Archive for sostenibilidad

Primera botella fabricada con plástico 100%

Con el objetivo de reforzar su compromiso por la sostenibilidad, Nestlé Waters acaba de lanzar su primera botella de agua fabricada con plástico 100% ya reciclado y reciclable.

La nueva botella de agua de 1 litro de Nestlé Aquarel, que se embotella en la fábrica que tiene la Compañía en Herrera del Duque (Badajoz), cuenta con tres diseños atractivos realizados por Mr. Wonderful y con los que se quiere concienciar a la población sobre la necesidad de reciclar estos envases depositándolos en el contenedor amarillo.

“El lanzamiento de este nuevo producto responde al compromiso de Nestlé Waters de que todas las botellas de agua mineral, que en la actualidad ya son 100% reciclables, contengan cada vez un mayor porcentaje de plástico reciclado. Así, ésta es la primera botella fabricada con plástico PET 100% ya reciclado que lanzamos en el mercado español. Además, en los próximos meses seguiremos ampliando el uso de plástico ya reciclado en otros formatos clave de nuestro portfolio”, ha destacado Philippe de Maillardoz, director de Nestlé Waters España.

Comprometidos con la sostenibilidad
Este nuevo formato responde al compromiso global de Nestlé en relación al plástico centrado en que el 100% de sus envases sean reciclables o reutilizables para 2025, así como a los compromisos específicos que se ha marcado Nestlé Waters en relación con la sostenibilidad ambiental y los envases de plástico.

En esta misma dirección, la división de aguas de la Compañía en España ya ha reducido en un 20%, de promedio, el plástico utilizado en las botellas de agua desde 2010. Además, está trabajando para que todas sus botellas, que ya son 100% reciclables, contengan como mínimo un 50% de plástico reciclado para 2022 en nuestro país.

Asimismo, Nestlé Waters se ha comprometido a utilizar también plástico de origen biológico. Para ello, Nestlé se unió a Danone, Pepsico y a la startup californiana Origin Materials para crear la NaturALL Bottle Alliance, que permitirá el lanzamiento de botellas de plástico PET fabricadas a partir de recursos 100% sostenibles y renovables y proyectará otros nuevos materiales de base biológica.

Además, la Compañía formó una sociedad global con Danimer Scientific para desarrollar una botella reciclable y biodegradable en entornos marinos. También se ha unido al consorcio fundado por Carbios y L’Oréal para apoyar la primera tecnología mundial de reciclaje de plásticos utilizando enzimas.

Por último, el pasado mes de marzo, Nestlé firmó el Pacto Europeo del Plástico por el que se compromete a impulsar el uso de plásticos reciclados en envases, así como a reducir el uso de plásticos vírgenes en un tercio y fomentar la recolección y reciclaje de los envases. Así, el lanzamiento de esta nueva botella de 1 litro de Nestlé Aquarel representa, una vez más, un claro ejemplo de los compromisos asumidos por la Compañía en el fomento de la sostenibilidad y la economía circular.

Fuente: Corresponsables

Bolsas de papel más o menos ecológicas

bolsas papel

Una bolsa de papel necesita ser usada tres veces para que su ciclo de vida, desde la extracción de la materia prima a la fabricación o el transporte, haya perjudicado menos al planeta que el de una de plástico de un solo uso, según un estudio de la Agencia Medioambiental de Reino Unido. Ahora bien, si la segunda se usa como contenedor de basura, por ejemplo, la de papel sale perdiendo. Por no hablar de lo complicado que resulta reutilizar esa mole rígida y de fácil rotura que, a veces, nos dan en el súper como alternativa eco, idea que nos creemos… solo porque es marrón.

La bolsa de papel no es una alternativa sostenible al plástico. Ni el tetrabrik a la lata o la botella. El asunto es otro: hay que acabar con la cultura del usar y tirar. Y dejar de utilizar materias primas nuevas cuando ya hay otras que, para el mismo fin, pueden durar años“, resuelve Alba García, responsable de la campaña de plásticos de Greenpeace. Una bolsa de algodón, cuya fabricación es muy costosa para el medioambiente, tiene que ser utilizada 131 veces para que compense. Pero esto, sin duda, resulta mucho más sencillo.

El químico Carlos Mayo del Río, del Centro de Estudios Superiores de la Industria Farmacéutica, hila más fino: “La producción de papel contamina la atmósfera alrededor de un 70% más de lo que representa la fabricación de productos plásticos, por lo que es peor para el cambio climático. Si atiendes al final de su vida útil, en el resto de categorías de impacto (agotamiento de la capa de ozono, toxicidad humana, acidificación y agotamiento de recursos acuáticos), las bolsas de plástico son peores. Resumiendo, ninguno de los materiales es respetuoso con el medioambiente”.

En cuanto a ese falso amigo que es la biodegradabilidad, Leyla Acaroglu, diseñadora creativa experta en sostenibilidad, recuerda en una charla TED de 2013: “El papel, en el medio natural, ciertamente se degrada. Pero la mayoría de las cosas van a parar al vertedero, no a la naturaleza. Y ahí el medio es distinto, pues no hay oxígeno, y las moléculas del papel, la lechuga o lo que sea, se convierten en metano, un potente gas de efecto invernadero”.

Casi todo es relativo. Y, como dice la responsable de Greenpeace, hay hasta plásticos buenos: “Siempre que duren años…”. La pauta, insisten los expertos, pasa por descartar lo desechable. Y, por supuesto, ya que el consumo de impacto cero no existe, conviene pensar antes si de verdad necesitamos ese nuevo objeto, sea del material que sea. Así lo subraya la periodista Brenda Chávez en el libro Al borde de un ataque de compras (Debate): “En la mayoría de las ocasiones, los recuerdos felices no tienen que ver con el consumo, sino con el conocimiento y el aprendizaje”. Y para leer o compartir, además, no hay que hacer cola.

Fuente: El País / ANA G. MORENO

Packaging sostenible

Resultado de imagen para Packaging sostenibleLa sostenibilidad y el cuidado del medioambiente pasan también por estas técnicas, resultando vitales para el correcto reciclaje de los productos.

En muchas ocasiones hemos leído sobre la importancia de reducir el uso de plásticos, un paso que va mucho más allá de la tradicional buena costumbre del reciclaje. Sin ninguna duda, el plástico ha supuesto un enorme avance para industrias como el transporte o la alimentación, entre muchos otros sectores, sin embargo reducir su uso es una de las claves del desarrollo sostenible.

Muchas veces hemos oído hablar de las anillas de plástico que se usan para agrupar las latas de refrescos o bebidas alcohólicas: se supone que hemos de romperlas antes de tirarlas a la basura o al cubo del reciclaje para que peces y pequeños animales terrestres no se queden enredados en ellas. Pues bien, parece ser que estamos ante una leyenda urbana. Este elemento secundario de packaging, las anillas de plástico, se popularizó a lo largo de los 70 y por aquel entonces supuso un importante problema medioambiental. Sin embargo, desde los 90 existen leyes que obligan a los fabricantes a generar estas anillas a partir de materiales fotodegradables capaces de desintegrarse en el plazo de unas semanas.

Este mito se ha seguido extendiendo como toda leyenda urbana que se precie y, aunque el efecto de trocear estas anillas no aporte demasiado desde el punto de vista medioambiental, sí que puede contribuir a acelerar su desintegración, por lo que no dejes de hacerlo.

El enfoque óptimo para el medio ambiente, como decíamos, está más en la reducción de uso o incluso en la eliminación total del plástico que en su reciclaje, por eso resultan más que adecuadas acciones como la que tomaba el verano pasado la conocida marca de cervezas Carlsberg. Mediante un pegamento de alta complejidad tecnológica, las unidades se unen entre sí sin necesidad de plásticos. A través de esta medida, Carlsberg espera reducir su uso de plástico hasta en un 76% respecto a los packs tradicionales.

La reducción de plásticos no es la única medida que la marca ha puesto en marcha en pos de la sostenibilidad. A través también de la tecnología, ha desarrollado unas tintas plateadas certificadas en sus etiquetas que consiguen mejorar la reciclabilidad de los envases, así como un tratamiento para sus botellas de vidrio retornables que extiende su tiempo de vida útil.

El desarrollo tecnológico es un gran aliado para el desarrollo sostenible, y apostar por la sostenibilidad será lo que permita a las compañías seguir facturando en el futuro. Venimos de una concepción del mercado, la industria y la prosperidad que enfocaba el crecimiento sin tener en cuenta las consecuencias de éste en el entorno. En el punto en el que nos encontramos en la actualidad, tanto desde el punto de vista de la sostenibilidad como desde el punto de vista social, debemos apostar por inversiones que aseguren al mismo tiempo el futuro del planeta, de sus habitantes y de las compañías que operan en él. Solo teniendo en cuenta estos tres ejes —el ambiental, el humano y el económico— podremos avanzar en materia de sostenibilidad, generando un nuevo modelo industrial sostenible en el tiempo.

Fuente: Marketing Directo

A %d blogueros les gusta esto: