Celebramos el cierre de la Fundición Ventanas, una de las principales fuentes de contaminación de nuestra historia

Termoelctrica en la playa de Ventanas, en la comuna de Puchuncaví, región de Valparaiso, Chile.

Después de 58 años de funcionamiento desde Greenpeace celebramos el cierre de la Fundición Codelco Ventanas, en la zona industrial de Quintero y Puchuncaví, a unos 140 km al oeste de Santiago. La industria fue una de las principales fuentes de contaminación de nuestra historia, un monumento a la vulneración de derechos por tantas décadas que hizo tristemente famosa a Quintero – Puchuncaví como “zona de sacrificio”.

Matías Asun, Director Nacional de Chile declaró “Esto es solo un paso. En los últimos días hemos visto a cientos de personas necesitar asistencia médica por problemas de salud y problemas respiratorios. Esto da cuenta del impacto que están teniendo tanto las centrales termoeléctricas, como también otras fuentes de contaminación en este territorio”.

“El Sacrificio, fue el campeonato más peligroso de surf”, realizado en la zona industrial de Quintero Puchuncaví. El torneo se desarrolló en medio de grandes tuberías incrustadas en el mar, restos de carbón, químicos de las empresas y gases tóxicos volátiles.

En la década de 1960 comienza a levantarse el complejo industrial en las comunas de Quintero y Puchuncaví. Esto condujo a  la presencia de 19 empresas operando en la zona industrial, 14 localizadas en la comuna de Puchuncaví y cinco en la comuna de Quintero.

En los últimos años, Quintero Puchuncaví, arrojó un registro de impactos sobre el medioambiente entre los que cuentan: 

  • Intoxicación de alumnos y profesores en La Greda (2011), -derrame de 38.700 litros de petróleo en la bahía de Quintero (2014)
  • Varamientos múltiples y sucesivos de carbón, peaks de contaminante altamente tóxico, con los suelos sobre pasados hasta en 100 veces contaminantes como el arsénico. 
  • 600 personas sufrieron vómitos de sangre, dolores de cabeza, mareos y parálisis de las extremidades. Además de que extrañas ronchas aparecieron en la piel de niños y niñas (20218)
  • Centenar de personas, en su mayoría escolares, se vieron afectadas por problemas de contaminación del aire (2022)
  • Más de cien estudiantes intoxicados con la mala calidad del aire, causada por el polo industrial de la zona conocido como el “Chernóbil chileno”. En medio de la jornada, alumnos y alumnas comenzaron a mostrar los síntomas de la intoxicación: dolor de cabeza, mareos y problemas estomacales. De inmediato fueron derivados a hospitales cercanos, donde fueron atendidos. La situación derivó en la suspensión de las clases en los 6 establecimientos afectados.  (2023)

En septiembre del 2018 se decretó por primera vez emergencia ambiental por razones de contaminación en la zona de Quintero y Puchuncaví. En esta crisis sanitaria, niños, ancianos y embarazadas fueron los más afectados siendo hospitalizados por presentar diversas molestias cuyos diagnósticos fueron omitidos.

Siete reconocidos surfistas nacionales participaron de “El Sacrificio, el campeonato más peligroso de surf”, realizado en la zona industrial de Quintero Puchuncaví.

Entre el año 2009 y 2020, la zona de Quintero Puchuncaví registró 832 varamientos de carbón en la playa, reflejando el impacto que tuvieron las termoeléctricas en la zona, propiedad de la norteamericana con filial en Chile AES Andes. 

El alto precio de estas actividades contaminantes lo pagan la población y el ambiente, con su propia salud. Así queda claro que, a apenas 110 km de la capital, respirar aire limpio es un derecho humano vulnerado (aún más que en otras regiones del país). 

Si bien el actual gobierno del presidente Gabriel Boric decidió cerrar la planta Fundición Ventanas, señalada como una de las principales responsables del último foco de contaminación, el problema es de fondo y subsiste a través de los años.

La dependencia de nuestra sociedad a los combustibles fósiles (el carbón entre los principales) nos ha traído una crisis climática de la que ya vivimos sus consecuencias.

Desde Greenpeace seguimos diciendo #NoMásZonasDeSacrificio y exigimos que se diga #ChaoCarbón

Go to Source
Author: Editor

Deja un comentario