Campeones del aire limpio: El poder de la gente en la lucha contra la contaminación atmosférica

Escrito por Tan Lee Kuen, coordinador de comunicaciones de Greenpeace Asia Oriental.

La contaminación atmosférica es la mayor amenaza mundial para la salud humana, según el último informe del Índice de Calidad del Aire en la Vida (AQLI).

Cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) revisó sus directrices sobre contaminación atmosférica en 2021 para reflejar los daños que la contaminación atmosférica puede causar en la salud humana, constató que un asombroso 99% de la población mundial respiraba aire insalubre. En algunas ciudades y países, el nivel de contaminación atmosférica oscila constantemente entre malo y peligroso.

Sin embargo, no existe un nivel seguro de exposición a la contaminación atmosférica, ya que el aire sucio puede provocar una amplia gama de enfermedades, como enfermedades pulmonares, cardiopatías, accidentes cerebrovasculares y cáncer.

Sin embargo, a pesar de las advertencias y de los riesgos para la salud de millones de personas, los gobiernos y las empresas que alimentan la crisis de la contaminación atmosférica no hacen lo suficiente para atajarla. Esto ha dado lugar a un creciente movimiento popular mundial que defiende el aire limpio y exige soluciones locales como el control de la calidad del aire, el desarrollo de un transporte público sostenible y la ecologización de nuestro sector energético.

Conozcamos y celebremos a algunos campeones y campeonas del aire limpio que se están levantando y luchando contra la contaminación atmosférica, al tiempo que inspiran y empoderan a otros en sus comunidades.

Tailandia – Participación de los conocimientos indígenas en la lucha contra la contaminación atmosférica

Prue Odochao, agricultor y dirigente de Ban Samoeng Tai, en el distrito de Samoeng, provincia de Chiang Mai. © Roengchai Kongmuang / Greenpeace

Tailandia sufre el impacto de la contaminación atmosférica, y su región septentrional experimenta anualmente una neblina de nivel peligroso. Las principales fuentes de contaminación son las quemas agrícolas estacionales para alimentar a los animales y limpiar la tierra, con nubes de humo y contaminantes atmosféricos que se extienden por todo el país y contribuyen a la contaminación industrial y de los vehículos de motor existente en las ciudades. La situación ha empeorado especialmente este año, con Chiangmai, ciudad del norte del país, clasificada como la más contaminada del mundo por la empresa suiza de calidad del aire IQAir.

Prue Odochao pertenece al grupo indígena pgakenyaw y vive en el distrito de Samoeng, en Chiangmai. Como agricultor, depende de los bosques, los ríos y la naturaleza para subsistir y alimentarse a diario. Lidera la lucha de su comunidad por proteger sus derechos y su modo de vida.

Explica que los distintos pueblos indígenas de la zona tienen tradiciones culturales relacionadas con prácticas de quema controlada que se han transmitido de generación en generación, pero el problema de la neblina tóxica en el norte de Tailandia no surgió hasta las dos últimas décadas, coincidiendo con la expansión de la agricultura del maíz para el ganado en la zona.

“La capacitación de la sociedad civil que respeta la diversidad de modos de vida y culturas, incluido el reconocimiento de los derechos humanos de los grupos étnicos indígenas, es tan importante como salvaguardar el medio ambiente y la salud. Este empoderamiento es crucial para abordar los problemas de contaminación atmosférica”, afirmó Prue, cuya esperanza es que la sabiduría y los conocimientos de los pueblos indígenas se tengan en cuenta a la hora de abordar la contaminación atmosférica.

Tailandia – Defender el derecho de la población a saber

Penchom Saetang© Greenpeace

Penchom Saetang es la Directora Ejecutiva Fundadora de Ecological Alert and Recovery-Thailand (EARTH), una organización sin ánimo de lucro centrada en la contaminación industrial. Desde 2001 aboga por la ley del Registro de Emisiones y Transferencias de Contaminantes (RETC) para reducir la contaminación de las industrias. El objetivo del PRTR es informar al público sobre los contaminantes industriales que se liberan y que pueden afectar a su salud.

Su activismo comenzó en 1998. La comunidad de la zona de Map Ta Phut, en Rayong, provincia del este de Tailandia, estaba preocupada por el humo y los olores procedentes de una central de carbón cercana. Junto con Greenpeace Tailandia y Global Community Monitor, Penchom había recogido y enviado muestras de aire a un laboratorio de Estados Unidos. El laboratorio detectó 30 compuestos diferentes, entre ellos benceno, cloroformo y formaldehído, algunos de los cuales eran significativamente elevados. Esto dio lugar a un informe titulado “What’s in the Air” (Qué hay en el aire) y avivó la pasión de Penchom por el derecho de la comunidad a saber qué hay en el aire al que está expuesta.

“Se trata de crear un entorno de colaboración en el que las observaciones y las voces de la comunidad no sólo se escuchen, sino que se valoren, lo que conduce a una toma de decisiones más informada y a resultados positivos para todos. La pregunta más importante es cómo nos aseguramos de que se escuchan las voces de las comunidades”, dijo Penchom.

Indonesia – Demandar por un aire limpio

Elisa© Tria Hardiyanti/Greenpeace

Yakarta, capital de Indonesia y hogar de más de 10,5 millones de habitantes, es una de las ciudades más contaminadas del mundo, según la empresa suiza de tecnología de calidad del aire IQAIR. Las principales fuentes de contaminación atmosférica de la ciudad son las emisiones del transporte, las instalaciones industriales y las centrales eléctricas de carbón de las provincias vecinas y las ciudades satélite.

En 2019, un grupo de 32 residentes de Yakarta, entre ellos Elisa, presentaron una demanda contra el presidente indonesio, Joko Widodo, y otros miembros del gobierno por inacción ante la contaminación atmosférica y negligencia ante los riesgos para la salud. Exigían que el gobierno local de Yakarta y otras regiones circundantes tomaran medidas serias para controlar la contaminación atmosférica.

En 2021, el tribunal dictaminó que los demandados habían desatendido el derecho de los ciudadanos a un aire limpio y ordenó la instalación de estaciones de control y otras medidas para mejorar la calidad del aire de la capital, pero aún no se han tomado medidas significativas. De hecho, Jokowi y sus ministerios presentaron un recurso en 2022, que fue denegado y la decisión se mantuvo.

Activista del desarrollo urbano, la preocupación de Elisa por la contaminación atmosférica comenzó cuando estaba embarazada en 2011 y se amplificó después de que le diagnosticaran cáncer en 2022. Sorprendida por los escasos antecedentes de cáncer en su familia, empezó a investigar la relación causal entre la contaminación atmosférica y el cáncer de mama.

Está haciendo cambios en su estilo de vida como individuo para combatir la contaminación atmosférica, pero cree que el papel del gobierno es el más importante a la hora de aplicar medidas de control de la contaminación.

“Me preocupan mis hijos. ¿Quién querría que sus hijos vivieran en estas condiciones? Quiero que tengan una vida mejor y un aire mejor que este”, afirma Elisa.

Sudáfrica – Aumentar la resistencia al cambio climático desde la base

Thabo Sibeko© Thabo’s archive

La dependencia sudafricana del carbón para generar su electricidad ha provocado un asfixiante problema de contaminación atmosférica en el país, sobre todo en una franja industrializada de Highveld, una meseta en el centro de Sudáfrica. Un informe de Greenpeace de 2019 situaba a la región entre las más altas del mundo en emisiones de dos contaminantes peligrosos, el dióxido de azufre y el dióxido de nitrógeno. La mala calidad del aire ha tenido un enorme impacto en la salud de los millones de personas que viven en la zona.

Thabo Sibeko es Oficial Superior de Programas de Earthlife Africa. Es defensor del medio ambiente desde que movilizó a los jóvenes de su municipio en Gauteng para que utilizaran el reciclaje creativo como respuesta a la mala gestión de los residuos. Ahora le apasiona aumentar la resiliencia al cambio climático desde la base, garantizando que las comunidades locales estén bien informadas para que puedan tomar decisiones con conocimiento de causa en respuesta a la contaminación atmosférica y la crisis climática, y en la mesa de debate.

“Nuestro papel como catalizador en la sociedad es establecer el acceso a la información y allanarse el camino para que participen y deliberen en un diálogo que propicie el desarrollo de sus comunidades sin destruir el medio ambiente”, afirma Thabo.

Malasia – Acabar con la bruma transfronteriza

Dr Helena Varkkey©Helena’s archive

La neblina se ha convertido en un problema habitual en Malasia, impulsada por la destrucción de las turberas y las prácticas agrícolas de tala y quema, tanto a nivel nacional como transfronterizo. En 2015, Malasia sufrió una grave contaminación por bruma, considerada una de las peores de la historia, que provocó el cierre de escuelas y afectó a la salud de muchas personas.

Helena Varkkey es profesora e investigadora sobre política y gobernanza medioambientales. Su interés por la bruma transfronteriza es tanto personal como profesional. Durante la bruma de 2015, su hijo tuvo que ser hospitalizado por problemas respiratorios. Su principal campo de investigación es la bruma transfronteriza y es vicepresidenta de CERAH, una organización de la sociedad civil que lucha contra la contaminación por bruma en Malasia.

En diciembre de 2021, Greenpeace Malasia presentó, junto con CERAH, una demanda histórica para el reconocimiento de los derechos humanos básicos a un aire limpio y libre de bruma. El resultado fue una mesa redonda sobre el tema en la Comisión de Derechos Humanos de Malasia.

“Tenemos que conseguir que un número suficiente de personas se den cuenta de que se están vulnerando sus derechos a un aire limpio, se preocupen por ello y se quejen. Es difícil, porque el aire limpio es sólo una cuestión que compite con muchas otras cuestiones medioambientales y sociales. Pero qué puede haber más importante que el aire que respiramos, ¿verdad?”.

República Democrática del Congo – Informar a la comunidad sobre la importancia del aire limpio

Philemon Nzanzu Mulimirwa©Philemon’s archive

La República Democrática del Congo (RDC) se encuentra entre los tres países más contaminados de África Occidental y Central. Debido a la mala calidad del aire, las comunidades han sufrido problemas de salud; por desgracia, las mujeres, los niños y los ancianos son los más afectados. La contaminación atmosférica también ha afectado a la calidad del suelo y de los recursos hídricos.

Philemon Nzanzu Mulimirwa, un activo activista juvenil que lucha por el clima en la RDC, ha trabajado en la movilización y concienciación de su comunidad sobre la importancia del aire limpio. Es el vicepresidente de los jóvenes de su distrito, y trabaja junto a otras ONG para presionar a los responsables políticos a fin de que tomen medidas adecuadas para luchar contra la contaminación atmosférica.

La participación civil en la defensa del clima es muy importante porque la contaminación atmosférica no tiene fronteras, afecta a todos sin distinción. Por eso siempre estamos llamados a trabajar juntos”, afirmó Filemón.

Como nos muestran estos héroes comunitarios, parte de la solución a la contaminación atmosférica somos nosotros, actuando juntos por un aire limpio.

Go to Source
Author: Lau Colombo

Deja un comentario