprobados entre las regiones de Los Lagos y Magallanes y van por más. 

    Es en este contexto que desde Greenpeace estrenamos el documental “Por Aquí No”. Se trata de una acción que se ha hecho con el cariño de quienes sentimos esta convicción y estamos decididos a hacer cambios profundos y radicales para girar el timón en un momento en que el tiempo se nos está acabando.

    “Por aquí no” te invita a navegar junto a Carolina Arregui y Benjamín Vicuña, por las prístinas aguas de la Patagonia Chilena para conocer toda su riqueza y maravillosa biodiversidad.

    En su recorrido, podrás ver el contraste entre áreas realmente protegidas como el Parque Nacional Torres del Paine donde la biodiversidad está a salvo y otras áreas protegidas como el Parque y Reserva Nacional Kawésqar que están sometidos a la contaminación y daño de la industria de la salmonicultura

    Algunas de las zonas que se visitan son la hermosa ciudad de Puerto Natales, el seno skyring hogar del delfín chileno y  el estrecho de Magallanes, zona de alimentación de cientos de ballenas jorobadas.

    El documental nace para dar a conocer los maravillosos ecosistemas de la patagonia chilena que necesitan protección. Es un llamado a detener el avance de la destrucción y contaminación de la industria salmonera y mantener a salvo la naturaleza y la vida. Invita a mantener la Reserva Nacional Kawésqar sin salmoneras y a incorporar sus aguas como parte del Parque Nacional Kawésqar. 

    Agradecemos a  Carolina Arregui y Benjamín Vicuña quienes fueron testigos del recorrido, a Matias Asún, director de campañas de Greenpeace, quien va mostrando las bellezas y amenazas de la zona, a Gonzalo Ginouves operador turístico de la zona, a Claudio Carocca y Jonathan Poblete, biólogos marinos. A Estefanía González coordinadora de campañas de Greenpeace Y a Haydee Águila, Margarita Águila y Leticia Caro, de comunidades kawésqar por la defensa del mar chileno

    ¿Cuál es el problema de la salmonicultura en Chile?

    La salmonicultura corresponde a una parte de la acuicultura (cultivo de peces y otras especies del mar) que consiste en el cultivo intensivo de distintas especies de salmónidos (salmón atlántico, trucha arcoiris, salmón coho,etc). 

    En el caso de Chile, se trata de una actividad que introduce especies exóticas invasoras en grandes piscinas (del tamaño de una cancha de fútbol) para cultivar de manera intensiva y con altas densidades. Esto genera un hacinamiento de estos peces en las balsas jaula (generalmente instaladas en el mar, en canales y fiordos cerrados) que requiere un alto uso de químicos y antibióticos y genera múltiples desechos que contaminan las aguas y fondos marinos. Generalmente, esta actividad es desarrollada por empresas extranjeras multinacionales que utilizan hasta 800 veces más antibióticos para producir salmones en la Patagonia, de los que usan en sus países de origen (Noruega por ejemplo), zonas donde el salmón es nativo.  

    ¿Qué estamos pidiendo en específico con este documental?

    • Que las aguas de la actual Reserva Nacional Kawésqar sean incluidas dentro del Parque Nacional Kawésqar. 
    • Que ningún otro proyecto de salmonicultura más sea aprobado en la actual Reserva Nacional Kawésqar.
    • El freno inmediato a la expansión de la industria en toda la Patagonia chilena.

    Go to Source
    Author: Lau Colombo

    A %d blogueros les gusta esto: